Noticias:
image/svg+xml image/svg+xml
radio
Alma Karla Sandoval

Casi el epicentro. Crónica del terremoto en Jojutla, Morelos

Casi el epicentro

Por Alma Karla Sandoval

Los simulacros estaban listos. Miles de alumnos obedecieron, en cientos de escuelas, una efeméride aburrida, para ellos lejana. Así que se habían colocado en lugares seguros con la abulia de quien no sospecha que ese ensayo sería definitorio. Pocas horas después, el mundo iba a cambiar como en 1985: “Sentía que me iba a morir”, “pensé que ya no la contaba”, relataríamos con el pulso acelerado al recordar este 19 de septiembre.
“¿Dónde te tocó el temblor?, ¿qué estabas haciendo?”, se preguntaban los unos a los otros luego de los 7. 1, en la escala de Richter, gracias a los que supimos qué significa ser casi un epicentro: no sólo tierra que se abrió en Axochiapan, sino de pronto, con la furia de aquella sacudida, quedarnos a la merced del desastre, de la devastación, de los escombros en Jojutla, Zacatepec, Tlaltizapán, Tlaquiltenango y en casi todos los municipios o en cada ranchería de Morelos donde el universo saltó para derrumbar lo que éramos. “No vayas a Jojutla, ahí está bien feo, parece que cayó una bomba, todo el centro está destruido”, decían. “No, ni te acerques, ni vas a poder entrar, se levantó una nube de polvo horrible”.
Tierra adentro, después de la una con catorce minutos, hora del terremoto, tierra adentro, llegando a Zacatepec, la chimenea emblemática del Ingenio Emiliano Zapata, apareció rota, como mordida por un dios salvaje que la hubiera trozado con los dientes y escupido. Al caer esa mole, murieron varias personas. Avanzamos cruzando el lugar. Al dar la vuelta por una de las calles para llegar al cuartel militar y al Centro de Salud, la devastación como un venenoso aperitivo de la mirada con viviendas derruidas, techos a ras del suelo y piedra sobre piedra, viga sobre viga. “No, esto no es nada, espérese ahora que llegue a Jojutla, no se vaya a espantar”, recomendaron. “Aquí fueron unas cuantas construcciones. Allá, pues, hay más edificios”.

(Continuar leyendo…)

radio
Marcela Turati

El forcejeo entre “civiles” y militares

Dos puños en alto: la orden para guardar silencio. La seña hace enmudecer a cientos de personas que rodean el edificio de siete pisos convertido en cascajo; apagan las motosierras y detienen el motor del trascabo. Desde la cima de ese monte de piedras y varillas, en una esquina de la colonia Condesa, un militar grita mirando hacia los escombros:

–¡Norma, Consuelo o María, si me escuchan golpeen o griten!

 La instrucción le enchina la piel a varios, sólo de imaginar que bajo esas rebanadas de concreto sin ventilación pueden estar atrapadas tres mujeres.

Los oídos de todos se agudizan esperando escuchar un grito, un quejido, algún ruidito. Hasta los ritmos cardiacos parecen disminuir con tal de escuchar “el milagro”.

 –¡Norma, Consuelo o María, si me escuchan golpeen o griten!, repite inútilmente el de la voz de mando.

A metros de distancia, detrás de la cinta amarilla con la que los militares limitan el acceso “a los civiles”, un hombre que se resiste al peso del cansancio y que pasó como topo arrastrándose entre los escombros del edificio, buscando sobrevivientes, se lamenta: “Así no se hacen las cosas. Esos que están al mando no saben”.

Vestido con estampado de camuflaje, casco rojo y credencial que lo identifica como funcionario federal, el hombre, experto en rescates y espeleología, explica: “El protocolo que siguen está mal. Ellos pretenden sacar primero todo desde arriba, pero eso tarda y no permite que haya un avance.”

La montaña de cascajo supera las copas de los árboles que embellecen la avenida Ámsterdam (donde tenían privilegiada vista los departamentos pulverizados).

Es el mediodía del miércoles 20: han trascurrido 23 horas desde que ocurrió el sismo, y el monte de cascajo sigue a la altura de las copas de los árboles.

La cima ha sido conquistada por soldados, marinos, personal con chalecos de Protección Civil y algunos albañiles de brazos macizos, quienes por horas han retirado, capa por capa, los trozos de concreto que se encuentran en la punta y que a veces tiran a los costados, cuando no directo a la hilera de brazos de voluntarios, “civiles”, la mayoría, que se coordinan hasta colocarlos en un camión de basura.

“En el sismo del 85 nos metíamos entre los pisos, hacíamos túneles y llegábamos a los que estaban atrapados, encontrábamos gente viva o los cuerpos –prosigue el rescatista frustrado–. Pero con este procedimiento de quitar primero todo desde arriba, de estar levantando, no se avanza, se pierde tiempo y no dejan avanzar”.

(Continuar leyendo…)

radio
Congreso Nacional Indígena

Para todos todo: Pronunciamiento del campamento Fuerza y Resistencia Indígena en la Ciudad de México

Al Pueblo de México

Al Consejo Indígena de Gobierno

Al Congreso Nacional Indígena

A la sexta Nacional e Internacional

EL sismo del día 19 de septiembre de 2017  afecto a muchas comunidades y pueblos indígenas, los que hemos sido históricamente despreciados,  en la ciudad de México, construida sobre la antigua México Tenochtitlan los pueblos residentes en esta ciudad hemos sido de nuevo golpeados, esta vez por la precaria condición de las viviendas en las que habitamos y que no resistieron el sismo y uno de los edificios se incendió.

Primero fuimos golpeados al ser despojados de nuestros espacios de trabajo en el centro histórico, bajo pretextos de remodelación de la alameda central, perímetro a y b del mismo. Tras engaños seguimos sin poder ejercer el derecho a tener un trabajo digno, la historia del México antiguo marca a la ciudad de México como el principal centro de comercio, donde tradicionalmente veníamos a traer las artesanías y productos cosechados de nuestros pueblos, resistimos durante la época colonial, independencia, revolución y seguimos resistiendo.

Vemos con dolor la tragedia del sismo y a su vez hemos decidido de manera digna comenzar un campamento en la plaza de la ciudadela nombrándolo Fuerza y Resistencia Indígena,  integrado por familias Nahua, Zapoteco y Purépecha que al ver nuestras casas dañadas y tras años de espera de una respuesta para poder acceder a una vivienda por parte del Instituto de Vivienda de la Ciudad de México comenzamos la construcción de este campamento, desde el cual nace la brigada Para Tod@s Todo, formada principalmente por mujeres,  vemos urgente la reconstrucción de este país desde abajo y a la izquierda, no solo reconstruir las viviendas, reconstruir organizadamente esté país donde los malos gobiernos se aprovechan del pueblo, explotan, despojan, reprimen, mienten y siembra muerte y destrucción en todo el país, usan la tragedia solo para tomarse la foto y aparentar que les importa el pueblo.

Llamamos al pueblo de México a unirse en esta reconstrucción de todo el país, llamamos al pueblo a organizarse para saber desde la tragedia como queremos construir esté país  que para tod@s todo sea una realidad y acabemos con la explotación, el despojo, el desprecio y la represión, hacemos un llamado a los colectivos y organizaciones de la sexta en la ciudad de México a que hagamos un balance de los  daños en sus geografías y logremos hacer de la solidaridad una costumbre entre tod@s para iniciar  este nuevo mundo donde quepan muchos mundos.

Porque el pueblo unido avanza sin partidos.

Campamento Fuerza y Resistencia Indígena

Plazade la ciudadela 20 de septiembre de 2017

radio
Congreso Nacional Indígena

Cuenta del Congreso Nacional Indígena y el Concejo Indígena de Gobierno para depósitos solidarios para el fondo de reconstrucción indígena

Cuenta del Congreso Nacional Indígena y el Concejo Indígena de Gobierno para depósitos solidarios
para el fondo de reconstrucción indígena.

Banco: BBVA
Nombre: Gilberto López y Rivas
Número de cuenta: 0462018950
Código interbancario (Clabe): 012540004620189509
Depósitos internacionales:
Código SWIFT: BCMRMXMMPYM
Código ABA: 02000128
Sucursal: 0074 3916

radio
Nodo Solidale-PIRATA-K'uxaelan

Chiapas-Encuentro por la Resistencia Global Autónoma/ 27 de Septiembre en CIDECI-Unitierra

Encuentro por la Resistencia Global Autónoma

Miércoles 27 de septiembre 2017, en el CIDECI-Unitierra Chiapas

Desde el colectivo Nodo Solidale – México, la Plataforma Internacionalista por la Resistencia y la Autogestión Tejiendo Autonomías (PIRATA) y la Revista K ́uxaelan convocamos a participar al Encuentro por la Resistencia Global Autónoma el 27 de septiembre del 2017 en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

A 16 años del G8 en Genova, 12 años de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, 11 años de la APPO, 5 años de la revolución en Rojava, 3 años del movimiento por la reaparición con vida de los 43 normalistas y todxs lxs demás ausentes ¿Qué hemos aprendido de nuestras formas de lucha? ¿Hacia dónde vamos?

El encuentro se organizará a través de la reflexión y la participación de movimientos y luchas hermanas. Invitamos a que la participación parta de la autocrítica y del esfuerzo de reflexión al que las y los compañeros Zapatistas nos han convocado en los últimos años.

Miramos que el esfuerzo por fortalecer la resistencia, la rebeldía, la solidaridad y el apoyo de abajo y a la izquierda se necesita más que nunca. Y que nuestra lucha anticapitalista crezca lo suficiente para destruir la máquina.

Que la vida, la tierra y la humanidad puedan caminar hacía el horizonte de la dignidad rebelde.

Ante la situación de desastre y emergencia que vivimos en México, que en los últimos días se manifiesta en las secuelas de huracanes y sismos:

Invitamos a colectivos, organizaciones y plataformas a participar y encontrarnos en San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Mapear nuestra resistencia, para lograr trazar rutas de acción entre pares, entre distintas formas de pensar, mirar y habitar el mundo. Y en la medida de lo posible se construyan más espacios de reflexión y acción similares para seguir fortaleciendo nuestros caminos en medio de la tormenta.

3:30 pm Bienvenida y apertura del encuentro. Palabra de estudiante de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa

4:30 pm: Proyección de documental sobre la lucha de pueblos chiapanecos en defensa de su territorio, presenta K’UXAELAN

5:00 pm: Mesa de reflexión: “Las Guerras de despojo: un estado de excepción permanente”

Palabra: Organizaciones Indias por los Derechos Humanos en Oaxaca (OIDHO), compas del Pueblo Zoque en Resistencia (Chiapas), Brigada Callejera Elisa Martinez (México)

Relator: Compa Raúl Zibechi
Moderación: Nodo Solidale – México

6:00 pm: Mesa de reflexión*: “Mundos Otros: territorios en resistencia y cotidianidad rebelde”

Palabra: Consejo Autónomo Regional de la Zona Costa de Chiapas, Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal (Chiapas), Comité por la defensa de los derechos Indígenas (Oaxaca), Radio Ñomndaa – La Palabra del Agua (Guerrero), Construcción de Mundos Alternativos Ronco Robles – Comunarr (Chihuahua), Mondeggi Bene Comune Fattoria Senza Padroni (Italia)

Relator: Compa Raúl Zibechi
Moderación: Nodo Solidale – México

7:00pm: Ronda de participaciones y preguntas

7:45 pm: Receso

8:00 pm: Palabras y miradas a la Resistencia Global

9:00 pm: Ponencia y conclusiones del compa Raúl Zibech (Uruguay): Movimientos sociales en América Latina. El “mundo otro” en movimiento

9:30pm: Cierre del evento

Nodo Solidale – México
Plataforma Internacionalista por la Resistencia y la Autogestión Tejiendo Autonomías (PIRATA)
Revista K´uxaelan

 programa

radio
Colectivas en individualidades que conforman la Brigada Feminista

BRIGADA FEMINISTA: “UNA TRABAJADORA VALE MÁS QUE TODA LA MAQUINARIA DEL MUNDO. LA VIDA DE UNA MUJER VALE MÁS QUE TODOS LOS EDIFICIOS DEL MUNDO.”

247794_472318066123552_536857724_n

CDMX, a 20 de septiembre de 2017.

UNA TRABAJADORA VALE MÁS QUE TODA LA MAQUINARIA DEL MUNDO
LA VIDA DE UNA MUJER VALE MÁS QUE TODOS LOS EDIFICIOS DEL MUNDO

Ante el contexto que se vive en la ciudad de México y sus periferias luego del sismo, feministas independientes, individualidades y colectivas nos hemos organizado en una brigada para acudir a distintos puntos en los que se requiere ayuda solidaria a efecto de los fuertes daños pues, como todas sabemos, hay vidas que están en riesgo y otras que ya se perdieron. Uno de los edificios colapsados que nos convocó fue el ubicado en Bolivar y Chimalpopoca, colonia Obrera, sitio que albergaba la maquila de la marca New Fashion donde, al momento del derrumbe se encontraban trabajando en su mayoría compañeras obreras, así como gente que laboraba en una fábrica de juguetes.
Durante nuestra brigada realizamos sondeos para generar una lista con el nombre de las personas desparecidas que pudieran estar dentro del edificio, ya que esta información no aparece en niguna institución oficial pues este punto no ha sido visibilizado por las dependencias gubernamentales a las que correspondería, siendo la sociedad civil quienes desde ayer nos hemos encargado, como siempre, de llevar el apoyo necesario y difundir información respecto a la situación de los que ahora son estos escombros. Nuestra memoria histórica nos lleva a deducir que lo anterior se debe a que las personas afectadas pertenecen a la clase trabajadora, condición a la que se suma que se trata en su mayoría de mujeres y, como nuestra investigación revela, muchas de ellas migrantes.
Sabemos que para el Estado y sus gobiernos nuestras vidas carecen de importancia más allá de la plusvalía que generan nuestras cuerpas; desconocemos las condiciones laborales exactas de quienes trabajaban en este edificio pero sabemos que no existe una planilla registrada, muestra de ello es que se desconoce cuántas personas pudieran estar aún bajo los restos de la construcción. Sabemos también que esta mañana el dueño de la maquila declaró pérdida total, lo que para él no representaría una afección real en su economía mientras que para nuestras compañeras representa la vida misma que no estaba asegurada legalmente y que repercute en la integridad y economía de sus familiares o seres cercanos si es que los tienen o tienen conocimiento de que ellas se encontraban ahí, pues como mencionamos, muchas de ellas son migrantes sin documentos anuladas como ciudadanas que merecen los pocos derechos laborales que se tienen en este país para nosotras.
Sabemos todo esto porque logramos entrar al lugar acordonado por policías y militares armados, mismos que hoy impidieron el paso de civiles argumentando que ya había demasiada gente y que se requería apoyo en otros puntos, información que también ha sido mediática y que comprobamos falsa gracias a la comunicación que hemos mantenido con nuestrascompañeras en otros sitios afectados, agregamos también las siguientes observaciones:
•No es protección civil quien ha estado mayoritariamente en este punto sino personal recolector de basura de la CDMX, queremos hacer saber que no, no estamos buscando basura, estamos buscando a nuestras compañeras y demás desaparecidos.
•Patrullas están trasladando a gente que llega para apoyar argumentando alertas de derrumbes, es necesario que entre grupos se generen protocolos de seguridad ya que desconocemos a dónde estén llevando a estas personas y si esas alertas son reales.
•Comida y herramienta han llegado en demasía, sin embargo, dentro la herramienta falta para rescatistas independientes, no sabemos en dónde queda, mientras que la comida no perecedera está siendo retirada en camionetas por gente de capital social argumentando que la llevan a puntos donde falta, sabemos que esto tampoco es cierto, en cada punto hay en abundancia. Ojo, recordemos que se aproximan campañas electorales.
•Encontramos a pocos familiares dentro de la zona temerosos de proporcionarnos los datos de las personas desaparecidas, gente del gobierno les ha “alertado” que no los proporcionen “porque hay mucha extorsión y delincuencia”, también les han instado a visitar albergues, hospitales y otros lugares “para reconocer cuerpos”.
Sabemos que esto es una artimaña del gobierno para desarticular a la población solidaria, entorpercer nuestras acciones y militarizar, en un intento de dar entrada a maquinaria demoledora y trascabos, mismos que vimos esta mañana y no supimos cuál era su destino, ante esto nos pronunciamos: No permitiremos bajo ninguna circunstancia su entrada hasta que no saquemos a la última persona que se encuentre ahora bajo esos escombros. Nos negamos a ser tratadas una vez más como desechos de este sistema, a que traten a nuestras compañeras trabajadoras de esta maquila como tales. No permitiremos que nuestros nombres sigan siendo borrados de la historia.

Ante esta amenaza, hacemos un llamado sororario a concentrarnos esta noche para relevar y/o acompañarnos trayendo:
Equipo: casco, ropa y botas adecuadas, guantes de carnaza y lentes de seguridad (si traen herramienta por favor márquenla para evitar que nos sigan robando).
URGEN lámparas y pilas.
¡Vivas nos queremos!
¡Las vidas de las obreras importan!

ANEXAMOS LISTA DE PERSONAS DESAPARECIDAS RECABADA EN ESTE PUNTO:
Irma Chávez Martinez
Irma Sanchez
Amy Hsien Yu Wuang
Cinthia Yu Yung
José Lin Chia Ching
Roberto Rodriguez Aguilar

Firman: Colectivas en individualidades que conforman la brigada feminista

radio
Agencia SubVersiones

Tomar la Calle.La solidaridad también produce réplicas

Tomar la calle
La solidaridad también produce réplicas
Agencia SubVersioneson20 septiembre, 2017

A las once de la mañana del martes 19 de septiembre de 2017, la alarma sísmica de la Ciudad de México se activó para conmemorar los 32 años del sismo que, en 1985, cambió radicalmente la capital del país. Apenas dos horas después, a las 13:14, un sismo de 7.1 grados Richter volvió a sacudir el suelo de la metrópoli. A un día del terremoto, la ciudad continúa sacudida, organizándose sin entender aún la magnitud de la destrucción, de las coincidencias y de lo que queda por hacer.

La alarma sísmica de las 13:14 sonó cuando el temblor ya había comenzado: el epicentro fue en Axochiapan, Morelos, a 120 km de la Ciudad de México. La señal no llegó a tiempo. Confundida, mucha gente no logró salir de sus edificios: pensaron que se trataba de otro simulacro o, simplemente, no lograron evacuar.

Quienes lograron salir se encontraron de nuevo en la calle, apenas doce días después del sismo que, el siete de septiembre pasado, devastó el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca. Inmediatamente, buena parte de la Ciudad se quedó sin servicio eléctrico, sin telefonía celular y sin información. Pero, como en 1985, el apoyo mutuo y la solidaridad organizada comenzaron a articularse para hacer frente a la desinformación y a la completa pasividad de todo el aparato del Estado.

Pronto, las principales avenidas se poblaron de gente buscando dónde y cómo apoyar. En Calzada de Tlalpan, sólo en dos de los cuatro carriles circulaban automóviles: el resto del espacio era ocupado por filas de gente intentando comunicarse; encontrándose y comenzado a organizarse.

Al mediodía, ya comenzaban a escucharse en la calle lo que, horas después, serían las referencias geográficas de la catástrofe: una escuela con niñxs atrapadxs en Coapa, edificios derrumbados en Narvarte, Condesa, en el Centro.

SismoCDMX_Regina_Lopez-3

Mucho más rápido, digno y solidario que la respuesta del Estado, el apoyo mutuo comenzó a organizarse en torno a esos puntos. Enseguida del sismo, en un edificio en obra, vecinxs de la colonia Zacahuitzco habían montado ya filas para remover escombro e intentar rescatar a quien se encontrara dentro del derrumbe. Elementos del Ejército llegaron horas después, invadiendo con sus carros las cadenas de carga, sin saber cómo responder ante un barrio organizado de manera horizontal e improvisada.

En la calle de Escocia, en el corazón de la colonia del Valle, la presencia de uniformados en los edificios derrumbados era redundante frente a la cadena de cientos de personas formada para retirar el escombro en cubetas de construcción. Una colonia como la del Valle —homogénea, sin mucha convivencia en sus calles— se convirtió en el receptor de flujos heterogéneos de vecinxs y extrañxs, transeúntes y brigadas auto-organizadas, centros de salud y comedores comunitarios. Los gestos mutuos transitaban entre el intenso trabajo colectivo y los momentos de silencio absoluto. La inmovilidad intermitente permitía el ritmo necesario para la búsqueda. Al lograr un rescate, la quietud era rota por los aplausos generalizados.

Escenas así se vieron por toda la ciudad, a todas horas. Policías locales y federales se limitaban a acordonar o cerrar calles y a detenerse, impávidos, ante la solidaridad de una ciudad. Las autoridades delegacionales caminaban en círculos, conscientes, tal vez, de su absoluta inutilidad. Todos los poderes constituidos podían verse, al fin, tal cual son: innecesarios e impotentes.

La fuerza de la gente, de la auto organización y el apoyo muto, en cambio, no paró de multiplicarse. Los flujos usuales de la ciudad —los coches o la vigilancia estatal— se interrumpieron para que se abrieran otros: los de la comunicación directa y en las calles; el traslado de víveres, de café, de cuidado colectivo.

Caída la noche, habían ya albergues y centros de acopio para quienes habían perdido sus casas o no podían permanecer en ellas. Las labores de rescate no se detuvieron y no quedó claro si el día terminaba o volvía a comenzar: los relevos se organizaban para las tres, cuatro, cinco de la madrugada. El 20 de septiembre por la mañana, acopios y albergues improvisados se organizaban perfectamente gracias a las palabras y los gestos de quienes los sostenían.

El sismo del ’85 y la organización comunal de los pueblos indígenas del Istmo son ya hitos históricos, pero también enseñanzas. Por ellos sabemos que el temblor no cesa cuando acaba un terremoto, que el cuidado y el apoyo mutuos son la única forma de organizarse ante la catástrofe, que el Estado sólo existe para administrar el despojo. Y, sobre todo, que la solidaridad también produce réplicas.

SismoCDMX_Elis_Monroy-1-2

 

radio
Congreso Nacional Indígena

Mensaje del Congreso Nacional Indígena y el Concejo Indígena de Gobierno

20 de septiembre del 2017.

Al pueblo de México:
A los pueblos del Mundo:
A la Sexta Nacional e Internacional:

La Comisión de Coordinación y seguimiento del Concejo Indígena de Gobierno hemos recibido un primer apoyo monetario de las bases de apoyo zapatistas, a través de la Comisión Sexta del EZLN, cuyo destino, nos piden, sea a las comunidades, barrios, naciones, tribus y pueblos originarios afectados por los ciclones, huracanes y temblores en Chiapas, Oaxaca, Puebla, Guerrero, Morelos, Estado de México, Veracruz y la Ciudad de México.

Para esto, el CNI y el CIG se están organizando ya para contactar a nuestros hermanos y hermanas originarias que sufren los estragos de estas catástrofes naturales, y para hacer llegar la ayuda recabada en nuestros propios centros de acopio, y para formar un fondo de reconstrucción que permita a las familias afectadas reparar o levantar de nuevo sus hogares.

Los centros de apoyo del CNI para pueblos originarios están ubicados en:

– Asamblea de Pueblos Indígenas en Defensa de la Tierra, ubicado en Fraccionamiento IVO Tercera calle, Juchitán Oaxaca.

– Radio Comunitaria Totopo, ubicada en el Barrio de los Pescadores, Calle Ferrocarril 105, esq. Avenida Insurgentes, séptima sección en Juchitán, Oaxaca.

– Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa A. C. ubicado en Calle 1 de mayo No 73, entre Granaditas y Churubusco. Col. Evolución, Tonalá, Chiapas.

– Local de Unios, ubicado en Dr. Carmona y Valle # 32, colonia Doctores, Del. Cuauhtémoc, cd. de México. C.P. 06720

– Rincón Zapatista / Cafetería Comandanta Ramona, en la ciudad de México, ubicado en Zapotecos #7, Col. Obrera. Delegación Cuauhtémoc. Cd. de México. C.P. 06800.

Posteriormente daremos a conocer la cuenta bancaria para depósitos solidarios para el fondo de reconstrucción indígena.

En estos momentos, delegadas y delegados del CNI y del CIG están comunicándose con nuestras hermanas y hermanos para conocer de sus necesidades, y su disposición y capacidad para apoyar a quienes lo necesiten.

“Por la Reconstitución Integral de Nuestros Pueblos”

“Nunca más un México sin nosotros”.

Atentamente

Comisión de coordinación y seguimiento del

Concejo Indígena de Gobierno

Congreso Nacional Indígena.

radio
Radio Zapatista

19 de Septiembre

Miercoles 20 de septiembre 2017

Ciudad de México

Este martes 19 de Septiembre pasado el medio día temblo con una magnitud de 7.1 grados.

Hasta el momento se tiene un saldo aproximado de 225 muertos, entre los estados de Morelos, Puebla, Guerrero, Oaxaca y la CDMX, así como edificios colapsados y otros a punto de derrumbarse, los cuales siguen siendo un riesgo para la población.

Uno de los edificios colapsados fue el del Colegio Enrique Rebsamen, donde hasta el momento se confirman 32 niñxs fallecidos y 4 personas adultas. 24 horas depues, las labores de rescate continuán, confirmando que aun se encuentran niñxs con vida bajo los escombros.

Se puede observar un gran número de personas de todas las edades organizándose en la remoción de escombros, así como otras más apoyando con alimentos y agua para los rescatistas y voluntarixs.

Lo que se necesita en estos momentos en los centros de rescate:

  • picos
  • palas
  • guantes
  • cascos
  • pilas
  • lamparas

Así como tambien en los centros de acopio, se esta solicitando material de curación, cubre bocas, insulina, alcohol, agua, pañales para adultos y bebes, toallas sanitarias, papel de baño, lámparas, guantes de carnaza, frijol, arroz y alimentos no perecederos.

No podemos olvidar que este sismo de 7.1 alcanzó a también a varias ciudades de Puebla, Morelos, Guerrero y Tlaxcala. Así como a  comunidades de Oaxaca y Chiapas, afectadas por el terremoto del pasado jueves 7 de Septiembre y en donde continúa el llamado de apoyo de compañeros y compañeras.

 

 

 

radio
Congreso Nacional Indígena

Espejo 5. Congreso Nacional Indígena

mini5

Espejo 5: En el Istmo de Tehuantepec, donde habitan el pueblo Ikoots y Binniza de las comunidades de San Mateo del Mar y San Dionisio del Mar, así como el pueblo de Juchitán y la colonia Álvaro Obregón; las empresas Endesa, Iberdrola, Gamesa y Unión Fenosa Gas Natural Fenosa, Demex, filial de Renovalia Energy, Electricte de France (EDF), Eolicas del Sur, Zapotecas de Energía, Grupo Mar, Preneal, Ener green Power, están despojando tierras comunales y destruyendo lugares sagrados en toda esta región, donde han sido ocupadas de manera ilegal mas de 32 mil hectáreas donde han instalado 1600 aerogeneradores en Juchitán y Unión Hidalgo por los parques eólicos Biiyoxo y Piedra Larga I y II en tierras comunales desde el año 2001, en la actualidad la asamblea de comuneros de Unión Hidalgo, se oponen a la expansión de estos parques en los terrenos comunales del Palmar, El Llano, las áreas protegidas de manglar en el sur de las comunidades Binnizá. Territorio defendido por nuestros compañeros de la Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco, Asamblea de Pueblos Indígenas del Istmo de Tehuantepéc en Defensa de la Tierra y el Territorio (APIITDTT).

En la misma zona del Istmo, la región de San Miguel Chimalapas y Santo Domingo Zanatepec, Oaxaca, fue invadida por 3 concesiones mineras otorgadas a favor de la Cooperativa la Cruz Azul en el lote minero al que llaman el Chincuyal, de la Minera Cascabel en el lote minero Mar de Cobre y de la Minera Zalamera en el lote minero Jackita, subsidiaria de la Mina Orum Gold Corporation, mismas que abarcan una superficie de 7310 hectáreas sobre terrenos de nuestros pueblos. Donde existe una invasión por parte del gobierno del estado de Chiapas, ricos ganaderos y por el Ejército Mexicano.

Al note del Istmo de Tehuantepec, al sur de Veracruz, el territorio Nahua Popoluca en la Sierra de Santa Martha, se encuentra amenazado por un proyecto minero que abarca tres concesiones llamadas La Morelense 1, La Morelense 2 y La Ampliación que pone en riesgo el medio ambiente y la integridad de esta zona indígena.

Página 8 de 164« Primera...678910...203040...Última »