Noticias:

Multimedia

image/svg+xml image/svg+xml
radio
Radio Zapatista

Encuentro internacional El Sur Resiste: Reflexiones imprescindibles para nuestros tiempos

Cartas náuticas para tiempos tormentosos. No hay duda de que las palabras compartidas en el Encuentro Internacional “Capitalismo corporativo mundial, patriarcado planetario, autonomías en rebeldía”, que se llevó a cabo en el Caracol Jacinto Canek, en San Cristóbal de Las Casas, el 6 y 7 de mayo, son justamente eso. Reflexiones imprescindibles que nos ayudan a navegar los tiempos aciagos que vivimos.

Durante diez días, la Caravana El Sur Resiste recorrió los territorios donde se construyen los megaproyectos del Corredor Transístmico y el Tren Maya, visitando las comunidades afectadas por los mismos, con la mirada y la escucha atentas para entender qué significan realmente esos proyectos para los pueblos y para el país. Con ese acúmulo de dolores y luchas, unas 1,200 personas se reunieron en el Caracol Jacinto Canek para sentipensar lo vivido y juntarlo a las reflexiones de otras y otros pensadores. Durante dos días, un total de 940 personas del Congreso Nacional Indígena pertenecientes a 38 pueblos originarios; activistas y pensadores de varias partes del país; y visitantes internacionales de El Salvador, Estados Unidos, Alemania, España, Argentina, Austria, Cataluña, Bélgica, Puerto Rico, Colombia, Brasil, Canadá, Chipre, Bolivia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Euskal Herria, Italia, Francia, Finlandia, Suiza, Grecia, Honduras, Kurdistán, Reino Unido, Suecia, Guatemala, Uruguay, Venezuela y Wallmapu, reunimos las muchas historias de despojo y resistencia en tantas geografías para ir formando una imagen del momento histórico que vivimos.

En esta primera de dos entregas sobre el Encuentro, intentamos sintetizar los análisis que se compartieron el primer día, en la voz del pensador uruguayo Raúl Zibechi; la militante colombiana Vilma Almendra, del pueblo nasa en la región del Cauca; las mujeres de Kurdistán; la pensadora Ana Esther Ceceña; y el abogado Carlos González, del Congreso Nacional Indígena.

Compartimos también los audios completos de las ponencias, así como la síntesis de lo que la Caravana descubrió en su recorrido y, finalmente, el pronunciamiento final de la Caravana y del Encuentro, que aunque fue leído el último día, lo incluimos aquí por su importancia.

Contexto mundial

Para entender lo que sucede en México, coincidieron todos los ponentes, es necesario entender el momento histórico que vivimos a nivel mundial. Atravesamos, como tantas veces se ha dicho, un momento de profunda crisis planetaria de la mano de un reacomodo geopolítico en el que Estados Unidos y China se disputan el poder mundial. En ese reacomodo, advirtieron Raúl Zibechi y Ana Esther Ceceña, es importante no encantarse con la posible caída del imperio estadounidense y aplaudir la emergencia de China como poder global —un país sin duda capitalista y profundamente patriarcal—. Se trata, en efecto, de dos formas distintas de capitalismo; capitalismo éste que, como explicó Carlos González, atraviesa una crisis nunca vista debido al crecimiento exponencial del capital financiero en detrimento del capital productivo.

Aunque esta disputa se da sobre todo en el Indo-Pacífico, el sureste mexicano no es ajeno a la misma, pues América Latina es una región estratégica para los intereses estadunidenses: militares, por un lado, pero sobre todo económicos, pues ante la crisis de suministros, recrudecida por la pandemia y más aún por la guerra en Ucrania, los países del sur aportan la reposición necesaria. El capitalismo actual, explicó Zibechi, depende de las guerras de despojo para sobrevivir. Según análisis rigurosos, el 40% de la tierra en América Latina aún se encuentra en manos de campesinos, comunidades indígenas y negras, pequeños productores, pescadores, recolectores, etc. Y esas tierras son codiciadas por el capital, lo que significa que la guerra de despojo que presenciamos recién comienza y es de larga duración.

De ahí dos fenómenos ineludibles: la militarización y el vínculo entre crimen organizado, Estado y capital.

La militarización llegó para quedarse, dijo Zibechi, pero ahora con nuevas características. Mientras antes la izquierda siempre se opuso a la militarización, ahora los gobiernos progresistas, como los de México, Argentina, Chile y Colombia, la promueven con mucho más éxito de lo que la derecha jamás lo había podido hacer. El caso de México es desde luego el más extremo, y aquí entendemos que el militarismo no sólo se utiliza como mecanismo de control para el reordenamiento territorial, sino también como fuente de acumulación de capital, al utilizarse el Ejército y la Marina para construir y administrar megaproyectos en los que participan grandes empresas transnacionales y que, como se observó a lo largo de la caravana, en nada benefician a los pueblos.

Esta militarización no es ajena a los intereses de Estados Unidos en su disputa por el poder global. El 3 de febrero del año pasado, México por primera vez permitió que las fuerzas armadas de Estados Unidos realicen ejercicios militares en territorio nacional. Esto como parte de la nueva estrategia del Comando Sur estadounidense para Latinoamérica.

Por otro lado, la alianza entre fuerzas armadas, Estado, capital y crimen organizado, tan evidente en los testimonios recabados en el recorrido de la Caravana y en los que escuchamos en las mesas de trabajo durante el Encuentro, es ya un elemento sistémico global. Como dijo Zibechi, el capital funciona al estilo del narco, y el narco es una empresa capitalista sumamente exitosa.

Vilma Almendra detalló cómo en Colombia (como en México), el narco se utiliza para romper movimientos, resistencias y autonomías. Así, el territorio del Cauca, que hasta 2018 estaba controlado por las comunidades indígenas de la mano de la guardia comunitaria, está ahora bajo el control de los grupos armados, cuyo gran motor es el narco. Como en México, en Colombia el narco está incrustado en todos los niveles del gobierno. “Nos gobiernan los mejores narcos —dijo Almendra— y ellos nos señalan como narcos y nos matan.” En México la evidencia más burda de esto es desde luego Genaro García Luna, pero como los muchos testimonios (y la experiencia de casi cualquier ciudadano) demuestran, el narco-Estado está más vivo que nunca en nuestro país.

Más allá de la dimensión militar, los megaproyectos de la 4T son de gran interés económico para los Estados Unidos. Carlos González recordó que los proyectos eólicos se han logrado frenar en el Istmo de Tehuantepec, pero aclaró que no como respuesta a los reclamos de los pueblos afectados, sino porque la política energética del gobierno actual prioriza el gas y petróleo producidos en el sur de Texas. Al gasoducto de Texas a Tuxpan, Veracruz, inaugurado en 2019, se le planea añadir otro trecho para conectarlo con el Corredor Transístmico y con la refinería de Dos Bocas en Tabasco.

Por otro lado, el Corredor funcionará como un muro contra la migración, sobre todo centroamericana. El muro fronterizo que Donald Trump anunció sería costeado por México se construye ahora no en la frontera norte, sino en el Istmo de Tehuantepec, para detener el imenso flujo de migración ocasionado tanto por la crisis económica como por la militarización y la crisis ambiental planetaria.

Megaproyectos de la 4T: un solo proyecto

Carlos González enfatizó que el Tren Maya, el Corredor Interoceánico, el Proyecto Integral Morelos (por el que perdió la vida Samir Flores Soberanes y que finalmente se logró detener), el aeropuerto de Santa Lucía, los gasoductos y líneas eléctricas y todo el resto de infraestructura planeada no son proyectos aislados, sino componentes de un mismo proyecto cuyo principal objetivo es el reordenamiento territorial para beneficio del capital.

El Tren Maya contempla la construcción de grandes hoteles, un aeropuerto en Tulum, la modernización de los aeropuertos de Chetumal y Palenque, “ciudades desarrolladas” y polos industriales con inversiones de alrededor de mil millones de dólares cada uno. El Corredor Interoceánico, que se conecta con el Tren Maya, además de la línea de tren de Coatzacoalcos a Salina Cruz, incluye otra de Coatzacoalcos a Palenque y una tercera de Ixtepec a Ciudad Hidalgo, en la frontera con Guatemala. Esto, como describió la delegación centroamericana al final del segundo día del encuentro, se articula con megaproyectos en toda América Central con el mismo propósito de reordenamiento territorial para usufructo del capital. Se reconstruyen también un oleoducto y un gaseoducto de Jaltipan a Salina Cruz, una red profunda de fibra óptica y más de 15 mil hectáreas de polos industriales. Todo esto con la participación de empresas multinacionales como Mota-Engil, Grupo Carso, Grupo Aspid, ICA, empresas inmobiliarias como Real Estate Market and Lifestyle, Grupo Industrial Hermes, Ferromás, Grupo México, FEMSA y más.

Todos estos proyectos, la mayoría de los cuales no cuenta con estudios de impacto ambiental y social serios, invaden los territorios de los pueblos y destruyen el tejido social. Se trata, como dijo Ana Esther Ceceña, de un saqueo no sólo físico, sino de sentidos, de símbolos y referentes. En el proceso de construcción de estos proyectos, se saquean piezas arqueológicas y se destruyen edificios prehispánicos para dar paso al tren. Además de las graves afectaciones ambientales, la tala de millones de árboles y la destrucción del hábitat de muchos animales, nuestra historia está siendo destruida y profanada en aras de un progreso que sirve a unos cuantos.

Ante las inevitables resistencias, estos proyectos están custodiados no sólo por las fuerzas armadas, sino por el crimen organizado. Como advirtió Carlos González (y como es evidente por los relatos de varias organizaciones presentes en el encuentro), son el narco y los grupos paramilitares quienes dan protección a las empresas mineras, a los agronegocios, a los gasoductos y a los megaproyectos, incluso participando con grandes lucros en dichos negocios.

“A mí, que llevo tantos años trabajando en la costa nahua de Michoacán, con tantos hermanos asesinados y desaparecidos, este 2023 me recuerda mucho al 2011 calderonista”, dijo González. Y quienes viven en Chiapas tienen el privilegio de conocer de primera mano la rapidísima transformación de un estado bellísimo en un campo de guerra.

Luz en la oscuridad

“Cuando la oscuridad es profunda —dijo Carlos González—, una luz, por pequeña que sea, es fuerte y poderosa.”

La situación de desplazamiento forzado, represión, criminalización, asesinatos y desaparecimientos forzados y todo el horror que se vive en los territorios que resisten el despojo tiene su contraparte en la construcción de vida de los pueblos.

En su caminar por las luchas de América Latina, Raúl Zibechi observa que hay una expansión en curso de las autonomías, al punto que para muchos pueblos el camino autonómico se ha convertido en sentido común, sobre todo entre los pueblos originarios y de la diáspora africana. Se trata de un camino en el que se construyen otras formas de vida y relaciones sociales distintas. Vilma Almendra, por ejemplo, habla del proceso en marcha por la liberación del Cauca no sólo en términos de la recuperación de las tierras de cultivo, sino de una relación no patriarcal, no colonial y no estatal con la tierra. “Tierra para sanar el corazón y liberarnos con ella.” La resistencia kurda, como bien dijeron las mujeres kurdas, es un paradigma de esperanza para el mundo. “El confederalismo democrático en Rojava crea vida y demuestra que el Estado-nación no es la única solución.”

Hay en marcha, también, una insurgencia de la mujer no sólo por relaciones no patriarcales y más justas, sino por repensar nuestra relación con la tierra, entre los seres humanos y con la vida. No por nada el lema de la revolución kurda es “Mujer, Vida, Libertad”. Junto con esto, como quedó claro en las mesas de trabajo, hay una preocupación activa por el papel de la infancia y las juventudes en la construcción de otras formas vivir.

Finalmente, lo que quedó muy claro en el encuentro es que hay un despertar de la importancia de la espiritualidad como fundamento para la lucha y como forma de enfrentar la brutalidad del despojo. Porque es por medio de la espiritualidad que se puede concebir la tierra no como mercancia, sino como algo sagrado que hay que cuidar y respetar. Es la espiritualidad lo que alimenta el arte, que nos permite vislumbrar otros mundos posibles. Es la espiritualidad lo que le da sentido a la construcción de otras formas de relacionarnos entre nosotrxs y con la naturaleza. Es la espiritualidad lo que nos alimenta para no claudicar, para seguir caminando con corazón, con “ternura radical”, como se expresó varias veces, con determinación de que la destrucción y la muerte sólo se pueden enfrentar construyendo vida.

La gran fuerza de lucha y de vida que presenciamos tanto en la caravana como en el encuentro son pequeños faros que alumbran nuestro navegar en las aguas inciertas de nuestros tiempos.

 

radio
Radio Pozol

Pueblos originarios se reúnen en el Caracol zapatista Jacinto Canek, comparan este año 2023 con el “2011 calderonista”

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. 6 de mayo. Después de un largo período de más de tres años nuevamente se reúnen pueblos originarios en el Cideci Unitierra, esta vez tras realizar la Caravana preparatoria al encuentro El Sur Resiste, iniciado este fin de semana en San Cristóbal de Las Casas.

La caravana inició en la costa de Chiapas para luego transitar
por seis estados del sureste mexicano, en donde las comunidades que los recibían expusieron las violaciones a sus derechos humanos, a la tierra y el territorio, por parte de los diferentes gobiernos para imponerles la realización de megaproyectos como el Corredor Interoceanico y el autodenominado Tren Maya, así como el Proyecto Integral Morelos entre otros.

En la inauguración del encuentro internacional se realizó un recuento de lo que fue la travesía de la caravana, así también se contó con la participación de oradores nacionales e internacionales que compartieron su forma de resistir y organizarse contra la explotación, el despojo y la represión de gobiernos y empresas que los quieren despojar de su tierra y territorio.

Con 940 participantes de 33 pueblos originarios de México, desde Abya Yala, Estados Unidos, Europa y Kurdistán, el Encuentro Internacional ”El Sur Resiste 2023” da una síntesis de la Caravana y ponencias acerca del capitalismo corporativo mundial, el patriarcado planetario y autonomías en rebeldía, como la revolución del Kurdistán y las luchas y resistencias en Sudamérica.

Durante su participación Carlos González, integrante del Congreso Nacional Indígena (CNI), describió la actual crisis sistémica a nivel nacional e internacional con el despliegue de polos de desarrollo y la imposición de megaproyectos como el Corredor Transístmico y el mal llamado Tren Maya; los cuales forman un solo proyecto neoliberal con el Proyecto Integral Morelos, señaló.

El abogado comparó este año 2023 con el “2011 calderonista”, por la violencia y asesinatos contra defensores de la tierra y el territorio en México, en referencia al sexenio del ex presidente Calderón.

El también luchador social puntualizó que la lucha individual y colectiva de las mujeres: se articula con la resistencia de nuestros pueblos, que da prioridad al cuidado de la Madre Tierra. Estas dos luchas hay que hacerlas crecer en medio de tantos peligros, convocó Carlos González.

Posteriormente desde Chiapas zarpó nuevamente el velero “La Montaña”, ahora en su versión documental, el cual fue presentado por sus realizador@s al finalizar las actividades de este primer día y que cuenta la Travesía del escuadrôn zapatista 421 en su viaje por el océano Atlántico rumbo a Europa, hace dos años (tráiler)

Página del encuentro:
www.elsurresiste.org

Transmisión:
https://fb.watch/kmqdjRaH8e/

radio
Radio Zapatista

Caravana “El Sur Resiste” día 9 – Xpujil, Campeche. Ejército reconfigura el territorio Maya de manera ilegal

Texto: ¡El Sur Resiste!
Fotos: ¡El Sur Resiste!
Audios extraídos de: Video de APIIDTT
Edición: Radio Zapatista

El día 9 de la caravana El Sur Resiste visitamos la comunidad Xpujil, Calakmul, Campeche; uno de los lugares en donde se construye el tramo 7 del proyecto Tren Maya y uno de polos de desarrollo que incluye la estación del tren, una base militar, nueve cuarteles militares, seis bancos de materiales, un hotel, un casino y un pozo profundo.

El día comienza con un ritual de agradecimiento a la madre tierra en el centro del Consejo Regional Indígena de Xpujil (CRIPX), en el cual se comparten palabras de agradecimiento por la vida de todos los presentes y se hace el llamado a seguir luchando por la vida.

Después del ritual, comenzamos la marcha por la carretera. El sol quema la piel, se puede sentir la falta de árboles y la sequía que esto genera. Tras más de 20 minutos, llegamos a la zona de construcción de un casino que se planea construir junto con la estación y las vías del tren.

La obra es controlada por el Ejército mexicano que además tiene una base en dicha área. La construcción es monstruosa, miles de árboles han sido talados en esta zona, convirtiéndola en un área desértica llena de polvo y piedras; las excavadoras y remolques con material trabajan sin parar mientras decenas de militares vigilan la construcción.

Más adelante, en el corazón de la selva maya y la reserva de la biosfera de Calakmul, se ha anunciado que el Ejército mexicano construirá un hotel con más de 100 habitaciones. Las actividades en esa área han comenzado sin algún tipo de permiso legal, manifestación de impacto ambiental o consulta con los pueblos originarios de la zona.

 

radio
Radio Zapatista

Caravana “El Sur Resiste” día 8 – Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo. Selva Maya arrasada por el Tren Maya

Texto: ¡El Sur Resiste!
Fotos: ¡El Sur Resiste!
Audios extraidos de: Video de APIIDT
Edición: Radio Zapatista

El octavo día de la Caravana el Sur Resiste, llegamos a la ciudad de Felipe Carillo Puerto, donde marchamos por las calles de la ciudad visibilizando las problemáticas que ha causado el proyecto Tren Maya.

Después de la marcha, partimos hacia Xpujil, Campeche; sin embargo, nos detenemos en la parada en el crucero a Laguna Ocom.

En cuanto llegamos, el panorama es desolador. En este lugar, el tramo 6 del mal llamado Tren Maya ya ha tomado la vida de miles de árboles; cedros y caobas han sido talados sin ningún tipo de consideración por todo lo que se pierde con cada árbol que es derrumbado. El hogar de cientos de especies ha sido arrancado de la tierra para poder entregar estas tierras a empresas americanas, canadienses y alemanas.

La selva maya, antes llena de vida, flora y fauna, ahora es un espacio partido a la mitad en donde sólo hay piedras y todos los árboles han sido asesinados. Ahí donde la vida ha sido destruida, el calor no da tregua, la sequía se siente en el ambiente, el polvo se siente flotar en el aire.

Aunque se han visto fotografías en internet de este crimen, estar en medio de la destrucción y muerte es doloroso para todos y todas los/las presentes. El responsable de este ecocidio tiene nombre: Andrés Manuel López Obrador.

El compañero Angel Sulub, de la comunidad maya de Noj Kaj Santa Cruz Xáalam Naj K’ampokolche’, habla de lo que este desastre significa para su pueblo, el pueblo maya que ha habitado y defendido esta selva por milenios:

“Con mucho coraje, con mucha rabia en medio de un territorio sagrado, la selva que nos han legado nuestros ancestros y ancestras, un territorio por el que nuestros abuelos y abuelas lucharon para cuidar y garantizar que nosotros y nosotras sus nietas podamos disfrutar el bienestar que nos da el territorio. Esta selva maya está siendo despojada, esta selva maya está siendo brutalmente asesinada. Aquí en donde estamos había cedros, caobas, chicozapotes, por aquí caminaba el venado, por aquí caminaban los jaguares. En este momento estamos viendo un lugar desolado.

Estamos viendo el inicio de lo que ellos, los de arriba, quieren: el saqueo, el extractivismo más voraz de los pueblos. Por este territorio transitan aguas sagradas, que vienen desde el estado de Campeche y se van hasta la costa. No solo estamos viendo la devastación de estos ecosistemas, estamos viendo la destrucción de la forma de la vida de los pueblos.”

Dos compañeras realizan un ritual en este sitio de destrucción, ofrendan a la tierra herida agua y miel, le dicen que a la madre tierra que resista, que aquí estamos, y que sentimos su dolor.

Un modelo de destrucción y muerte

En el lugar de la devastación hablamos con Sergio Madrid y Sara Cuervo del Consejo Civil Mexicano de Silvicultura, sobre la destrucción de la selva maya en la Península de Yucatán como resultado del avance del proyecto Tren Maya.

Sergio Madrid y Sara Cuervo explican que esta región y la península de Yucatán es una de las regiones con mayor superficie forestal en el país junto con Chiapas, y el segundo sistema forestal más importante de América, reconocido como la Selva Maya. También hablan sobre la variedad de especies endémicas en esta región, como el jaguar, el tapir y muchos otros.

Sergio Madrid habla sobre cómo se quiere replicar el modelo de turismo extractivista y la destrucción ambiental y social de Cancún en toda la Península.

“Ese modelo ha sido sobre quitar el acceso de la playa a las personas, el territorio ha sido tomado por grandes capitales del turismo, lo que quiere FONATUR es llevar este esquema de grande inversión de empresarios, y el gobierno es el que abre el camino para que estos empresarios puedan entrar. El medio ambiente, la organización en defensa del territorio, los derechos humanos, son un estorbo para este esquema.”

Sara Cuervo también habla sobre la necesidad de no sólo ver la terrible devastación de las vías del tren, sino también todo el ecocidio en otras áreas, como lo ha sido el relleno de cenotes y aguadas. También mirar la violencia que se ha provocado a partir de la implementación de este proyecto, y que se ha generado con la llegada del Ejercito y Guardia Nacional a los lugares en donde se va a construir el proyecto.

“A pesar de más de 500 años de resistencia, vivimos un momento histórico de ver a las comunidades atravesadas por un proyecto genocida y ecocida. Hay terror y miedo por la militarización y la llegada de estos cuerpos; hay también este desconocimiento de todo lo que se está tejiendo con este proyecto, y cómo está conectado con el corredor Interoceánico y todo el interés geopolítico de la región.”

Sergio Madrid habla en específico del proceso de deforestación, y sobe la falta de políticas públicas del Estado mexicano para atender y detener la deforestación en los estados de Chiapas y la Península de Yucatán. En cambio, el Gobierno de México ha fomentado esta deforestación masiva al no implementar ningún tipo de regulación ambiental para talar miles de hectáreas y sembrar monocultivos como la caña de azúcar, sorgo y soya de manera agroindustrial o bajo el proyecto asistencial y clientelar Sembrando Vida, el cual se ha comentado durante la Caravana como uno de los principales promotores de división comunitaria.

Finalmente, Sara Cuervo habla sobre la llegada de otras industrias explotadoras a la región junto con la llegada del Tren Maya, entre las que se incluyen las inmobiliarias para construcciones de lujo y proyectos de turismo para personas extranjeras con alto poder adquisitivo, la trata de mujeres e infancias, como ha pasado en la zona de Cancún y en otras áreas impactadas por megaproyectos de muerte.

Antes de partir, nos tomamos una fotografía en una pila de piedras y material de construcción. Con el puño en alto, la Caravana el Sur Resiste grita: ¡La Selva No se Vende, se Ama y se Defiende! 

Nos vamos con el corazón adolorido de ver la forma más cruel del capitalismo asesino y voraz, pero también llevamos el corazón lleno de rabia prometiendo a la madre tierra luchar para defenderla, para defendernos. Hoy más que nunca necesitamos entender que esta lucha es por la vida.

Escucha los audios del mitin en Felipe Carrillo Puerto aquí:

radio
Radio Zapatista

Caravana “El Sur Resiste” día 7. Valladolid, Yucatán. EL pueblo como la selva siempre retoña

Texto: ¡El Sur Resiste!
Fotos: ¡El Sur Resiste!, Juan Valerio, David Munoz, Rosa MX, Gabriela Sanabria, Mitzy Violeta, Observatorio Memoria y Libertad
Audios extraídos de: Video de APIIDTT
Edición: Radio Zapatista

El día 7 de la Caravana El Sur Resiste comienza con un ritual entre todas las personas que la integran; mujeres, jóvenes e infancias, personas de la tercera edad. Muchos vienen de otros estados de la República y también de otros países, pero en esta caravana hemos caminado juntxs con el fin de escuchar el dolor de los Pueblos Originarios y también dar voz a su resistencia.

En el ritual, las compañeras de Casa Colibrí hablan de recordar a todas las personas y compañerxs que han trascendido esta vida, y a lxs defensorxs de la tierra que han sido asesinadxs defendiendo el territorio. También se enfatizó la necesidad de recordar que los niños/niñas/niñxs y adolescentes son la razón de luchar por dejar un mundo mejor en todo sentido, incluyendo el derecho de las infancias a un medio ambiente sano.

“Hoy me comprometo a que mis acciones como adulto marquen una diferencia para las infancias, en donde el valor de nuestra tierra y nuestra cultura no tiene precio, simplemente no está a la venta.”

Terminando el ritual, partimos en marcha hacia el centro de Valladolid. Durante el caminar los compañeros y compañeras de los pueblos originarios y todos los colectivos que les acompañan gritan fuertemente: ¡Selva sí, tren No! ¡Agua sí, tren No!, ¡Los cenotes no se venden, se aman y se defienden!, ¡Ese tren no es Maya, ese tren es militar!

Integrantes de la caravana entregan volantes con información sobre las afectaciones del Tren Maya a las personas de Valladolid que miran con interés la marcha; muchos graban con sus teléfonos y miran a través de las ventanas de sus negocios, hogares y automóviles.

Violencia y destrucción ambiental en Yucatán por la imposición de megaproyectos

Al fin de la marcha, se realiza un mitin en donde personas de diferentes comunidades de Yucatán y otras áreas de la Península hablan sobre el despojo, la contaminación ambiental y la violencia que viven en sus comunidades.

  • Valladolid: Se habla sobre la gentrificación de la ciudad y cómo para las juventudes y las nuevas generaciones es prácticamente imposible comprar o adquirir un terreno en la ciudad, violando así el derecho a tener un hogar digno. Esto ha sido provocado por la llegada de un turismo que deja a un lado el bienestar de las personas que son originarias de este territorio. Pese a la situación crítica del estado con respecto a la destrucción del ambiente, las compañeras que hablan resaltan la esperanza que tienen en seguir trabajando para cambiar la situación y dejar un mundo mejor para las siguientes generaciones.
  • Concejo de Xpujil, Calakmul: El concejo habla sobre el amparo que tienen en pie y con el cual han intentado frenar la construcción del Tren Maya en su territorio. El compañero habla sobre la utilización de la Guardia Nacional y el Ejército y sobre la construcción de un hotel que posiblemente tenga 162 habitaciones. Este hotel está siendo construido en el corazón de la reserva de Calakmul, la cual también se ha otorgado al Ejército de México, como el resto del Proyecto Tren Maya. Dicha construcción ha encendido las alarmas debido a que, de llevarse a cabo, destruiría una de las últimas selvas conservadas en todo el continente.
  • Cancún y Playa del Carmen: La compañera habla sobre toda la destrucción que el proyecto del Tren Maya está ya causando en esta zona, como lo es la tala de 9 millones de árboles tan solo entre Mérida y Xpujil. También se habla de toda la violencia que el modelo de turismo que se ha impulsado en Cancún y Playa del Carmen ha generado (mismo modelo que se aplicará con la construcción del Tren Maya en toda la península de Yucatán y en cada territorio que atraviese).  Las desapariciones forzadas, los feminicidios y la violencia generada por cárteles de las drogas son tres fenómenos que se ha demostrado estar interrelacionados con la llegada de megaproyectos como el Tren Maya.

“Tenemos más de 9 millones de árboles talados después de que se dijo que no se iba a talar ninguno; pues tenemos 9 millones de mentiras, mentiras regadas por ahí como si fueran cualquier cosa.”

“Tenemos el resultado de ese desarrollo, tenemos a Cancún como una de las ciudades más violentas, más peligrosas, ocultando así cifras todo el tiempo, presentando cifras bonitas de hoteles, de cuántos cuartos de hoteles tenemos, de cuántos trabajos se generan, pero no nos dicen a costa de qué.”

  • Siltepech: las compañeras hablan sobre su lucha en defensa del agua de su territorio, que está en riesgo por la presencia cada vez mayor de mega granjas porcícolas, las cuales, como se ha demostrado, son altamente contaminadas por los desechos que generan. Se menciona también la criminalización de la cual han sido víctimas pobladoras mayas de Siltepech: actualmente ocho integrantes enfrentan procesos penales por la defensa de su territorio. Se recuerdan también los actos de brutalidad policial y detenciones arbitrarias que sucedieron en contra de varios participantes después de una marcha en apoyo a la comunidad de Siltepech en la ciudad de Mérida, Yucatán.

“Queremos agua limpia, el agua es nuestra”.

Escucha y/o descarga los audios aquí:

La voz de esperanza de los jóvenes

Chirro, un joven de la comunidad indígena de Oteapan, Veracruz –la cual fue visitada por la Carava El Sur Resiste– habló en nombre de su comunidad con un mensaje esperanzador, lleno de vitalidad y fuerza.

Su participación deja en claro que los jóvenes no son el futuro, sino el presente; que para poder seguir con esta lucha debemos escucharles, integrarles, compartir su visión, escuchar su palabra y entender que esta lucha necesita de todos y todas.

A continuación, incluimos parte de su mensaje:

“Si no tenemos el territorio, no vamos a poder cuidarlo. Pero yo les vengo a decir que no se desesperen, como pueblo hay que resistir porque la selva siempre retoña. Porque los escarabajos y todos los animalitos buscan su vida en los troncos secos. Pueden querer llenarnos de concreto, pero la naturaleza siempre se defiende y los pueblos somos esa naturaleza defendiéndose.

Nosotros somos la montaña, nosotros somos el agua, nosotros somos los animales. Nosotros podemos ser la voz de las abejas, de la selva y de todo lo que habita.

Nosotros estamos enfocados en hablar con otros jóvenes, lo hacemos a través de la música, de cápsulas de video, de la radio.

Desde el Sur de Veracruz seguimos resistiendo, y debemos seguir resistiendo porque nosotros somos el monte. Que viva la selva Maya.”

El día en Valladolid termina compartiendo cochinita pibil que las compañeras preparan con cariño para la caravana. Partimos hacia Felipe Carillo Puerto, Quintana Roo, en donde ya nos esperan con un acto cultural en el centro de la comunidad. Con música, teatro y poemas comenzamos esta jornada, porque el arte también es resistencia.

radio
Radio Zapatista

Caravana “El Sur Resiste” día 6 – Candelaria, Campeche. Tren Maya arrasa al Río Candelaria

Texto: ¡El Sur Resiste!
Fotos: David Munoz, ¡El Sur Resiste!
Audios extraídos de: Video de APIIDTT
Edición: Radio Zapatista

El día 6 de la Caravana El Sur Resiste, llegamos al pueblo de Candelaria, Campeche, una de las comunidades por donde el proyecto Tren Maya pasará y tendrá una estación, y dónde la construcción de las nuevas vías ya está en proceso.

Esto es evidente en la calle principal: vigas rojas de acero cubren casi la totalidad de la calle mientras que las casas de personas que habitan este municipio se ven pequeñas a lado del monstruoso proyecto de muerte.

El día comienza con un ritual de bienvenida en el que se recuerda a Bety Cariño y se agradece a la madre tierra por acompañarnos, al mismo tiempo que se pide fuerza para continuar con la defensa de la vida en un país donde la muerte causada por el capitalismo se impone por medio del poder de los malos gobiernos.

Las niñas y niños que forman parte de la caravana encienden el fuego del ritual; hoy también celebramos su resistir y recordamos que la lucha es también para que ellos y ellas tengan un futuro en este planeta.


Foto: David Munoz

El día prosigue escuchando los testimonios de habitantes de La Candelaria, quienes explican las afectaciones que la construcción del mal llamado Tren Maya ha generado en su comunidad, entre los que se encuentran:

  1. Desalojos forzados: al menos 300 casas han sido desalojadas desde que el proyecto fue anunciado en esta comunidad; muchas de las familias que no querían vender sus hogares fueron hostigadas y presionadas para aceptar las compensaciones monetarias.
  2. Enfermedades estomacales y respiratorias: los miembros de la comunidad hablan sobre un incremento en enfermedades de esta índole desde que comenzó la construcción del Tren, a lo que adjudican una peor calidad del agua y respirar constantemente materiales y sustancias utilizadas en la construcción. De hecho, es fácil notar cómo una capa blanca de polvo que rápidamente se pega en la ropa y el cuerpo cubre todo el recinto debido a su cercanía a la construcción.
  3. División de la comunidad: el proyecto ha provocado que en la Candelaria haya más divisiones entre las personas que apoyan el proyecto por los falsos beneficios económicos que el gobierno de México ha anunciado, y las personas que se oponen a su construcción por la destrucción ambiental y social que traerá consigo.
  4. Pérdida de cuerpos de agua: una de las afectaciones más graves del proyecto es el relleno de una parte del río de agua limpia que cruza la comunidad. La comunidad también menciona que humedales dentro de la comunidad han sido también rellenados para poder seguir con la construcción del tren de la muerte.


Foto: David Munoz

Después de escuchar la palabra de las compañeras y compañeros de Candelaria y de otras/os compañeros de comunidades que forman parte de la caravana, salimos a tomar las calles y gritar unidos: ¡Este Tren no es Maya, este tren es militar!

Recorremos las calles, algunas personas de la comunidad se incomodan con nuestra presencia: “Queremos progreso”, gritan algunos. La división que ha generado el discurso del presidente y de sus instituciones como FONATUR son palpables en esta comunidad.

Casi al término de la marcha, llegamos al río. El lado izquierdo se ve ancho e imponente, no parece tener fin y es rodeado de árboles y naturaleza; el lado derecho ha sido cubierto por grava y tierra, solo 10 metros han dejado para que pueda seguir circulando el agua; no hay árboles ya, solo montones de tierra y una excavadora amarilla que empuja tierra sin parar.

Una compañera de la comunidad toma el megáfono y nos pide observar y documentar la destrucción del río. La muerte que trae consigo el mal llamado Tren Maya es cada vez más notorio en todos los lugares en donde su construcción prosigue pese a múltiples amparos que han sido ignorados, violando así la Constitución del país y las leyes que el mal gobierno exige al pueblo respetar, pero no a las empresas.

La compañera también menciona que las obras relacionadas con el río nunca fueron consultadas con la comunidad, y la Manifestación de Impacto Ambiental simplemente no existe. Una violación al derecho a la información, a la consulta de los pueblos originarios y a las leyes mexicanas.

Después de la marcha, la Caravana parte hacia Valladolid; seguimos la ruta de muerte del Tren con el objetivo claro de visibilizar la destrucción que ya genera, pero también para dar voz a la resistencia de personas en comunidades como Candelaria, que se niegan a ser silenciadas y que siguen luchando para defender la vida.


Foto: David Munoz

Escucha y/o descarga los audios:

radio
Radio Zapatista

Caravana “El Sur Resiste” día 5: Villahermosa. Desprecio en la tierra natal del presidente

Texto y fotos: El sur resiste
Audios extraídos del video de APIIDTT
Edición de audio y texto: Radio Zapatista

La noche del 28 de abril, la Caravana El Sur Resiste fue recibida calurosamente por una iglesia que acompaña los procesos organizativos de lucha con los de abajo: la iglesia de la parroquia de San José, la cual dotó a los compañeros de un espacio para pernoctar, alimentos y pozol. En la mañana, la Caravana se trasladó al centro de Villahermosa, para realizar en encuentro político cultural con las organizaciones locales.

Durante el evento, el Comité de Derechos Humanos de Tabasco (CODEHUTAB) contextualizó la situación local. El nombramiento de Adán Augusto López Hernández como gobernador de Tabasco, que prometía transformar radicalmente la forma de gobernar, fue recibido con optimismo y contó con un amplio apoyo popular. Sin embargo, una vez en el poder abandonó los intereses de representación popular e incluso retrocedió en los derechos de la legislación local, promoviendo la iniciativa de la Ley Garrote, que permitía la criminalización de la protesta social. Dicha ley se aprobó durante el nuevo gobierno, aunque con el apoyo de la CODEHUTAB se logró que la Suprema Corte la invalidara por inconstitucional. También se promovió y aprobó la Ley Dedazo, lesiva para los derechos democráticos, que propone sustituir el nombramiento de los delegados municipales de elección popular para que sean elegidos por el cabildo del ayuntamiento.

Los proyectos de hidrocarburos que tanto abundan en esta región han provocado un severo deterioro de la tierra y de las comunidades campesinas e indígenas vinculadas a ésta, volviendo cada vez más contaminados los suelos y el agua, lo que afecta directamente la agricultura, la ganadería y la pesca, actividades sustantivas de las comunidades. PEMEX, paraestatal que opera en esta región, ha contabilizado y hecho público que de 2018 a 2022 han sucedido 84 derrames y 11 fugas, principalmente por problemas de diseño y mantenimiento, que deterioran la región. Con el nuevo proyecto de Dos Bocas en construcción, se presume que se generará aún más deterioro.

A pesar de este adverso panorama, la organización adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona “Corazón de Piedra Verde” compartió sus palabras de aliento y fuerza de la defensa territorial, parte inherente a las comunidades indígenas que existen a lo largo del Abya Yala. Se saludó el esfuerzo de la Caravana por denunciar y evidenciar el vínculo de los megaproyectos del Tren Maya y el Corredor Interoceánico, que buscan asentarse en una de las zonas con mayor cantidad de recursos del país y que el discurso hegemónico manipula como un proyecto para los pueblos, cuando es un proyecto de despojo.

Se compartió un fragmento de un texto de Alfredo Viterio que reproducimos a continuación:

Nuestro territorio no es una cosa ni un conjunto de cosas utilizables, explotables, ni tampoco un conjunto de recursos. Nuestro territorio, con sus selvas, sus montañas, sus ríos, sus lagunas y humedales, con sus lugares sagrados donde viven los dioses protectores, con sus tierras negras, rojas y arenosas y sus arcillas, es un ente vivo que nos da vida, nos provee agua y aire, nos cuida, nos da alimento y salud, nos da conocimiento y energía, nos da generaciones y una historia, un presente y un futuro, nos da identidad y cultura, nos da autonomía y libertad. Entonces, junto con el territorio está la vida, y junto con la vida está la dignidad, junto al territorio está nuestra autodeterminación como pueblos.”

Así se dejó en claro que los pueblos siguen recibiendo los embates del gran capital y los engaños de los falsos representantes del pueblo que obedecen a intereses particulares, y que la resistencia contra el despojo debe reforzarse, entretejerse y encontrarse para unir esfuerzos por la preservación de su territorio y por ende de su existencia.

Escucha y/o descarga los audios del evento:

 

radio
Radio Zapatista

Caravana “El Sur Resiste” día 5: La Comunidad de El Bosque devorada por el calentamiento global

Texto: Observatorio Memoria y Libertad
Fotos: Karen Castillo – Observatorio Memoria y Libertad
Video: Red Universitaria Anticapitalista
Audios extraídos de
video de APIIDTT
Edición de audios: Radio Zapatista

La Caravana El Sur Resiste llegó en su quinto día de recorrido a la Colonia el Bosque, Tabasco, una comunidad ubicada entre el océano Atlántico y el Río Grijalva.

El Bosque, está en peligro de desaparecer debido a que, desde 2019, el nivel del mar comenzó a aumentar aceleradamente, arrasando con la costa, las calles, el kínder y la escuela y decenas de hogares.

El Bosque es una de las muchas comunidades alrededor del mundo en riesgo de desaparecer bajo el agua debido al incremento del nivel del mar causado por el cambio climático. En México, es una de las primeras comunidades identificada como desplazada por este fenómeno.

Hoy son pocas las casas y edificaciones que sobreviven la catástrofe en El Bosque, muchas familias han sido desplazadas y las que aún resisten, exigen al Gobierno Federal, apoyo frente a la destrucción de su comunidad, de sus hogares, de sus raíces, y de toda su forma de vida.

Así lo explican Cristina Isabel Vicente y Estanilada Cardona quienes nos dan un recorrido por la comunidad para mostrar las edificaciones que están en proceso de desaparecer bajo el mar, y contarnos además su testimonio y el de otros miembros de la comunidad que ahora esperan que el Gobierno Federal cumpla con el plan de reubicación que prometió a las familias de El Bosque en febrero de este año.

El 10 de noviembre del 2022 se hizo una rueda de prensa aquí en El Bosque para dar a conocer la situación tan terrible que vivimos, y ahí fue cuando comenzamos a ser escuchados por medios y autoridades. De cuando se hizo esa rueda de prensa, ya no queda nada, todo ha desaparecido.

Lo que nosotros pedimos es la reubicación, nosotros ya perdimos nuestros hogares, andamos rentando, prestando, pedimos la reubicación. Las autoridades nos han dado una respuesta, dicen que vamos a ser reubicados, pero dicen que toma tiempo, nosotros hablamos de al menos 60 personas que necesitan reubicación.

Como mencionamos, El Bosque no es la única comunidad alrededor del mundo que está en peligro de ser devorada por el mar.

Cristina y Estanilada continúan el recorrido por El Bosque, nos detenemos frente a una edificación que está a punto de derrumbarse. Detrás, el mar picado y el viento fuerte continúan con el proceso de erosionar los cimientos del edificio. También se pueden apreciar restos de otras edificaciones entre las olas, así como árboles y ramas secas. Ahí, Cristina nos explica que esta edificación era su hogar.

Quiero compartirles que, esta de atrás, fue mi casa… fueron años de lucha para construir y, lamentablemente, hoy ya no tengo hogar. Es muy difícil para nosotros ser desplazados, es muy difícil estar ahora en la lucha, pero vamos a seguir.

Cristina se une a relatar su testimonio, de la que era hogar, ya no queda nada; un espacio vacío y las olas de mar son lo único que podemos observar.

Yo también perdí mi casa, ahí estaba mi casa y la perdí, quedé sin casa, ahora sí que… sin nada, ya no se ve, quedó abajo del agua.

El Proceso de Reubicación

Los pocos habitantes de El Bosque que aún esperan ser reubicados, relatan que ya hay contacto con instituciones gubernamentales, la SEDATU y la SEMARNAT son las que han mantenido contacto con la comunidad desde febrero del 2023.

Sin embargo, las familias aún no tienen una fecha posible para ser reubicadas y tampoco tienen conocimiento del lugar al cual serían reubicadas y mucho menos de la extensión del terreno que recibirán.

Cristina y Estanilada comentan que la comunidad espera poder permanecer cerca del mar, ya que son pueblo que históricamente se ha dedicado a la pesca y el mar es su fuente de alimento y de sostén económico.

Nosotros vivimos de la pesca, por eso queremos pedir si puede ser en un lugar en donde podamos hacer eso, es preocupante todo, muy preocupante, no sabemos a dónde vamos a ir, ni cuándo.

Sí platicamos como comunidad, nos sentamos, platicamos con el café y el pan, porque dicen que las penas con pan son menos. Nos ponemos muy mal como comunidad, las noches son muy preocupantes, nos la pasamos pensando en el mar, ese mar que ya nos da miedo de que vaya a subir más. Nos ha tocado a las 3am, a las 4am sacar cosas de la gente porque ya el mar subió, y sí nos pega como comunidad.

Además de vivir con la preocupación día y noche, de que más casas y espacios desaparezcan bajo el mar, la situación de servicios en la comunidad empeora día con día.

Cristina nos platica que la mayoría de las familias ha perdido los refrigeradores de sus hogares que se han descompuesto en el proceso. Esto no sólo dificulta que las familias puedan mantener sus alimentos por más tiempo, sino que además dificulta que medicinas para la diabetes se mantengan refrigeradas.

Los postes de luz también comienzan a ceder a las olas; la comunidad podría perder el servicio al acceso eléctrico en cualquier momento.

La comunidad entera casi perdió sus refrigeradores. Yo que tengo diabetes, por ejemplo, no tengo en donde guardar mi insulina, ayer me traje una barra de hielo, pero no sé si pueda traerla diario. Estamos de acuerdo con la reubicación, pero tenemos necesidades urgentes por lo mientras.

Al platicar con algunas personas de la comunidad, hacen mención de que entienden que el proceso de reubicación puede ser tardado y complicado; sin embargo, esperan que pueda haber otro tipo de plan mientras esperan que pueda aminorar la situación de crisis que se vive en la comunidad.

Pese a que el proceso de calentamiento global se ha identificado como una prioridad en la política internacional por los impactos que generará en la seguridad humana de millones de personas a nivel mundial, el Gobierno de México no cuenta con algún tipo de plan o propuesta de política pública que busque frenar este proceso.

De acuerdo con el Programa Estatal de Acción Ante el Cambio Climático del Estado de Tabasco, “los impactos que recibe la zona costera del Estado de Tabasco por ascenso acelerado del nivel del mar se traducen en la destrucción de tierras […] por acción del oleaje. Todos estos aspectos tendrán notables repercusiones tanto ambientales como sociales y económicas.”

Sin embargo, no existe un plan para atender a las víctimas de las catástrofes naturales que ya comienzan a presentarse, como el caso de la comunidad de El Bosque deja entrever, y que pronto se multiplicaran en todo el territorio nacional de no atender las causas de la crisis climática: el capitalismo devorador que continúa con un proceso de producción ilimitada a costa del medio ambiente y de la vida de todo ser vivo en el planeta.

Durante el recorrido, Cristina y Estanilada se detienen frente a otra edificación en proceso de derrumbe. Ésta era la escuela de la comunidad, el kínder también ya desapareció. Ahora los niños que quedan en la comunidad van a la escuela sólo 6 horas a la semana en una pequeña construcción con techo de lámina.

La vida de la comunidad, no sólo de sus edificaciones, también ha sido paulatinamente devorada por el mar.

La pérdida de las raíces de una comunidad

Cristina y Estanilada continúan encabezando el recorrido, caminamos por un kilómetro aproximadamente; el mar esta picado y el aire sopla con fuerza; el día de hoy entró otro Norte cambiando las condiciones climáticas del lugar que suele ser soleado y el mar tranquilo.

Llegamos a donde el río Grijalva se une con el mar Atlántico. Ahí Cristina y Estanilada se detienen, también niños, niñas, adolescentes, mujeres y hombres de la comunidad. Ahí nos señalan a una plancha de concreto que apenas si logra verse por encima del agua.

La plancha solía ser un muelle, y el punto de reunión de toda la comunidad; ahí las familias se reunían para pescar, la actividad que por generaciones ha moldeado la identidad de las personas que ahí habitan y su fuente de alimento y de economía.

Actualmente, el muelle ya no existe, la pesca casi ha desaparecido y con ella, todas las actividades que ahí se realizaban, así como el sustento de las familias. Éste es el testimonio ofrecido por Cristina:

Veníamos la mayoría de la gente a pescar, esto era como un tianguis, veníamos todos con cobijas y nuestros hijos se quedaban aquí dormidos y nosotros nos íbamos a pescar, llevábamos el producto a vender y en la tarde otra vez a pescar. Ya no pasa eso, ya no hay la producción que antes había, ya se perdió. Esto, compañeros, era nuestras raíces. Yo me siento triste, siento que el cambio climático nos está quitando nuestras raíces. Es algo muy triste, sabemos que si un día entra un norte más duro o un huracán, podemos desaparecer de la noche a la mañana.

Esto era un muelle bien estructurando, pero se ha ido perdiendo, hundiendo. Aquí pescábamos, hacíamos fiesta. Yo nunca me imaginé que nos iba a pasar, cuando decían cambio climático, se escuchaba como una voz lejana, cuando escuchaba eso pensaba en la gente de la ciudad con sus coches, y no en nosotros que vivimos sin contaminación. El cambio no lo provocamos nosotros, pero lo vamos a pagar nosotros, hoy somos nosotros, pero mañana vamos a ser otros.

Sin embargo, ha sido el norte global el responsable de generar la crisis climática que vivimos y en específico es la población del norte global la responsable de generar millonarias ganancias a costa de millones de vidas humanas.

Lo que pasa en El Bosque no es un fenómeno espontáneo. A nivel mundial se ha puesto en el centro de la discusión sobre el calentamiento global, la necesidad de políticas públicas que pongan en el centro a las comunidades originarias, campesinas, pesqueras.

Son ellas las que han logrado proteger los últimos pulmones y áreas naturales conservadas a nivel mundial, y también las que más sufrirán los efectos del calentamiento global.

La tan profunda interrelación que los pueblos originarios tienen con el medio ambiente del territorio que habitan hace que la identidad, la economía y la vida comunitaria de los pueblos esten íntimamente unidas a la supervivencia de su territorio.

Así como en Puente Madera, Oaxaca, la comunidad explica que si el Pitillal es destruido para construir un Parque Industrial ya que es su fuente actual de vida, lo mismo pasa en el Bosque con la pérdida de la pesca como actividad vital.

Por esta razón, las soluciones gubernamentales a nivel mundial -y en México- necesitan ser profundas y a nivel de sistema; no hay vida que sobreviva el capitalismo devorador y su máquina de muerte.

Terminamos la visita y documentación en El Bosque con una comida que las familias de la comunidad preparan con esfuerzo y solidaridad. Pese a la incertidumbre, dolor, destrucción y preocupación que han vivido en los últimos años, aún hay esperanza, solidaridad y resistencia en sus ojos y en su actuar.

Los niños y niñas ríen y juegan en el agua, las mujeres platican y conversan entre ellas, la comunidad de el Bosque resiste y está en pie de lucha.

 

Audios de la bienvenida:

radio
Radio Zapatista

Caravana “El sur resiste” – día 4: Oteapan, Veracruz, centro geográfico del Corredor Transístmico

La caravana llega a Oteapan, centro geográfico del Corredor Transístmico

Texto: Observatorio Memoria y Libertad
Fotos: Karen Castillo | Dave Muoz | David Valero | APIIDTT
Audios extraídos de:
Videos de APIIDTT
Edición: Radio Zapatista

En el 4to día de la caravana El Sur Resiste, nos dirigimos a la comunidad de Oteapan en Veracruz. Esta carretera hace un trazo similar a la que pretende hacer el Tren Interoceánico, a los pueblos de Veracruz y Oaxaca los ha unido esta lucha contra uno de los proyectos más depredadores y destructivos de la 4T.

Oteopan es el cinturón de la región. Como en toda la caravana, el recibimiento fue cálido en el Barrio Naranjal que delimita con el Barrio de la Dina. Las y los compañeros que ahí resisten lanzaron cohetones anunciando nuestra llegada; además, los actos políticos estuvieron acompañados de música tradicional del sur de Veracruz y se realizó un homenaje a Bety Cariño y Jyri Jaakkola, tras 10 años de su asesinato mientras transitaban en una caravana humanitaria en San Juan Copala, Oaxaca. Los miembros de la comunidad de Oteapan recordaron su caminar con Bety, se leyeron poemas en su honor por jóvenes/jóvenes y niños de la comunidad.

El panorama que enfrenta la comunidad de Oteapan no es muy diferente a lo que hemos documentado desde el primer día. La 4T ha intentado por todos los medios posibles destruir el tejido comunitario para imponer el Corredor Interoceánico junto con todos sus megaproyectos asociados.

(Descarga aquí)  

Un joven de Oteapan denunció que hace dos años el gobierno expropió 2000 hectáreas de la comunidad. Esta problemática tiene más de 80 años; en un principio el gobierno de Veracruz buscaba quitar a la comunidad 200 hectáreas. A partir de 2022, el Gobierno ha intentado remover 7 barrios: La Dina, Tierra Colorada, Tapalan, Porvenir, Rancho Alegre, Predio Viveros, y el Naranjal; estas tierras abarcan el territorio por donde pretenden pasar las vías del tren, y colindan con la carretera Transístmico que conecta con Oaxaca.

Ante estos hechos, la comunidad realizó un bloqueo de carretera el 7 de marzo de 2022, exigieron el diálogo y que se respetaran sus límites territoriales. Sin embargo, también en esta comunidad la respuesta del Estado fue la violencia mediante el desalojo con cuerpos policiales y gas lacrimógeno; el 8 de marzo fueron golpeados por policías, quienes quemaron 50 motos de personas de la comunidad y 4 automóviles.

No estamos de acuerdo a que el gobierno, venga a recoger un voto y nos trate de esa manera.”


Foto: Dave Muoz

Oteapan es una comunidad que ya fue desplazada una vez, en la memoria colectiva aún está presente que hace 300 años tuvieron que dejar sus tierras que se ubicaban en la frontera entre Tabasco y Veracruz. Ellos denuncian que ese desplazamiento fue también por “problemas de ricos”; denuncian que ahora, después de tantos años, nuevamente pretenden despojarlos los ricos para seguir destruyendo y haciendo dinero ahora con otras tierras.

Mientras el evento trascurría por la mañana, nos enteramos que el Plantón Tierra y Libertad de Mogoñé Viejo, en Oaxaca, lugar donde apenas hace un día había estado la caravana, fue brutalmente desalojado por la Marina y la Guardia Nacional.

La respuesta de la Caravana El Sur Resiste fue la de la solidaridad por medio de la acción organizada. Después de anunciar las noticias, el Pueblo de Oteapan y de otras comunidades de Veracruz, decidieron bloquear la carretera Transístmico.


Foto: David Valero

Tiradero de coque a cielo abierto

Desde el 2013, se instaló en Jaltipan, municipio colindante con Oteapan, un tiradero de coque a cielo abierto sobre manantiales proyectos. A la planta llegan desechos tóxicos del proceso de refinación del petróleo en la planta de Pemex, General Lázaro Cárdenas, en Minatitlán, Veracruz.

Por años, la comunidad de Jaltipan y también de otras comunidades aledañas han denunciado los impactos negativos de dicha actividad en el medio ambiente de la región y también en la salud de los habitantes. Sin embargo, ninguna autoridad ha atendido las denuncias de la población, y hasta el momento, la planta continúa operando.

Al hablar con una joven de la comunidad, nos expresa su preocupación por vivir cerca de esta planta, que, aunque no se encuentra en Oteapan, impacta a toda la región.

El Coque es sumamente tóxico, contamina el manto friático, los gases se evaporan y se esparcen por la toda la zona… no sabemos hasta donde llegue, es sumamente cancerígeno.

De acuerdo con los pobladores, campesinos que viven cerca de la planta de coque han podido observar que las actividades comienzan a acercarse a tierras de Oteapan; una problemática más que ninguno de los tres niveles de gobierno ha atendido hasta el momento.

Marina desaloja a plantón Tierra y Libertad en Mogoñe Viejo, Oaxaca

Durante nuestra visita en el plantón Tierra y Libertad en Mogoñe Viejo, Oaxaca pudimos observar cómo camionetas con elementos de la Secretaría de Marina (SEMAR) y de la Guardia Nacional rondaban las inmediaciones del espacio en resistencia.

El día de hoy, mientras la caravana El Sur Resiste se encontraba en Oteapan, Veracruz, fuimos informados que aproximadamente a as 10am del día de hoy, 28 de abril, el plantón fue desalojado por elementos armados de la SEMAR, Guardia Nacional y policía municipal.

De acuerdo con los testimonios de miembros de la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (UCIZONI), los elementos llegaron por dos puntos y comenzaron a destruir el campamento, así como a golpear y violentar a hombres y mujeres que se encontraban ahí.

Hasta el momento, se informa de la detención de 4 comuneras y 2 comuneros. Incluimos aquí el comunicado enviado por la UCIZONI a las 3pm:

8 de abril de 2023.

15.00 horas. Después del violento desalojo sufrido por campesinos y campesinas mixes de Mogoñe Viejo afectados por las obras de modernización del ferrocarril del Istmo de Tehuantepec a manos de decenas de elementos de la Secretaria de Marina, de la Policía estatal y de la Guardia Nacional, y donde fueron detenidas 4 ejidatarias y 2 ejidatarios, informamos que las detenidas no aparecen y se presume que fueron trasladadas a la capital del estado de Oaxaca.

También comunicamos que se estableció desde las 12.40 horas un bloqueo carretero a la altura del puente Malatengo, mismo que ha sufrido intimidaciones por parte de la Secretaría de la Marina; también se reinstaló el Campamento Tierra Libertad. Organizaciones internacionales de derechos humanos y decenas de organizaciones nacionales están manifestando su indignación por el ataque sufrido esta mañana contra ejidatarios y ejidatarias mixes de Mogoñe Viejo y exigen la inmediata liberación de las y los detenidas.


Foto: David Valero

Las acciones de la SEMAR y de la Guardia Nacional, y por ende del Gobierno Federal y del presidente Andrés Manuel López Obrador, representan una grave violación a los derechos humanos, incluyendo el derecho a la protesta, el derecho a la libre expresión, el derecho de asociación, el derecho a la integridad física, y el derecho de los Pueblos Originarios a la libre autodeterminación, así como el derecho a no ser víctima de malos tratos, y detenciones arbitrarias.

Lo sucedido en Mogoñe Viejo, Oaxaca, es sumamente grave y requiere que organizaciones de derechos humanos a nivel nacional e internacional condenen estos hechos que demuestran la naturaleza del gobierno de López Obrador, un gobierno que se ha caracterizado por dividir a comunidades, reprimir y criminalizar actos de protesta, y por la imposición de proyectos ecocidas y etnocidas por intereses económicos de empresas trasnacionales.

Se hace un llamado también a todos los colectivos, comunidad e invidividuxs solidaridarios a nivel nacional e internacional a expresar su apoyo a la comunidad de Mogoñe y las 32 comunidades que conforman la UCIZONI y en repudio a las acciones represivas y autoritarias del Gobierno de México.

Lo mencionamos en nuestro reporte sobre la visita a Mongoñe Viejo; la tierra es de quien la trabaja, de quien la defiende, de quien la habita, de quien la pisa, de quien la ama y de quien la defiende. Por eso los derechos internacionales reconocen el derecho de los Pueblos Originarios a la libre autodeterminación, y este derecho implica decidir qué hacer en los territorios que habitan. Las tierras de Mongoñe Viejo le pertenecen a las personas de Mongoñe, no a López Obrador, ni a cualquier empresa nacional o transnacional.

En las palabras de una compañera de la UCIZONI:

Sabemos que el gobierno de Oaxaca ha dicho que, si no nos vamos, nos van a desalojar. ¿Cómo se atreven a decir esto? Ellos son los extraños y nosotros somos los dueños de esta tierra. Nuestros antepasados defendieron esta tierra, por eso existe, entonces ¿cómo van a desalojarnos de nuestra tierra?

A través de nuestro sitio web, y nuestras redes sociales seguiremos actualizando la información sobre Mongoñe Viejo y las y los compañeros detenidas/os. Nos sumamos a la exigencia por su libertad, así como la exigencia de terminar con la imposición del Proyecto de Desarrollo del Corredor.

radio
Radio Zapatista

Caravana “El sur resiste” – día 3: Pueblos del Norte del Istmo detienen al Corredor Transístmico

Texto: Observatorio Memoria y Libertad
Fotos: Karen Castillo, Observatorio Memoria y Libertad | El sur resiste
Video: Tejemedios
Audios extraídos de: APIIDTT
Edición: Radio Zapatista

La caravana El Sur Resiste, en su tercer día de caminar, llegó al Plantón Tierra y Libertad ubicado en Mogoñé Viejo, en la zona norte del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca. El plantón, cumplió 60 días de resistencia bloqueando la remodelación de las vías del Tren Transístmico.

Al llegar a Mogoñe Viejo, se puede sentir la fuerte organización de las más de 32 comunidades que han sostenido este espacio de resistencia; las mujeres caminan de un lado a otro- cortan carne y vegetales, reparten café y tamales- hay mantas colgando que exigen detener las obras.

Al recorrer el plantón, es impresionante ver el nivel de organización de la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (UCIZONI), hay espacios designados para todo, para las ollas, los platos, espacios para lavar trastes, cables en donde colgar las bosas, sillas y carpas para cubrirse del sol. Las personas se muestran cómodas en el espacio, algunas personas están sentadas en sillas esparcidas por el terreno, algunos niños y niñas corren y juegan en medio del bullicio del plantón.

La realidad, es que la gente se encuentra en su tierra, este es su territorio, y, en el territorio, se habita, se aprende, se vive y se organiza. Eso hace la unión de comunidades de la zona norte del Istmo, habitan el espacio, la tierra es suya; no del gobierno de México, ni de las empresas a las cuales López Obrador ha regalado territorios que no le pertenecen. Así lo deja claro una compañera parte de la UCIZONI:

“Sabemos que el gobierno de Oaxaca ha dicho que, si no nos vamos, nos van a desalojar. ¿Cómo se atreven a decir esto? Ellos son los extraños y nosotros somos los dueños de esta tierra. Nuestros antepasados defendieron esta tierra, por eso existe, entonces ¿cómo van a desalojarnos de nuestra tierra?”

La tierra es de quien la trabaja, de quien la defiende, de quien la habita, de quien la pisa, de quien la ama y de quien la defiende. Por eso los derechos internacionales reconocen el derecho de los Pueblos Originarios a la libre autodeterminación, y este derecho implica decidir qué hacer en los territorios que habitan.

Mientras el mitin comienza, camionetas de la Marina de México y de la Guardia Nacional rondan el plantón en repetidas ocasiones, “así es diario” , nos comentan las personas en Mogoñé Viejo.

La presencia de estos elementos armados es recordatorio de lo mucho que la resistencia de la UCIZONI ha incomodado al gobierno de Oaxaca, al gobierno de López Obrador, y a las empresas extranjeras que ven en estas tierras un jugoso botín para saquear.

Un Proyecto Porfirista

El compañero Carlos Beas Torres, explica que el plan de conectar la costa Oaxaca con la costa de Veracruz, es un plan que existe desde la época de la colonia española.

En 1899, el gobierno de Porfirio Díaz entregó la concesión del proyecto a la empresa inglesa Pearson and Son Co, el ferrocarril fue inaugurado en 1907 pero el proyecto perdió importancia cuando entró en operación el Canal de Panamá.

El compañero Carlos enfatiza, que varias de las concesiones en las cuales se basa el actual proyecto del Corredor Transístmico, se remontan a las concesiones de la época Porfirista. Un proyecto propuesto por un líder autoritario hace 100 años, busca interponerse el día de hoy.

López Obrador vuelve a repetir la historia, ahora regalando concesiones a empresas norteamericanas, en 2018, Obrador pactó con el ex presidente Donald Trump millonarias inversiones americanas en toda la zona del Istmo de Tehuantepec.

Sin embargo, la UCIZONI advierte que el proyecto actual va más allá de cualquier aspiración porfirista; no sólo se planean construir las vías, hay todo un plan de despojo para la zona del Istmo: gasoductos y oleoductos, refinerías, maquileras, minas y 10 parques industriales.

López Obrador está logrando materializar el sueño de todo sistema neoliberal, y los 32 Pueblos Originarios que conforman la Unión de comunidades del Norte del Istmo, han sido su mayor pesadilla.

“De junio del 2019 a marzo del 2023, hemos contabilizado alrededor de 69 movilización de pueblos para evitar que avancen los trabajos y los daños de estos proyectos. El 3 de febrero del 2023, se movilizaron 3 comunidades en conjunto: Palomares, Mogoñe Viejo, y Sarabia. Presente en las tres movilizaciones estuvo la Marina de México intentando amedrentar. Esta es la respuesta de la 4t a nuestras demandas.”

Los ataques en contra de la resistencia

Durante la visita de la Caravana El Sur Resiste al Plantón Tierra y Libertad, se discutieron las formas en las cuales el Estado mexicano (incluyendo autoridades estatales y federales) han intentado terminar con la organización que mantienen en contra del Tren Transístmico.

Estas fueron algunas de las formas de represión/hostigamiento más mencionadas por miembros de la UCIZONI:

1.Consultas amañadas y violación al derecho a la información: las personas detallaron cómo las autoridades federales no han otorgado información suficiente sobre el proyecto, mucho menos información suficiente en mixe, la lengua más hablada por los habitantes. De la misma forma, la consulta realizada por el Gobierno Federal fue señalada cómo un proceso falso y omiso.

2.- División de comunidades por medio de proyectos y dádivas del gobierno: los habitantes de esta región mencionaron al proyecto Sembrando Vida y otros programas de la 4T como las becas para adultos, como fuente de conflicto y división dentro de las comunidades al crear relaciones de clientelismo entre algunos habitantes y el gobierno federal y estatal.

3.- Violencia y amenazas por grupos del crimen organizado: esta es una de las amenazas que fue más nombrada durante el mitin, los miembros de la UCIZONI relataron que grupos de la delincuencia organizada han amenazado a autoridades ejidales y a miembros de la comunidad que participan en el proceso de organización comunitaria. En otras áreas del Istmo, la situación se repite, en la zona oriente de la región se identifican dos asesinatos de activistas y defensores comunitarios, en 2022 en Santa Cruz Tagolaba, el comunero Jesus Manuel García fue asesinado.

4.- Militarización y hostigamiento: junto con la llegada del proyecto y la resistencia de la comunidad, la Marina y la Guardia Nacional se han convertido en una presencia constante frente al plantón y en las marchas/mítines/bloqueos realizados por UCIZONI. La presencia y violencia de estos cuerpos militares (aunque la guardia nacional se presume civil), no se ha limitado al hostigamiento ya que las personas que resisten en el plantón Tierra y Libertad ya han sido atacadas en al menos una ocasión.

5.- Intentos de comprar a autoridades ejidales: los pobladores también detallan que personas del gobierno federal y estatal han presionado a autoridades tradicionales de los ejidos para aceptar fuertes sumas de dinero a cambio de ceder los derechos de las tierras.

Las sumas han ascendido hasta el millón de pesos, cifra que para una persona normal es enorme pero que, para el Gobierno Federal y las empresas involucradas, resulta insignificante.

López Obrador anunció en 2018, una inversión de 8 mil millones de pesos para el Plan de Desarrollo del Istmo de Tehuantepec. La pregunta e, ¿a dónde van esos 8 mil millones de pesos? ¿en dónde están los miles de millones de pesos utilizados para otros proyectos como los parques eólicos y los gasoductos de la región?

Resistir por la vida y la memoria

Durante el evento en el Plantón Tierra y Libertad se recordó a los activistas y defensores de derechos humanos Bety Cariño y Jyri Jaakola, asesinados el 27 de abril del 2010.

Bety y Jyri fueron asesinados en una emboscada durante la caravana humanitaria que se dirigia a la comunidad Triqui de San Juan Copala, a 13 años de su asesinato, aún no hay justicia.

La presencia de Bety Cariño sigue viva en la memoria y lucha de todas las personas que la conocieron, así lo relato una compañera y amiga de Bety del Centro de Derechos Humanos de los Pueblos del Sur de Veracruz “Bety Cariño”:

La esencia de Bety se logró sembrar en muchas de las personas con las que ellas trabajó, recuerdo que el día de su funeral, al momento de que se cargaba su féretro para llevarlo al panteón, una de sus alumnas, una jóven, gritó, hoy nos toca a las mujeres cargar el féretro, y ese día las mujeres cargamos el féretro. En la educación, en el trabajo con jóvenes, en las radios comunitarias, en la lucha contra las mujeres, en la lucha por los derechos de las mujeres; ahí estaba Bety.

La lucha de la UCIZONI demuestra la misma esencia de memoria y resistencia. No olvidar que los proyectos del Estado no traen bienestar. No olvidar que no existe la justicia por parte del Estado mexicano. No olvidar que la solidaridad es el arma de los pueblos. No olvidar que sólo por medio de la autonomía y la organización desde abajo, podremos vivir con dignidad.

Recepción en la comunidad de Oteapan en Acayucan, Veracruz

Después de Mogoñe Viejo, la caravana se dirigió a la comunidad de Oteapan en Acayucan, Veracruz. Allá, se realizó un acto de bienvenida a la caravana y un programa de música y poesía en honor a Bety Cariño y Jyri Jaakkola.

Aquí los audios de la bienvenida:

Página 5 de 161« Primera...34567...102030...Última »