Noticias:

EZLN

image/svg+xml image/svg+xml
radio
Subcomandante Insurgente Galeano

EZLN: Sobre el mar

SOBRE EL MAR.

Mayo del 2021.

Pensando en sus pasajeros, como debe de ser, el capitán Ludwig recomendó salir el día 2 en la tarde.  El oleaje previsto para el día 3 iba a hacer sufrir a l@s noveles mariner@s más de la cuenta.  Por eso el capitán propuso adelantar la salida para las 1600 horas del segundo día del quinto mes.

El Subcomandante Insurgente Moisés le escuchó con atención y estuvo de acuerdo.  Así que, ahora que se acostumbra usar la palabra “histórico” para cualquier cosa, es la primera vez que el zapatismo realiza algo programado antes de lo anunciado (por lo regular nos colgamos y empezamos tarde).  Ergo: es algo histórico en el zapatismo.

Salió entonces el Escuadrón 421 a las 16:11:30 del día 2 de mayo del año 2021.  Aquí les presentamos dos informes distintos sobre el mismo tramo de navegación.

Informe del Escuadrón 421 al Alto Mando Zapatista:
Itinerario del navío La Montaña.  Las horas están dadas en la hora oficial de la Ciudad de México, México (UTC -5).

Día 2 de mayo del 2021.  A las 16:11:30, La Montaña inició su travesía a una velocidad aproximada de 4 nudos (1 nudo = 1.852 km/h).  A las 16:21:30 tomó rumbo sur sureste y, a las 17:23:04, La Montaña inició una suave curva hacia el oriente.  A las 17:24:13 comenzó las maniobras para desplegar todo su velamen.  La tripulación, con el apoyo del Escuadrón 421, fue izando las velas.  A las 17:34 continuó el viraje y enfiló hacia el Este.  Completó la curva a las 17:41, teniendo al norte la punta sur de Isla Mujeres.  A esa hora tomó rumbo Noreste, en dirección al Primer territorio libre de América: Cuba.  Con el viento a su favor, La Montaña mantuvo velocidades entre los 8 y 9 nudos.  A las 23:01, al entrar al llamado “Canal de Yucatán”, su velocidad era de 6 nudos.

3 de mayo.  Madrugada.
A las 01:42 con velocidad de 8 nudos, La Montaña se acerca a las costas de Cuba.  Referencia: el Cabo de San Antonio.  A las 08:18:00, a unas millas al sur del Faro Roncali, pone rumbo al sureste.  Velocidad: 5 nudos.  A las 10:35:30 da un giro al Nor-norEste.  La velocidad sube a 7 y 8 nudos y ráfagas de viento maltratan el velamen.  A unas millas al suroeste de Cabo Corrientes, el Capitán decide entrar a la bahía del mismo nombre.  A las 13:55 bordea, por la izquierda, Punta Caimán.  El 3 de mayo, a las 14:25:15, el Capitán decide fondear frente al poblado cubano llamado “María la Gorda”; latitud 21.8225; longitud: 84.4987; para reparar el velamen afectado y esperar a que el viento amaine.

El día 4 de mayo del 2021, a las 16:55:30, La Montaña reinicia su navegar, ahora con rumbo Oeste-SurOeste, con velocidad de 6 nudos.  A las 17:45:30, a la altura del Cabo Corrientes, toma rumbo Sur-Sureste.  A las 19:05:30 gira para enrumbar al Este-Noreste.

A las 00:16:15 del 5 de mayo, La Montaña navega a 7-8 nudos.  A las 04:56:30, teniendo al norte Cayo Real y Cayo del Perro, el motovelero enrumba a Sur-Sureste.  Frente a la costa occidental de la Isla de la Juventud, dibuja dos “Z” sucesivas y a las 12:07:00 navega en paralelo a la costa sur de la mencionada isla, con 5 nudos y en dirección Este.  El último reporte recibido es de las 23:16:45 del 5 de mayo: 6-7 nudos con dirección al Este.  Se dirige hacia la ciudad y puerto cubano de Cienfuegos, para llegar ahí en el transcurso del día 6 de mayo.

En Cienfuegos, La Montaña habrá de repostar y estacionarse algunos días, para luego seguir su viaje.  Se reporta que el Escuadrón 421, en su totalidad, se encuentra bien y adaptándose.  Sin “gómitos” y sólo mareos leves.

(Continuar leyendo…)

radio
¡Compas Arriba!, Centro de Lengua y Cultura Zoque-Medios, Espoir Chiapas, Radio Pozol y fotografías de Amehd Coca Castillo.

Imágenes de la travesía zapatista en aguas internacionales

Isla Mujeres. 2 de mayo de 2021. Medios libres acompañaron la travesía zapatista en aguas internacionales hasta el atardecer de esta jornada dominical histórica en el Caribe mexicano.

Muchas dudas surgieron desde el pasado mes de octubre cuando los zapatistas anunciaron su viaje por el mundo y, en plena pandemia mundial, muchos pensaron que se trataría de un viaje en sentido figurado. Sin embargo, hoy la travesía se volvió realidad e Ixchel La Montaña ya hizó sus velas y navega hacia el puerto gallego de Vigo cerca de la costa portuguesa. Después de seis semanas en alta mar, las y los zapatistas desplegarán una manta gigante con el mensaje: ¡Despertad!

Las y los rebeldes de Chiapas renombrarán a Europa como Slumil K’ajxemk’op, que quiere decir “tierra insumisa” o “tierra que no se resigna, que no se desmaya”.


La Montaña en alta mar. Foto: Amehd Coca Castillo

Cobertura colaborativa de Medios Libres: ¡Compas Arriba!, Centro de Lengua y Cultura Zoque-Medios, Espoir Chiapas, Radio Pozol y fotografías de Amehd Coca Castillo.

radio
Radio Pozol, ¡Compas Arriba!, Centro de Lengua y Cultura Zoque-Medios, Espoir Chiapas, Regeneración Radio y fotógraf@s independientes

Subcomandante Moisés: Niñas y niños zapatistas de las delegaciones “van a jugar, van a pintar, como el cayuco que se está mandando y que ellos pintaron”

Isla Mujeres, Q.R., 2 de mayo de 2021. Desde el muelle, cuando miraba al horizonte alejarse el velero del Escuadrón 421 en las aguas turquesas de Cancún, el Subcomandante Moisés, vocero del EZLN, diálogo con los medios libres y declaró que “habría que preguntarles a los que vamos a compartir con ellos […] si tiene importancia o no tiene importancia lo que queremos compartir”.

El Subcomandante Insurgente Moisés consideró que “estamos siguiendo la ruta en donde vino hace 500 años, en este caso estamos siguiendo la ruta para sembrar vida, no como hace 500 años, es lo contrario”. Participarán en la traversía “todos, todas, todoas, todos los Caracoles, todas las Juntas de buen gobierno, esa es la primera parte pues, la punta de lanza, pero sigue”.

A las y los europeos, “les vamos a compartir que está en riesgo la vida tanto para los de la ciudad como del campo, es tiempo de despertar. Si no hay vida, no habrá nada, eso es lo que vamos a ir a decir”.

Además, el vocero comentó que hay que “luchar contra el capitalismo porque destruye a la madre naturaleza. Nosotros no, están los hechos que en los 500 años que no hemos destruido, pero el capitalismo sí, lo ha destruido, lo ha contaminado, cada vez peor, por eso dijimos de que se va a desmoronar un día, y es ahí donde así a todos nos va a llevar a la fregada”.

Añadió que el trabajo de organización con las y los compañeros de Europa “está caminando, pero falta que encamine más pues, por eso ahí vamos, vamos a ver cómo va, qué tanto de fuerza va a haber”.

El Subcomandante Insurgente Moisés confirmó que niñas y niños zapatistas van a participar como delegadas y delegados. “Estamos luchando por sus pasaportes, todos, todas y todoas”. Con la niñez europea, “van a jugar, van a pintar, como el cayuco que se está mandando, ahí los niñas y los niños zapatistas pintaron ellos e igual compartirán allá”.

En medio de muestras de cariño y apoyo a la travesía zapatista, el Subcomandante Insurgente Moisés despidió a la tripulación, estando al pendiente de todas las actividades de preparación de la delegación marítima, como el cuidado de los cuatro cayucos chiapanecos y, en especial, del Escuadrón 421 que navegan ahora hacia Europa.

Les deseamos un buen viaje y quedamos al pendiente de los próximos reportes de Tercios Compas.

Contribución colaborativa de Medios Libres: Radio Pozol, ¡Compas Arriba!, Centro de Lengua y Cultura Zoque-Medios, Espoir Chiapas, Regeneración Radio y fotógraf@s independientes.

radio
Radio Pozol

«Escuchar y aprender de sus historias, calendarios y modos», misión zapatista en Europa

2 de mayo. Isla Mujeres, México. La tarde de este domingo el la caravana marítima zapatista, dejó tierra mexicana para dirigirse a territorio europeo. La delegación indígena chiapaneca: recibió el mandato de los pueblos zapatistas para llevar lejos su pensamiento, es decir, su corazón, compartió el subcomandante Moisés. «Nuestr@s delegad@s llevan un corazón grande. No sólo para abrazar a quienes en el continente europeo se rebelan y resisten, también para escuchar y aprender de sus historias, geografías, calendarios y modos», agregó el vocero zapatista.

Entre observadores de derechos humanos, organizaciones sociales, prensa nacional e internacional y sociedad civil solidaria, el primer contingente zapatista partió hacia el continente europeo.

«Siete personas, siete zapatistas, forman la fracción marítima de la delegación que visitará Europa. Cuatro son mujeres, dos son varones y unoa es otroa. 4, 2, 1. El escuadrón 421», informó el subcomandante Galeano, sobre el grupo de zapatistas de la delegación marítima que arribará a Galizia, el próximo mes de junio.

«Los 7 son nacidos en el continente que llaman “América”, y el hecho de que compartan dolores y rabias con otros pueblos originarios de este lado del océano, los hace Latinoamericanos», abundó Galeano, sobre l@s siete integrantes de la primera travesía.

«Cuenta una de las leyendas mayas que Ixchel se tendió sobre el mundo en forma de arcoíris. Eso hizo para así darle al planeta una lección de pluralidad e inclusión, y para recordarle que no es uno el color de la tierra, sino muchos, y que todos, sin dejar de ser lo que son, juntos iluminan la maravilla de la vida. Y ella, Ixchel, la mujer arcoíris, todos los colores abraza y los hace parte de ella», compartió el otrora Sub Marcos, en el comunicado La Ruta de Ixchel, al hacer alusión al motivo de la travesía zapatista y su intención de dialogar con personas del continente europeo.

radio
Juana Machetes

Una Montaña a punto de zarpar…

2 de Mayo / Isla Mujeres.

Una Montaña a punto de zarpar…

En las geografías y calendarios muy Otroas viven personoas sin igual y suceden situaciones extraordinarias: un escarabajo que filosofa, gatoperros que…. navegan barcos rebeldes en montañas autónomas (pero no a la manera de Fitzcarraldo), crecen los sueños en la tierra y encuentras esperanzas como frutos colgadas árboles, esperanzas que alimentan a toda una flota de miradas donde se reflejan a Loas Otroas Mundoas que llegan a surcar estas aguas con sed de justicia y dignidad.

Durante… la gente leyó un relato de lo que siempre estuvo pasando, pero que ahora ya ES y ya ESTÁ pasando ¿otra vez? sí (pero que hasta esta fecha del dos de mayo de 2021, muchoas personoas podemos puede ver, escuchar y oler, porque de por sí ya se sentían como peces en el nuestros estómagos y lo veníamos saboreando con cada palabra que salía de las montañas del sureste mexicano.

(Continuar leyendo…)

radio
EZLN

El Abordaje. Del cuaderno de apuntes del Gato-Perro

Del cuaderno de apuntes del Gato-Perro:

El Abordaje.

La Montaña fue abordada el día 30 de abril del 2021, siendo las tales horas.  El navío se encontraba fondeado a unas 50 brazas del puerto, “alejado del bullicio/ y la falsa sociedad”.  Revoloteaban a su alrededor gaviotas reidoras, cormoranes, fragatas tijeretas, corocoros, y hasta un colibrí cándido, extraviado, buscaba hacer nido en el púlpito de proa.  En la carena, bajo la línea de flotación, delfines botella tamborileaban una cumbia, un tiburón ballena llevaba el ritmo con sus aletas y la manta raya extendía sus alas negras como caderas volando.

El grupo bucanero iba encabezado por el Subcomandante Insurgente Moisés quien, con una tropa formada por una insurgenta tercia, un insurgente choferólogo y mecánico, un base choferólogo, 5 terci@s, una comandanta y dos comandantes, asistía para despedir a la delegación marítima, el Escuadrón 421, y comprobar, in situ, que la embarcación reunía lo necesario para la epopeya náutica.  Un equipo de apoyo de la Comisión Sexta asistía para redactar las esquelas de los caídos en la acción.

No hubo resistencia por parte de la tripulación.  De hecho, desde antes el capitán había ordenado izar, a modo de trinquete, una gran manta con la imagen que identifica a la delegación marítima zapatista, sumando así a La Montaña, con toda la tripulación incluida, a la lucha por la vida.  Con la arboladura desnuda, más lucía e impetuoso centelleaba el símbolo del delirio zapatista.

Así que, digamos, fue un abordaje consensuado.  No hubo ningún intento agresivo por parte de la tropa zapatista, ni de la marinería anfitriona.  Y se podría decir que entre nosotros y l@s mariner@s de La Montaña había una especie de complicidad.  Aunque, en el primer encuentro, ell@s estaban tan sorprendidos como nosotros.

Y hubiéramos permanecido ahí, mirándonos unos a otros e inmóviles, si no es porque, avanzando desde popa, un insecto extraordinariamente parecido a un escarabajo, gritó: “¡Al Abordaje! ¡Si son muchos, corremos! ¡Si son pocos, nos escondemos! Y si no hay nadie, ¡adelante que para morir nacimos!”.  Eso fue lo que decidió todo.  La tripulación miraba estupefacta al bichito y nosotros… pues no sabíamos si pedir disculpas por la irrupción, o sumarnos al ataque pirata.

El Subcomandante Insurgente Moisés creyó que era el momento oportuno para las presentaciones, así que dijo: “Buenas Tardes.  Yo me llamo Moisés, Subcomandante Insurgente Moisés, y ellas son…”  Al girarse para presentar a la tropa, el SubMoy se dio cuenta de que no estaba nadie.

Cada quien estaba recorriendo el barco con mal disimuladas muestras de júbilo y entusiasmo: las compañeras delegadas, cual reinas del Caribe, saludaban desde babor a las embarcaciones llenas de turistas que las miraban con curiosidad y escándalo, tal vez extrañadas de que, con este calor, las compas llevaran naguas largas.  Sobre todo porque las turistas llevaban unos bikinis que, de una vez, bien encueradas, no se puede creer.  Marijose se fue a proa y desde ahí contemplaba la casa de Ixchel, y pensaba para sí que no se pondría sus híper ultra mini shorts, porque no era cosa de humillar a las ciudadanas en el rubro de la sensualité.

Los comandantes David y Hortensia daban las últimas recomendaciones a una Lupita con una sonrisa que le desbordaba el cubre bocas.  El comandante Zebedeo se repetía a sí mismo: “no me voy a marear, no me voy a marear”, que es el antiemético que le recomendó el SupGaleano.

L@s tercios (4 varones, una compa y una insurgenta), por su parte, tomaban fotos y videos de todo,  Y cuando digo “de todo”, es de todo.  Así que no se extrañen si en las fotos aparecen sólo claraboyas, cabos, la cadena del ancla, molinete, orinque, lonas, cubetas para achicar el agua, y otras cosas propias de un buque que se dispone a cruzar el Atlántico en la muy noble misión de invadir, quiero decir, conquistar, quiero decir, visitar Europa.

(Continuar leyendo…)

radio
Radio Zapatista

Cartas náuticas II: Escuadrón 421 aborda el navío La Montaña

Isla Mujeres, 1 de mayo de 2021

La delegación marítima zapatista –el Escuadrón 421­– abordó ayer el navío La Montaña en tierras sagradas de la diosa maya Ixchel, en Isla Mujeres, Quintana Roo. Larga fue la travesía que la llevó hasta aquí ­y mucho más larga la que la llevará a las costas de Galicia en el viejo continente. La misión: Reunir las cartas náuticas de la resistencia y rebeldía zapatista con las de las luchas europeas, para así poder navegar estos tiempos tormentosos y encontrar puertos otros donde pueda florecer la vida a contrapelo y a pesar de este sistema de muerte.

La travesía de l@s delegados en territorio maya comenzó hace tres semanas desde sus diferentes comunidades al “Centro de adiestramiento marítimo-terrestre zapatista” en el Caracol de Morelia, donde llegaron el 10 de este mes. Allí permanecieron en cuarentena dos semanas, por precaución ante la pandemia del Covid-19. Durante ese tiempo, a partir del día 15, en varias geografías del territorio rebelde se realizaron actos de despedida a la delegación marítima que llevará la palabra zapatista para compartirla con las luchas y las resistencias del viejo continente.

Mientras tanto, manos zapatistas labraban y pintaban cuatro bellísimos cayucos que representan los diferentes elementos y etapas que conforman el caminar del EZLN: la ancestralidad maya con todo lo que eso significa; la silenciosa e inmensa construcción en la clandestinidad y el levantamiento armado del 1 de enero de 1994; la construcción de la autonomía en todos sus aspectos (gobierno, justicia, educación, salud, comunicación, agroecología, economía y mucho más); y la infancia zapatista, la encargada de preservar el pasado y caminar el futuro. El Escuadrón 421 se preparaba para la partida y los milicianos, insurgentes, autoridades civiles y bases de apoyo se preparaban para despedirlos.

Finalmente, el 26 de este mes, con una sencilla pero emotiva despedida, el Escuadrón 421 abordó la camioneta que lo llevaría hasta el puerto donde esperaba el navío La Montaña, llevando consigo a los cuatro cayucos, el equipo de comunicación de los Tercios Compas, el acompañamiento de observadores nacionales e internacionales de derechos humanos y el propio Subcomandante Insurgente Moisés. Y, según se dice, también el Gato-Perro. La caravana, a la que se sumaron varios medios libres, inició su largo recorrido, con una primera parada en el Caracol Patria Nueva, muy cerca de Ocosingo, donde fue recibida y despedida con cariño y alegría por mujeres, hombres, niños, niñas y pichit@s.

De allá se dirigieron al Caracol de Roberto Barrios, cerca de Palenque, donde además de palabras de despedida y reflexión sobre el significado de la travesía, hubo ceremonias, rezos y cantos: consagración de las cartas náuticas para que el espíritu de la lucha y de la vida l@s acompañara en su misión.

De allí partieron en un largo recorrido por la península de Yucatán hacia Isla Mujeres, a donde llegaron ayer, 30 de abril de 2021, para finalmente embarcarse en el navío La Montaña que desde hace tiempo allá los esperaba.

Es difícil describir lo emotivo de esa llegada. Su significado profundo. El sentido de la osadía y de esa quizás desesperada y sin duda alguna necesaria esperanza con la que l@s zapatistas se embarcan en esa travesía para sembrar semillas que permitan el florecimiento de la vida. No morirá la flor de la palabra, nos dijeron hace muchos años. No morirá la flor de la vida, nos dicen ahora.

Y es que resulta en extremo doloroso imaginar los tiempos en que los mayas hacían la travesía anual a Isla Mujeres para venerar a la diosa del amor, del agua, de la luna y la medicina, en este lugar otrora floreciente con una naturaleza deslumbrante, y presenciar ahora el horror en el que se ha convertido esa isla, símbolo fiel de la decadencia a la que ha llegado nuestra humanidad.

Si existe alguna alternativa para esto en lo que nos hemos convertido y lo que le hemos y continuamos haciendo a nuestro mundo, se encuentra en la delirante esperanza de los sueños imposibles que, en la conjunción de la teoría y la práctica, se puedan, quizás, transformar en realidad.

Fotos y texto: Radio Zapatista

Fotorreportaje:

(Continuar leyendo…)

radio
SupGaleano

Ayer: La teoría y la Práctica. Del cuaderno de apuntes del Gato-Perro

Del cuaderno de apuntes del Gato-Perro:

Ayer: La teoría y la práctica.

Una asamblea en un poblado en una de las montañas del sureste mexicano.  Deben correr los meses de julio-agosto de un año cercano, con la pandemia del coronavirus adueñándose del planeta.  No es una reunión cualquiera.  No sólo por la locura que les convoca, también por el evidente distanciamiento que hay entre silla y silla, y porque los colores de los cubre bocas se opacan detrás del vaho de las caretas transparentes.

Están ahí los mandos político-organizativos del EZLN.  También están algunos mandos militares, pero permanecen en silencio a menos que se les pida que hablen sobre un punto específico.

Son bastante más de lo que podría suponerse.  Hay ahí al menos 6 lenguas originarias, todas de raíz maya, y usan el español o “la castilla” como puente para entenderse entre sí.

Varios de los ahí presentes son “veteranos”, estuvieron en el alzamiento que inició el uno de enero de 1994 y, con las armas en la mano, bajaron a las ciudades juntos con otros miles de compañeras y compañeros, como uno más, una más.  Hay también “los nuevos”, hombres y mujeres que se han ido incorporando a la dirección zapatista después de muchos aprendizajes.  La mayoría de “los nuevos” son “nuevas”, mujeres de todas las edades y de diferentes lenguas.

La asamblea en sí, su desarrollo, sus tiempos, sus modos, reproduce las asambleas que se realizan en las comunidades.  Hay quien coordina la reunión, y es quien va dando la palabra e indicando los temas a tratar que han sido acordados de antemano.  No hay límite de tiempo para cada intervención, así que el tiempo adquiere aquí otro ritmo.

Alguien, ahora mismo, está contando una historia o un cuento o una leyenda.  A nadie le importa si lo que se narra es realidad o ficción, sino lo que se dice con ese recurso.

La historia va así:

Un hombre zapatista va caminando por un poblado.  Viste sus mejores galas y su sombrero nuevo porque, dice, va a buscar a una su novia.  El narrador imita el paso y los ademanes que vio en alguna de las películas que circularon a raíz del Festival de Cine “Puy Ta Cuxlejaltic” I.  La asamblea ríe cuando, quien cuenta la historia, hace el tono del Cochiloco (interpretado por Joaquín Cosío en “El Infierno”. Luis Estrada, 2010), y se quita el sombrero para saludar a una mujer imaginaria que pasa a su lado con una imaginaria mula llevando la leña ídem.  El contador de la historia mezcla el español con una de las lenguas mayas, así que en la asamblea, sin interrumpir, se traducen entre sí.

Quien narra el cuento ha recordado que es tiempo de elote, la asamblea asiente confirmando.  Sigue la narración:

(Continuar leyendo…)

radio
Radio Pozol | ¡Compas Arriba! | Centro de Lengua y Cultura Zoque | Radio Zapatista | Fotógrafos Independientes

EZLN: Que cuiden esa semilla, la planten, y la hagan crecer

Roberto Barrios, Chiapas, 27 de abril 2021.

Cuando el sol alcanzó el cenit, este 27 de abril de 2021 a las doce del día, milicianos zapatistas surgieron y se posicionaron en círculo alrededor de la ceiba majestuosa situada en frente de la entrada del Caracol V “Que habla para todos”, sede de la Junta de Buen Gobierno “Nueva Semilla que va a producir”en el ejido Roberto Barrios, a media hora de Palenque en Chiapas, México. Se acercaron enseguida unas mujeres zapatistas hasta el tronco del árbol sagrado de los pueblos mayas y, en silencio, pusieron delicadamente sus manos en él, recordando las raíces profundas de la vida que defienden hasta la muerte.

Al son de las palabras internacionalistas de un corrido interpretado por una banda local, la delegación marítima recibió toda la atención de las y los anfitriones de esta región tzeltal y ch’ol de la zona norte del estado chiapaneco. Cabe resaltar que los zapatistas guardan un extricto respeto a los protocolos de sanidad, en todo momento, inclusive en el baile popular nocturno. Ante la presencia del Escuadron 421 en el templete del auditorio del Caracol, ancianas y ancianos pronunciaron palabras en maya, en el recinto, alrededor de velas y flores que acogieron las oraciones rituales que bendicen el viaje de la primera delegación que se embarcará a Europa el próximo 3 de mayo.

Más tarde, en el auditorio, bases de apoyo, miembros de la dirección política, de la Junta de Buen Gobierno y del Comité Clandestino Revolucionario Indígena dieron su palabra.

“Esperemos que los compañeros cuiden esa semilla, la planten, y la hagan crecer”, expresó el Base de Apoyo Zapatista (BAZ), Fidel, del municipio autónomo Vicente Guerrero, en alusión a la palabra zapatista que será compartida a las personas del continente europeo con quien se entrevistará el llamado “escuadrón zapatista 421”, a partir del próximo mes de junio, como lo han comunicado los rebeldes chiapanecos. El acto de despedida se llevó a cabo en el Caracol zapatista de Roberto Barrios, al norte de Chiapas.

El BAZ Fidel, puntualizó que el escuadrón conformado por cuatro mujeres, dos hombres y un compañeroa, “decidieron llevar la semilla de resistencia y rebeldía por el mundo, es así que demostramos el amor y respeto por la vida, es así como queremos vivir en paz, sin destrucción que hace el sistema capitalista”. “La muerte llegará si no defendemos la vida. Los compas están dispuestos a llevar la semilla en los cinco continentes que es la idea que tenemos como zapatistas, empezando por el continente europeo”, agregó Fidel.

“Hoy estamos despidiendo a nuestros compañeros que saldrán de viaje. Estos compas van de todo corazón y llevan la semilla de la vida que nosotros como zapatistas llevamos años construyendo y cosechando. Y queremos que esa semilla llegue a tierras europeas. Esperemos que los hermanos europeos lo echen a andar esa semilla”, coincidieron en su participación bases de apoyo, milicianos e integrantes de junta de buen gobierno. “La idea es visitar los cinco continentes porque sabemos que el sistema capitalista no está en un solo lugar, esta dispersado a nivel mundial”, enfatizaron.

“No vamos a permitir que nos destruya el sistema capitalista, por eso no obliga a movernos, para poder así defendernos”, expresó un integrante del municipio Francisco Villa. “Ahora lo que es el mensaje y la semilla zapatista tiene que ir más allá a todas las personas sin distinguir el color o la lengua”, añadió el BAZ.

La salida de la delegación zapatistas, “abre una oportunidad de conocernos, escucharnos, mirarnos. Estamos dando la encomienda para que lleven la semilla de lucha por la vida de la humanidad y todos los seres vivos que habitamos en ella”, expresó Jaquelin,a nombre del Comité Clandestino revolucionario Indígena (CCRI). “Nosotros nos vimos obligados a tomar la decisión de salir a pesar del virus que nos tiene encerrados. El sistema capitalista no se detiene y avanza con el saqueo, el despojo y la destrucción de los seres vivos, como en los proyectos del tren maya, corredor interoceánico entre otros”, alertó la insurgente chiapaneca. “Vimos que era necesario escuchar el dolor, rabias y sus sueños de los hermanos de otra parte del mundo2, añadió de forma categórica.

“Seguimos vivos a pesar de cinco siglos de guerra de exterminio. Los conquistadores nos sometieron en las fincas, pero nuestros abuelos resistieron esa guerra de exterminio. Pueblos originarios de todas las partes del mundo que les hace falta organizarse, ¡despertad!”, finalizó la integrante del CCRI.

radio
Radio Zapatista

Cartas náuticas para un mar tormentoso

En unos días navegarán a Europa siete zapatistas – cuatro mujeres, dos hombres, unoa otroa, denominados Escuadrón 421 – con la alegre y delirante esperanza de que la semilla abrigada por siglos por los guardianes de la montaña pueda florecer en aquellas tierras.

 – * –

Hace 503 años y pocos días, un barbudo y quizás no muy aromático conquistador posó sus pies en las arenas de la Isla de Cozumel, perteneciente al señorío maya de Ekab, un 3 de mayo de 1518, tras navegar 25 días desde el puerto de Matanzas, en Cuba. Unos años antes, el 12 de octubre de 1492, el probablemente genovés Cristóbal Colón, tras dos meses y nueve días de navegación atravesando el Océano Atlántico, llegó a la isla de Guanahani en las Bahamas. Inició así lo que algunos han llamado el “encuentro de dos mundos” y que los mayas, en los Libros del Chilam Balam de Chumayel, llamaron “el inicio de los atropellos, el inicio del despojo de todo”.

Del cataclismo que acometió a los pueblos originarios de nuestro continente tras el dicho encuentro, se construyó una civilización que prometía y fructificó en riqueza de pensamiento, de creatividad, de belleza, de ciencias y artes. Pero también la idea de que había que progresar, que el Hombre (así, en masculino) se erguía superior a la naturaleza, a la que había que conquistar y subyugar y dominar para beneficio del hombre racional. Y con ello, subyugar y dominar y “educar” a aquellos otros y otras que por su naturaleza o desidia o ignorancia o pobreza o lo que sea, alejados estuvieran de ese Hombre sentado en la cúpula de la Creación.

Cinco siglos después, es difícil no preguntarse a dónde nos ha llevado esa carrera desaforada llamada progreso y modernidad. La destrucción sin precedentes de nuestro planeta que, de continuar así, todas las previsiones indican nos llevará al colapso de la vida humana y no humana. La brutalidad del feminicidio, la desaparición forzada, el despojo de todo, los cada vez más numerosos contingentes de mujeres y hombres y niños y niñas y ancianos y ancianas sin horizontes ni medios para subsistir, ya no se diga para florecer, la maquinaria de megaproyectos que arrasan todo lo que encuentran a su paso dejando destrozos por doquier, las guerras presentes y futuras, la pandemia presente que no es más que un síntoma y un aviso de lo que habrá de venir, el reino del crimen organizado y desorganizado ya no como aberración de nuestra civilización sino como el modus operandi de un sistema que ha perdido el rumbo. El dolor que crece aunque muchas veces su raíz sea difícil de identificar por quienes lo padecemos. La muerte que mata no sólo los cuerpos, sino el pensamiento, el espíritu, el corazón, la vida misma.

Desde hace ya algunos años es eso lo que los zapatistas nos han dicho una y otra vez. Y la pregunta: ¿Es posible un cambio de rumbo? ¿Es posible sembrar semillas de vida capaces de renacer de entre los escombros de un mundo que a todas vistas está llegando a su fin? En uno de los muchos encuentros organizados por ellas y ellos en tiempos recientes, el Subcomandante Galeano nos dijo con toda sinceridad: Lo único que les puedo asegurar es que es casi imposible. Pero los que sufren la brutalidad del sistema y la resisten e intentan re-existir cueste lo que cueste “nos dicen, nos enseñan, nos abofetean que hay que aferrarse a esa millonésima cifra de probabilidad”.

Y es que sucede que, a pesar, o quizás gracias al mar tormentoso de muerte que amenaza con hacer naufragar la esperanza, y con ella la vida, hay quienes resisten, quienes crean, quienes luchan por mantener a flote las embarcaciones colectivas y conducirlas a puertos otros donde la vida pueda volver a florecer. Y quizás sea en el encuentro de esas luchas y resistencias y esperanzas que no esperan sino que navegan contra viento y marea lo que nos permita vislumbrar el camino. Reunir las cartas náuticas corazonadas y sentipensadas en la lucha por sobrevivir y así darnos cuenta que, más allá de la mera sobrevivencia, hay mundos otros por construir, y que los ventarrones de muerte de modernidad y progreso serán incapaces de derrumbar.

Es por eso que ahora, siete zapatistas avanzan rumbo a las costas que hace 503 años pisó el conquistador Juan de Grijalva para zarpar rumbo a las Europas para encontrarse con todas y todos y todoas aquellas que en aquél continente resisten la muerte y luchan con todo lo que tienen por mantener a la vida con vida.

Porque sucede que, tras la devastación que aquí ocurrió con el aquél histórico encuentro que marcó “el inicio de los atropellos, el inicio del despojo de todo”, no todo quedó enterrado. Las semillas de ese otro mundo se mantuvieron guardadas, cuidadas, protegidas por los guardianes de las montañas, esperando el momento en que habría que volver a plantarlas para que así surgiera no el mundo de antaño, sino otro mundo. No la venganza, no el retorno, sino algo muy otro.

Dicen los zapatistas que dijo Ixchel, “madre-luna, madre-amor, madre-rabia, madre-vida”:

Que mañana al oriente naveguen la vida y la libertad en la palabra de mis huesos y sangres, mis crías. Que no mande un color. Que no mande ninguno para que ninguno obedezca y que cada quien sea lo que es con alegría. Porque la pena y el dolor vienen de quien quiere espejos y no cristales para asomarse a todos los mundos que soy. Con rabia habrá que romper 7 mil espejos hasta que el dolor se alivie. Mucha muerte habrá de doler para que, al fin, sea la vida el camino. Que el arcoíris corone entonces la casa de mis crías, la montaña que es la tierra de mis sucesores”.

Navegarán así en breve siete zapatistas – cuatro mujeres, dos hombres, unoa otroa, denominados Escuadrón 421 – con la alegre y delirante esperanza (delirante por tratarse de una millonésima cifra de probabilidad, pero también por ser una creación insurgente, creación que sueña y hace nacer lo imposible) de que la semilla abrigada por siglos por los guardianes de la montaña pueda florecer en aquellas tierras. Que las cartas náuticas del navegar zapatista en las montañas del sureste mexicano se puedan encontrar con otras cartas náuticas igualmente experanzadoras y delirantes de las luchas por la vida en el “viejo” continente.

Cartas náuticas con los cuatro puntos cardinales de la cruz maya, la cruz parlante de la experiencia zapatista. Los cuatro puntos cardinales representados por cuatro bellísimos cayucos labrados y pintados por manos zapatistas, que viajan con el Escuadrón 421 rumbo a Isla Mujeres, donde los espera el navío Montaña, y que ahora descansan en el Caracol de Roberto Barrios en la Selva Lacandona, antes de continuar su travesía rumbo a la embarcación.


La ancestralidad como pueblo originario de raíz maya.


La organización en la clandestinidad y el levantamiento armado.


La autonomía zapatista, el otro mundo posible hecho posible y en permanente construcción con el sudor y la alegría, la resistencia y la rebeldía de los pueblos zapatistas.


La infancia zapatista, las y los encargados de resguardar, proteger y reimaginar las cartas náuticas con las que se seguirá navegando el futuro.

– * –

Palabras de despedida de la Junta de Buen Gobierno del Caracol de Morelia, a nombre de todas las Juntas de Buen Gobierno zapatistas, el domingo 25 de abril de 2021:
(Descarga aquí)  

Ritual de despedida del “Centro de Adiestramiento Marítimo-Terrestre Zapatista”, Caracol de Morelia:
(Descarga aquí)  

Despedida en el Caracol 10, Patria Nueva:
(Descarga aquí)  

Palabras de bienvenida al Caracol de Roberto Barrios:
(Descarga aquí)  

Canción “Derrumbando las fronteras”:
(Descarga aquí)  

– * –

 

Página 1 de 5612345...102030...Última »