Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

A 25 años de las agresiones perpetradas contra las hermanas González Pérez por el ejercito Mexicano, se realizó una toma simbólica y clausura de la guarnición militar en la San Cristóbal de Las Casas, Chiapas para exigir que el gobierno federal atienda con prontitud el caso, y que sea el comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas quien realice el reconocimiento público de responsabilidad. Re-publicamos a continuación el comunicado del Comité Hermanas González Pérez.

Justicia para las hermanas González Pérez
25 años de impunidad, discriminación y olvido

Foto: Área de comunicación de las Abejas

El 4 de junio de 1994 en Altamirano, Chiapas, integrantes del ejército mexicano detuvieron arbitrariamente a las hermanas Ana, Beatriz y Celia González Pérez y a su madre Delia Pérez de González, indígenas tseltales. Las 3 hermanas fueron golpeadas, torturadas y violadas por los militares quienes obligaron a la madre a presenciar las agresiones.

Con el acompañamiento y apoyo de organizaciones de la sociedad civil, las hermanas y su madre, denunciaron el 30 de junio de 1994, la violencia vivida ante la entonces Procuraduría General de la República, que cedió competencia y trasladó la investigación a la Procuraduría de Justicia Militar en septiembre de 1994, la que archivó el expediente bajo el argumento de una supuesta falta de interés de las víctimas. Es así que ante la falta de investigación y sanción a los responsables, el 16 de enero de 1996, las hermanas González Pérez con el acompañamiento de organizaciones no gubernamentales1, interponen denuncia en contra del Estado mexicano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la que otorgó el número 11.565 al caso.

El 04 de abril de 2001, en el informe de fondo número 53/01, la CIDH concluyó que el Estado mexicano violó en perjuicio de la señora Delia Pérez de González y de sus hijas Ana, Beatriz y Celia González Pérez los siguientes derechos consagrados en la Convención Americana: derecho a la libertad personal (artículo 7); a la integridad personal y a la protección de la honra y de la dignidad (artículos 5 y 11); garantías judiciales y protección judicial (artículos 8 y 25); respecto de Celia González Pérez, los derechos del niño, en tanto que tenía 16 años de edad (artículo 19); todos ellos en concordancia con la obligación general de respetar y garantizar los derechos, prevista en el artículo 1(1) de dicho instrumento internacional. La CIDH establece igualmente que el Estado mexicano es responsable por la violación del artículo 8 de la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura.

En virtud de ello la Comisión recomendó al Estado mexicano: a) Investigar los hechos de manera completa, imparcial y efectiva en la jurisdicción penal ordinaria mexicana para determinar la responsabilidad y sanción de todos los autores de las violaciones de derechos humanos en perjuicio de Ana, Beatriz y Celia González Pérez y Delia Pérez de González; y b) Reparar adecuadamente a Ana, Beatriz, Celia González Pérez y a Delia Pérez de González.

A la fecha han transcurrido 25 años de impunidad y olvido. Cinco administraciones de gobierno han conocido de la obligación que el Estado Mexicano, en el presente caso, tiene para con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos siendo indiferentes y omisos, perpetuando la violencia patriarcal y racista hacia las hermanas González Pérez y su madre.

La nueva administración, en su discurso, ha asumido el compromiso de respeto a los Derechos Humanos de los pueblos indígenas y en particular de las mujeres, y en ese marco le recordamos que existe una deuda histórica con las hermanas González Pérez y pedimos al Presidente Andres Manuel López Obrador atienda con prontitud la demanda de justicia de estas 4 mujeres y cumpla, en representación del Estado mexicano con:

  1. Investigación y castigo a los militares responsables de la violación y tortura a Ana, Beatriz y Celia González Pérez.
  2. Realizar un reconocimiento público de responsabilidad en su calidad de Comandante en Jefe de la Fuerzas Armadas y con la presencia de mandos militares.
  3. Reparación integral por el daño causado, de acuerdo a la cosmovisión de las hermanas González Pérez.

COMITÉ HERMANAS GONZÁLEZ PÉREZ.

1COLEM, CEJIL y Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos.