News:

Women

image/svg+xml image/svg+xml
radio
Avispa Midia

(Español) La desaparición de Claudia Uruchurtu: un iceberg que emerge en Oaxaca

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Por Rafael E. Lozano

Una versión de este texto fue publicado en Corriente Alterna

En portada: Claudia Uruchurtu, activista de Nochixtlán, es víctima de desaparición forzada desde el 26 de marzo de 2021. Foto cortesía de la familia Uruchurtu.

“¿Es un huesito de pollo o de mano?”, pregunta una de las mujeres que busca a sus familiares desaparecidos en el basurero de residuos orgánicos en los Valles Centrales de Oaxaca.

–¿A ver? –responde su compañera, y suelta la pala con que cava.

Ambas analizan el hueso detenidamente, lo comparan con su propia mano.

–No –concluye la segunda– es de pollo. Déjalo allá para que las demás lo vean.

Es 13 de agosto de 2021. Ocho mujeres y dos hombres, integrantes de la asociación civil Sabuesos Guerreras, participan en las primeras jornadas de búsqueda de la recién creada Comisión Estatal de Búsqueda de Personas del Estado de Oaxaca.

Van vestidas para aguantar el sol, con gorras y botas. También llevan cubrebocas y alcohol para evitar un posible contagio de covid-19. Llegaron de madrugada en tres camionetas cargadas con picos, palas y varillas que ellas mismas consiguieron.

En este tercer día de la jornada de búsqueda se les notificó que no contarían con la custodia de la Guardia Nacional, que las había escoltado por barrancas y ríos durante las dos jornadas previas. Tampoco acudirá la titular de la Comisión Estatal de Búsqueda. La expedición queda, hoy, completamente en manos de los y las rastreadoras:madres, hermanas, esposas e hijas que se han visto orilladas a buscar por cuenta propia a los seres que aman.

“¿A quién buscan esta ocasión?”, les preguntó la prensa unos días antes, cuando anunciaron la jornada.

“A todos”, respondieron ellas, inmediatamente.

Jornada de búsqueda y aprendizaje de técnicas para rastrear fosas clandestinas, realizada por familiares de personas desaparecidas en el estado de Oaxaca, el 13 de agosto de 2021. Foto: Rafael E. Lozano / UIP.

Claudia Uruchurtu

El caso más reciente de desaparición forzada por motivos políticos en Oaxaca es el de Claudia Uruchurtu Cruz, una mujer de 48 años de edad. Antes de ser desaparecida en Nochixtlán, su lugar de residencia en la región mixteca del estado, documentó y denunció la corrupción en el gobierno municipal encabezado por la alcaldesa Lizbeth Victoria Huerta.

La noche del 26 de marzo de 2021 Claudia participaba en una manifestación en la plaza central de Asunción Nochixtlán. Al terminar, hombres desconocidos la forzaron a subir a una camioneta roja. Desde entonces está desaparecida.

Elizabeth Uruchurtu Cruz explica que su hermana Claudia había documentado el desvío y malversación de fondos del gobierno municipal, durante la administración de Lizbeth Huerta, quien en 2021 hacía campaña para reelegirse en el cargo.

Claudia había regresado a Oaxaca luego de visitar a sus hermanas en el Reino Unido en 2018. Volvió con el propósito de votar por Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales.

“Le dijimos: ‘Quédate, ya va a empezar el verano’ –recuerda Elizabeth–. Nos dijo que no, que ella se tenía que regresar porque López Obrador estaba de candidato y tenía que ir a votar, porque una vez que llegara López Obrador las cosas iban a cambiar”.

Antes de ser víctima de desaparición forzada, Claudia Uruchurtu documentó irregularidades en el manejo de recursos públicos en el municipio de Nochixtlán, durante la administración de la alcaldesa Lizbeth Huerta, del partido Morena. Foto: Cortesía de la familia Uruchurtu.

Ese mismo día, primero de julio de 2018, Lizbeth Victoria Huerta fue electa presidenta municipal de Asunción Nochixtlán a través de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena, PT y PES). Era la primera vez que una mujer ocupaba la presidencia municipal y la primera vez que Nochixtlán era gobernado por un partido diferente al PRI.

Pero poco cambió. Cuenta Elizabeth: “Cuando empieza la nueva administración y Claudia se da cuenta de que, en lugar de que estén invirtiendo el dinero en mejorar el pueblo se lo están gastando en pendejadas, ahí empieza la denuncia…”

Claudia detectó que, con la llegada de Victoria Huerta al gobierno municipal, sus familiares estrenaron motocicletas, otros recibieron cargos públicos y la misma alcaldesa adquirió un reloj valuado en más de 160 mil pesos, entre otros lujos.

Claudia acudió a los tres niveles de gobierno para denunciar los hechos: presentó quejas ante el Órgano Interno de Control del Ayuntamiento de Nochixtlán, la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental, el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de Oaxaca, al Congreso del Estado de Oaxaca, la Secretaría General de Gobierno de Oaxaca, la Secretaría de Gobernación federal y la Fiscalía General de la República, entre otras instancias. Nadie le respondió satisfactoriamente.

“Claudia nunca caracterizó su trabajo como activismo porque, en su pensar, toda la gente debería de estar luchando por sus derechos. Ella, simplemente, lo veía como su deber, como algo que cada uno debería estar haciendo para mejorar las condiciones en las que vives”, cuenta su hermana.

“Yo creo que, ahí, lo que pasó es que empezaron a ponerle presión al municipio por la cuestión de las auditorías. Llegó un momento dado en que las autoridades municipales decidieron que Claudia era muy incómoda”.

Las labores de búsqueda realizadas por la Guardia Nacional tras la privación de la libertad y desaparición forzada de Claudia Uruchurtu se realizaron al azar, sin responder a una investigación científica, denunció su hermana Elizabeth. Foto: Cortesía de la familia Uruchurtu.

La alcaldesa Lizbeth Victoria Huerta fue detenida el 7 de mayo de 2021, junto con dos de sus colaboradores cercanos, acusados de  la desaparición forzada de Claudia Uruchurtu. Otras dos personas fueron detenidas el 22 de julio del mismo año. Todas están en espera de sentencia. La audiencia de defensa está prevista para el próximo miércoles 13 de octubre.

Elizabeth advierte que esto es inédito, en comparación con la impunidad que prevalece en el resto de los casos de desaparición en Oaxaca. Respecto del caso se han pronunciado la Oficina en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), el Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU, Amnistía Internacional y parlamentarios del Reino Unido.

“Hemos tenido un acceso a las autoridades que no toda la gente tiene. Es, realmente, lamentable que tenga que ser así”.

Pese a todo, Claudia Uruchurtu sigue desaparecida.

El tamaño de la impunidad

Según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas, desde 1964 han sido reportadas como desaparecidas o no localizadas 3,629 personas en Oaxaca. El 90% de los registros corresponden a los últimos 10 años, durante los gobiernos de Gabino Cué Monteagudo (2010-2016) y Alejandro Murat Hinojosa (que empezó en 2016 y termina en 2022).

El mismo registro indica que 362 personas aún permanecen en calidad de desaparecidas o no localizadas. Sin embargo, diversas organizaciones no gubernamentales coinciden en que la cifra real es mayor. La Plataforma de Violencia Feminicida en Oaxaca, por ejemplo, ha documentado la desaparición de 1,415 mujeres sólo en lo que va del gobierno de Alejando Murat.

Por otra parte, en las últimas dos décadas (entre el 2000 y el 30 de julio de 2021) sólo 35% de las personas que fueron reportadas como desaparecidas, no localizadas y localizadas, cuentan con una investigación abierta en la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, según informó la propia institución.

Al mismo tiempo, el Poder Judicial del Estado informó que en los últimos 21 años únicamente ha iniciado 34 juicios por desaparición, pero no ha emitido una sola sentencia condenatoria.

Aprender a rastrear

Sabuesos Guerreras AC es una de las diversas organizaciones que buscan personas desaparecidas en México. La fundó en Sinaloa María Isabel Cruz Bernal, madre de Yosimar García Cruz, desaparecido en Culiacán el 26 de enero de 2017.

En 2020 la organización llegó a Oaxaca. Seis de sus integrantes viajaron al estado del sureste para capacitar a otras madres buscadoras.

“Llevamos, hasta la fecha –con cuatro años y seis meses desde su creación–, más de 180 cuerpos localizados. Tenemos más de 18 mil fragmentos calcinados y seguimos encontrando”, explica María Isabel.

Con el apoyo de las madres de Sinaloa, las buscadoras oaxaqueñas crearon Extensión Oaxaca. Marta Pablo Cruz es su representante. Ella busca a su hijo Jassiel Vladimir Florean Pablo, desaparecido el 21 de mayo de 2019 en Tlapa de Comonfort, Guerrero.

A María Isabel y a Marta las une haber nacido en Oaxaca y la convicción de buscar a sus hijos desaparecidos. Como ellas, sus demás compañeras buscan a familiares, cargan con ellas sus fotos y los nombran todo el tiempo: Félix Arturo Ayala Tamayo, José Manuel Macías Mendoza, Ángela Sánchez Cruz, Miguel Enrique Cárdenas Echavarría, Luis Alberto Hernández López.

La alianza entre las familias sinaloenses y oaxaqueñas se comenzó a cocinar a principios de 2020, durante un taller en el que compartieron experiencias de búsqueda, y se formalizó en septiembre del mismo año, cuando nombraron a Marta coordinadora general en Oaxaca.

Marta cuenta que las Sabuesos Guerreras de Sinaloa les enseñaron a enfrentar a servidores públicos, a solicitar las carpetas de investigación de su hijos –que no les habían entregado–, a exigir avances y a presentar quejas en las comisiones estatal y nacional de derechos humanos.

Con apoyo de familias de buscadoras de Sinaloa, las madres y padres de personas desaparecidas en Oaxaca aprenden técnicas de rastreo, identificación de fosas y anatomía humana. Foto: Rafael E. Lozano / UIP.

Se acompañan a las fiscalías cuando es posible y se esperan hasta que salgan, aunque llegue la noche. “Esas muestras de cariño, esas muestras de apoyo… Tengo más con esta gente que no es mi familia… Son hermanas del mismo dolor que estamos pasando porque hay esposas, hay madres, hay hermanas que buscan”, dice Marta.

Apenas llegan a la entrada del basurero de residuos orgánicos, las rastreadoras de Sinaloa descargan picos, palas, cernidores, varillas, radios y silbatos. También traen un dron para exploración aérea.

Reconocen el terreno y se dividen: un grupo irá al área de restos animales, llena de huesos; y otro grupo se irá más al fondo, a las pilas hediondas de basura orgánica, que desprenden vapor por la putrefacción.

Enseñan a las oaxaqueñas a identificar posibles fosas: zonas en las que la vegetación cambia o se hunde un poco, debido a las excavaciones. Les muestran cómo limpiar el área, cómo excavar, cómo usar y oler la varilla con la que punzan la tierra para diferenciar los olores del subsuelo e identificar el singular tufo de la descomposición humana.

Les comparten, con rabia y cariño, los conocimientos y la experiencia que han acumulado luego de tantos años de buscar “tesoros”, como llaman a sus seres queridos.

–¿No se entristecen cuando, después de una búsqueda, no encuentran nada? –les pregunta uno de los hombres oaxaqueños que está aprendiendo a oler la tierra para rastrear fosas, sorprendido de que las sinaloenses no suelten la herramienta ni en sus momentos de descanso.

–Nos entristecemos cuando encontramos algo –responde una de ellas, sin detenerse.

Lo que no hace el Estado

A raíz de la desaparición forzada de Claudia Uruchurtu, las autoridades federales realizaron diligencias de búsqueda, para las cuales solicitaron la colaboración de la Fiscalía estatal y de la Secretaría de Gobierno de Oaxaca.

El personal enviado para apoyar en un primer momento, recuerda Elizabeth, hermana de Claudia, fueron las secretarias administrativas del gobierno estatal. “Entonces, ahí, vienen todas las secretarias de la oficina a hacer labor de campo”.

Es desesperante, lamenta Elizabeth, que la búsqueda no se apoye en una la investigación judicial y científica, sino en acciones improvisadas: “Nos ha parecido muy triste el desperdicio de recursos. Si no hay líneas de búsqueda que salgan de la investigación, ¿a qué chingados vienen (a buscar)? Es como si pusieran un dedo al aire y dijeran ‘ahí vamos a buscar’, y entonces ahí viene la Guardia Nacional, y ahí vienen los dos binomios caninos que hay en el Estado, y ahí viene todo mundo”. Se trata, en suma, de una búsqueda a ciegas.

Esos recursos, en cambio, faltan ahí donde las búsquedas no cuentan con el interés de las autoridades, como es el caso de la jornada que realizan las Sabuesos Guerreras en el basurero orgánico.

Abrir paso a la esperanza

Al terminar el día las Sabuesas Guerreras han rastrillado la zona entera.

De los 3,629 reportes de personas desaparecidas y no localizadas registrados en Oaxaca desde 1964, el 90% ocurrieron en la última década, en los gobiernos de Gabino Cué y Alejandro Murat. Foto: Rafael E. Lozano / UIP.

“Parece que no logramos nada, pero hicimos un chingo”, dice una de ellas durante una reunión final en la entrada del basurero. Han pasado horas extenuantes de trabajo bajo el sol para abrir la tierra y darle paso a la esperanza con cada golpe de pala. En medio de la basura y la podredumbre reaccionan visiblemente nerviosas ante cada camioneta que se acerca y pasa de largo. No olvidan que buscar desaparecidos es una labor peligrosa, que es un trabajo que no les corresponde. Años y años de negligencia y desprecio gubernamental les ha dejado una convicción: “Si no los buscamos nosotras –dicen–, nadie lo va a hacer”.

radio
Avispa Midia

(Español) Por una constitución con lenguaje feminista, plurinacional y ecoterritorial

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Por Andrés Kogan Valderrama

 

Foto de portada por Mapuexpress

La Convención Constitucional en Chile sigue avanzando rápidamente, tanto por la aprobación de su Reglamento interno de funcionamiento como por la votación sobre las comisiones temáticas, haciendo que la discusión que se tendrá sobre los contenidos de la nueva constitución se vuelva cada vez más cerca.

No obstante, más allá de esa discusión de fondo que se tendrán en las comisiones conformadas, como son las de Sistema Político, Principios Constitucionales, Forma de Estado, Derechos Fundamentales, Medio Ambiente, Sistema de Justicia y Sistema de Conocimientos, el debate sobre el cómo se escribirán aquellos nuevos artículos es crucial.

Te puede interesar → Revueltas instituyentes en Chile y en toda América Latina

Lo planteo, ya que el tipo de lenguaje que se usará para redactar la nueva constitución, debiera estar situado desde una mirada inclusiva y transformadora, que visibilice a sectores que históricamente han sido negados por un constitucionalismo moderno, el cual se ha sostenido por sistemas patriarcales, eurocéntricos, capitalistas, racionalistas y antropocéntricos, que han usado la violencia física y simbólica para imponer un orden especifico.

De ahí que las constituciones que se han escrito antidemocráticamente en Chile, como son los casos de las de 1833, 1925 y 1980, hayan sido redactadas de manera racista, clasista y sexista, por un tipo de individuo (hombre, blanco, cuerdo, heterosexual y de clase alta). No es casualidad por tanto, que todas esas constituciones no hayan nombrado a las mujeres, LGTBQ+, locos, pueblos indígenas, afros, ecosistemas y otros animales.

Frente a esto, usar un lenguaje en la nueva constitución que plantee explícitamente a lo largo de todo el texto, expresiones y nociones como Madre Tierra, Ñuque Mapu, Sumak Kawsay, Pachamama,Küme Mognen, Todes, Nosotres, Neurodivergentes, Disidencias Sexuales, entre muchas otras, será un paso enorme para democratizar la forma como nos nombramos en esta nueva carta fundamental.

Se podrá decir, sobre todo desde los sectores más conservadores y negacionistas en Chile, que el lenguaje es neutro políticamente y que plantear algo así sería ir contra la RAE (Real Academia Española) y contra las bases mismas de la República de Chile, cuando justamente es eso lo que se trata. Es decir, despatriarcalizar, descolonizar y desantropocentrar el lenguaje, el cual evidentemente ha sido excluyente con amplios sectores existentes en el país, tanto humanos como no humanos.

En consecuencia, lo que se trata es de usar el lenguaje políticamente en la nueva constitución, para incorporar una amplia diversidad de seres y personas, más allá de lo que digan o no abogados constitucionalistas positivistas, a los cuales poco y nada les ha importado los planteamientos de movimientos sociales, como son los feministas, animalistas, socioambientales, indígenas, afro, migrantes, locos, al creer que las palabras son una mera representación de la realidad.

Por el contrario, como bien ha mostrado la sociolingüística, el lenguaje crea realidades, ya que son construcciones culturales, históricas y dinámicas, que lo que buscan es generar sentido de pertenencia y comunidad, por lo que es fundamental impulsar un lenguaje inclusivo y transformador para darle visibilidad en la nueva constitución, a quienes han quedado fuera por siglos.

Te puede interesar → Teresa Marinovic y lo idiotamente incorrecto en Chile

Por lo mismo, se vuelve importante la reciente aprobación de un artículo en el reglamento sobre mecanismos de transversalización de parte de les constituyentes, en donde los enfoques de derechos humanos, género, inclusión, plurinacionalidad, socioecológico y descentralización, estarán presentes en la nueva carta magna, para evitar así que predominen tecnicismos jurídicos y economicistas, que solo benefician a las elites imperantes.

En definitiva, nos encontramos como país en un momento demasiado importante como para descuidar el uso del lenguaje en la nueva constitución, la cual si bien se vio fortalecida democráticamente, tanto con la elección paritaria de constituyentes como por los escaños reservados para los pueblos indígenas, es posible y deseable ir mucho más allá de eso.

radio
Avispa MIdia

(Español) Canadá y Oaxaca simulan hermandad con pueblos indígenas

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Por Ñanì Pinto

En portada: Manifestación realizada en Oaxaca por comunidades indígenas en contra de la minera Cuzcatlán, filial de la canadiense Fortuna Silver Mines. Foto: Santiago Navarro F.

A unos días de concluir el evento denominado ‘Encuentros Indígenas Canadá-Oaxaca 2021’ organizado por el gobierno de México y Canadá entre el 20 de septiembre y el 8 de octubre de 2021, diversos pueblos, colectivos y comunidades indígenas de Oaxaca se deslindaron y denunciaron una “simulación de hermandad” con la que se pretende “desviar nuestra atención de los problemas estructurales y las situaciones de despojo y saqueo de las que pretenden hacernos objeto”.

En un posicionamiento firmado el 29 de septiembre por autoridades de San Pedro Apóstol y San Pedro Mártir, Ocotlán y de Capulálpam de Méndez, así como por las comunidades El Rebollero, Río Minas y Los Arquitos, San Pablo Cuatro Venados, Zaachila, se advierte que “el Estado Canadiense y el Estado Mexicano, a través del gobierno de Oaxaca, pretenden lavar sus rostros en lo que respecta a su relación colonial con las comunidades indígenas y afros”.

Comuneros, comuneras y pobladores hacen un recuento del dolor y la violencia colonial que han sufrido los pueblos y comunidades indígenas de ambos países, desde el reciente descubrimiento en Canadá de fosas con cientos de cuerpos de infantes en antiguos internados para niñas y niños indígenas, hasta las concesiones mineras en México que han sido otorgadas a empresas canadienses en tierras comunales sin el consentimiento de los pueblos, las cuales han causado conflictos socioambientales que han provocado el asesinato de defensores y la contaminación impune de ríos y suelos.

Te puede interesar → Minera Cuzcatlán: Con licencia para contaminar

“Según datos del Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina, en México, el 50% de los conflictos mineros está relacionado directamente con empresas canadienses; de acuerdo con información contenida en el Sistema Integral Sobre Economía Minera, de las 242 empresas extranjeras con proyectos mineros en el país, 160 corresponden a Canadá; además de que el 74% de las concesiones para explotación mineras son otorgadas a empresas de dicho país” recalcan.

El comunicado también es firmado por el Comité Ixtepecano en Defensa de la Vida y el Territorio, el Espacio de Mujeres en Defensa de la Madre Tierra “Las Meñas”, el Colectivo Matza, San Miguel Chimalapas y la Articulación Por la Vida, Contra la Minería en el Valle de Ocotlán.

En el documento, los colectivos y las comunidades que han vivido en carne propia el embate de megaproyectos de capital extranjero con la anuencia de las autoridades locales, advierten que no le van a permitir ni material ni simbólicamente el avance “a quienes con sus leyes justifican o facilitan el exterminio indígena (…) a quienes confunden nuestra historia de resistencia con folklor y a quienes ocultan sus negocios tras la expresión “hermandad cultural”.

Los “Encuentros Indígenas Canadá-Oaxaca 2021” surgieron “gracias a la invitación del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, a sumarse a las diferentes conmemoraciones que México celebra este 2021”. Así lo establecen en su página web. “En ese contexto, se decidió hermanar al pueblo de Canadá con el pueblo oaxaqueño”.

Mientras tanto, las comunidades señalan que se encuentran en alerta máxima ante este acto de simulación de hermandad. “Sabemos que sus intereses son y serán siempre otros. Los lazos de afinidad y reciprocidad con lxs indígenas de Isla Tortuga los tejeremos nosotrxs, con el objetivo de extender nuestra resistencia, hasta que las praderas, montañas, ríos y animales vuelvan a ser libres, hasta que la resistencia nos permita vivir con dignidad, y no a la sombra de un deber ser impuesto y construido por aquellos que duplican sus inversiones gracias a nuestro exterminio”, finaliza el documento de denuncia.

radio
FrayBa

(Español) Nuevos desplazamientos por violencia en Pantelhó

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

• La omisión del Estado mexicano favorece el miedo y terror contra las comunidades en la zona

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) ha recibido información sobre el desplazamiento de al menos 90 personas originarias de la comunidad Nuevo Paraíso, San José El Carmen y de la cabecera municipal del municipio de Pantelhó; en su mayoría son mujeres, niñas, niños y adolescentes e integrantes de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal (Las Abejas de Acteal), esto debido a la tensión política que se vive en el municipio de Pantelhó.

Según información recibida por autoridades comunitarias de Pantelhó y Chenalhó, en los próximos días el número de desplazados aumentaría debido al miedo a que se desate la violencia el próximo 1 de octubre: “Hay miedo que los sicarios de Raquel Trujillo lleguen, que hagan bloqueos y haya enfrentamientos, por eso la gente ahora tiene miedo, muchos ya se están alistando para salir, otros ya se fueron, se han ido a San Cristóbal de Las Casas y a otros municipios”.

La violencia ha ido incrementando, después de las declaraciones realizadas por el señor Raquel Trujillo, Presidente Municipal electo en el municipio de Pantelhó, de tomar posesión de su cargo el próximo 1 de octubre. Sus declaraciones ha impactado y generado temor a la población provocando nuevos desplazamientos. El Estado mexicano tiene la obligación de prevenir el desplazamiento forzado interno adoptando las medidas que sean necesarias, además tiene el deber de investigar, procesar y sancionar a los responsables, para que tales hechos no se repitan.

La ineficacia y simulación de las acciones del Estado mexicano sigue favoreciendo un ambiente de violencia y miedo contra las comunidades tsotsiles y tseltales de los municipios de Chenalhó y Pantelhó, obligando a las personas a abandonar sus hogares. Además el desplazamiento forzado interno vulnera el derecho a la libre circulación y residencia, afecta el derecho a una vida digna, provocando una serie de efectos nocivos, como la pérdida de la tierra y de la vivienda, la marginación, tortura, agudización de la pobreza y deterioro de las condiciones de vida, incremento de pérdida del acceso a la propiedad, inseguridad alimentaria y desarticulación social.

El Frayba se une al llamado de Paz y a la preocupación expresada por la parroquia de San Pedro Apóstol Mártir de Chenalhó y de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, frente a la espiral de violencia que hay en la región. Por último exigimos al gobierno de México la implementación de medidas cautelares y precautorias ante el anuncio de posibles hechos de violencia que vulneren la seguridad e integridad personal de la población en la región de los Altos Chiapas.

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México
28 de septiembre de 2021
Boletín No. 12

Descarga el boletín aquí

radio
Enlace Zapatista

THERE IS A WOMAN. Against the destruction of nature. Vienna, Austria

WORDS OF THE ZAPATISTA COMMUNITIES AT THE MARCH AGAINST THE DESTRUCTION OF NATURE
Vienna, Austria. In the voice of compañera Libertad, September 24, 2021.

Good afternoon.

These are our brief words in the form of a short story:

There is a woman.

The color of her skin does not matter, because she has all colors.

Her language does not matter, because she understands all languages.

Neither her race nor her culture matter, because all ways of being live in her.

Her size does not matter, because she is huge and nevertheless fits in one hand.

Every day and at all moments that woman is assaulted, beaten, wounded, raped, mocked and despised.

A male exerts his power over her.

Every day and every hour, she comes to us [nosotras, nosotros, nosotroas].

She shows us her wounds, her pain, her grief.

And we only give her words of consolation and pity.

Or we ignore her.

Perhaps as alms we give her something with which to treat her wounds.

But the man continues his violence.

We all know how this ends.

She will be murdered and with her death everything will die.

We can continue to give her only words of encouragement and medicine for her wounds.

Or we can tell her the truth: the only medicine that can cure her and heal her completely is for her to confront and destroy the one who is hurting her.

Knowing this, we too can unite with her and fight by her side.

We Zapatistas call that woman, “Mother Earth.”

As for the man who oppresses and humiliates her, give him whatever name, face, or shape you want.

We, the Zapatista peoples, call that murderous man capitalism.

And we have arrived at these geographies to ask, to ask of you:

Are we going to go on thinking that we can treat today’s blows with salve and painkillers, even though we know the wound will be bigger and deeper tomorrow?

Or are we going to fight alongside her?

We the Zapatista communities have decided to fight together with her and for her.

That is all we can say.

Thank you for listening to us.
Vienna, Austria, Europe, Planet Earth.
September 24, 2021.

 

radio
Camino Al Andar

An Extemporaneous Chronicle: Part One

An immersive record – as it is characteristic of Raúl Romero, describing the challenging trajectory of La Extemporánea from San Cristóbal de las Casas to Vienna, Slumil K’Ajxemk’Op’s territory.

By Raúl Romero.

Wednesday, September 8.

The wind farms and PEMEX compounds urge us to go faster. We don’t want night to fall on that stretch of the highway in the state of Veracruz. On other journeys we have been witness to criminal and state violence in that area. At nightfall, on this stretch of road, the commercial bus lines decide to wait for other units and travel in a caravan to support each other. Memory kicks in: “if they throw a stone at our window, don’t stop,” I tell my companion who drives the van we are traveling in. He replies: “It is not so easy, it depends on the amount of damage.” We both know that this is one of the practices used by some criminal groups to force you to stop, and then rob and/or kidnap you.

These are the things that we in Mexico have had to learn in order to be able to travel in a “more secure” way.

I finish sending the agreed message, at the agreed time, to the group monitoring us in Mexico City. I look up and a group of about ten people of African descent walks along the road. They are traveling with very few belongings and bottles of water, part of the migrant caravans that cross Mexico to reach the United States. The scene becomes commonplace. I try to keep count, but there are so many groups we encounter along the way that I have forgotten how many we have counted.

Photographs courtesy of Francisco Lion for CaminoAlAndar.

We arrive at our destination, San Cristobal de las Casas, Chiapas, at 8:30 pm. A couple of comrades are waiting for us.

We have a brief conversation, catch up. Hugs will be for another time: mouth covers, gel and disinfectant spray accompany our meeting. It’s time to rest. We have been on the road for more than 13 hours. We get settled in the space that we have been lent in solidarity to spend those two nights. In the early hours of the morning, I hear notifications of messages on my cell phone. I hear them in the distance, while dreaming.

Photographs courtesy of Francisco Lion for CaminoAlAndar.

The next day when I wake up I finally consult the phone.

“Don’t go out, there is turmoil in the village.”

“How are you? Don’t go near the north of Jovel.” These are some of the messages I read.

According to the Fray Bartolomé de las Casas Human Rights Center, the night witnessed confrontations between criminal groups in the northern area of the city of San Cristóbal de Las Casas, near the community known as Molino los Arcos.

The situation is serious: people assassinated, houses burned, terror. In Chiapas this scene has also become common: paramilitary and organized crime groups carry out constant attacks against rural and urban populations.

The municipal and state governments do not seem to be concerned about stopping this situation; on the contrary, they guarantee impunity and free mobility to these groups. The interventions of the federal government are also insufficient, or complacent depending on how you want to see it. Chiapas is a powder-keg. Its governor, Rutilio Escandón, “is kept in the government with pins” and through agreements with other power constituencies.

Photographs courtesy of Francisco Lion for CaminoAlAndar.

On Thursday the 9th, the entire day consisted of preparations and informal meetings with compañeros and compañeras from other organizations. In the morning we went to the Center of Autonomous Resistance and Zapatista Rebellion Caracol Jacinto Canek, a Zapatista caracol in the heart of San Cristóbal de las Casas. We signed up on a list and announced that we would accompany the caravan. The next day La Extemporánea, the Zapatista airborne delegation will leave for Mexico City, where they will stay for a few days and then fly to Vienna, Austria. Outside the Caracol remain people of solidarity, comrades, filmmakers, independent journalists. We share information and tips for the trip.

In the afternoon of the same Thursday we attended a seminar held by some collectives of the region. The predominant theme of the interventions was the attacks that occurred in the early hours of the morning.

They talk about organized crime, corruption, dispossession, resistance, the struggle for life, the role of women, the objective of the intensification of the war in Chiapas, the situation of terror. There is fear and uncertainty.

An older man takes the floor and maps the links between local governments and organized crime.

He concludes: “we have to ask our allies in Mexico City to help us communicate what is happening in Chiapas. If we write it, they will kill us.”

Photographs courtesy of Francisco Lion for CaminoAlAndar.

Night falls again, a reminder that we must hurry.

We distribute the tasks between the three: buy food, water, put gas in the car. My travel partners go together, and I walk through the center of San Cristobal. I adjust my mask, dodging tourists and moving away from where I see the highest concentration of people. It seems that for the hundreds of visitors the pandemic is over: they go without masks, or healthy distance, or any other measure. I meet up with three comrades who live in town, friends of many years. We find a corner and quickly catch up. Jokingly I tell them, “the pandemic is over here, isn’t it?”. Their response is similar to what I have read in the press or heard from others: “The health measures here are a disaster. Listen to what the health workers say… In the protests against AMLO a few weeks ago there were not only the compas of the CNTE, there were also women and men doctors and nurses. Many people died in the communities who were not included in the COVID statistics.”

On Friday, September 10, very early, at 6:00 am, we arrived again at the Caracol Jacinto Canek. The Extemporánea has already boarded the four trucks that will take them to Mexico City. Also on the trucks are the Comando Palomitas, the group of boys and girls who have a special mission on the trip: to play. Also on board is Después de los 17. (The Ixchel-Ramona Militia Section). A total of 177 people make up La Extemporánea. At the head of the delegation is the spokesman of the EZLN, Subcomandante Insurgente Moisés, who is also the coordinator of La Travesía por la Vida – European Chapter.

The Extemporaneous is the second Zapatista delegation to travel to Europe this year. Just last May, Squadron 421, the Zapatista maritime delegation, composed of Lupita, Carolina, Ximena, Yuli, Bernal, Felipe and Marijose, left on the ship La Montaña for Europe. After several weeks at sea, in June 2021, Squadron 421 arrived at its destination, which it renamed SLUMIL K’AJXEMK’OP, which means “Rebellious Land”, or “Land that does not surrender, that does not yield”. During its stay in Insubordinate Europe, Squadron 421 met with different organizations. It also led the historic mobilization of August 13, 2021 in Madrid under the slogan: They did not conquer us.

The caravan of vehicles is formed and begins to take its course. A filmmaker runs alongside us with his camera in hand. From the truck in front of us, half of the body of another documentary filmmaker comes out of the window: camera in hand, making funny contortions to get better shots. They both want to record this historic moment.

Several cars break away from the caravan before leaving San Cristobal de las Casas. From there we will be four trucks, five vans and one car that will make the trip.

We have already identified ourselves and we know who should go where. In Tuxtla Gutiérrez we notice that a local police patrol is following us. They take pictures of us. They speed up and get between the cars of the caravan. The same scene will be repeated in Tabasco, Veracruz, Puebla and the State of Mexico: state police patrols passing us, taking photos, closing the road.

Something similar happens with the patrols of the National Guard and the National Migration Institute. These two groups stop us on at least three occasions. The treatment is cold, aggressive. In one of the stops the situation becomes more tense than in the previous ones. Migration and the National Guard stop us at the same time. They want the compas to get out of the trucks. The human rights observers accompanying us argue the right to free transit. Migration insists. All of us accompanying the caravan surround the agents. Some of us turn on our cell phone cameras and start recording. A colleague begins to transmit live via Facebook. The agents look surprised, they don’t expect that kind of reaction. They let us go. We get back on the road.

Photographs courtesy of Francisco Lion for CaminoAlAndar.

On two separate occasions we stop for food. The Zapatista delegation is well prepared: bananas, water, tortas. They organize themselves to distribute them. Everyone always wears masks and safety face shields.

Photographs courtesy of Francisco Lion for CaminoAlAndar.

16 hours after leaving the Caracol Jacinto Canek we arrived at our destination: Carmona y Valle no. 32 in Mexico City. The location shows off the murals and ribbons that a brigade of artists had painted a few weeks earlier. Other Zapatista sympathizers have attended the reception. The large contingent from the Otomí Community residing in Mexico City stands out. The arrival is, like the departure, quick and orderly.

The Extemporaneous has arrived safely at its first destination. It is time to rest.

Photographs courtesy of Francisco Lion for CaminoAlAndar.

Published originally in Mexican-Castillian language by Camino al Andar. Part one of two, the second part to be published tomorrow.

Chronicle by Raúl Romero, photographs by Francisco Lion.

Translation by taller ahuehuete.

radio
Cura da Terra

(Español) Rumbo al 2o Encuentro Global de Mujeres Indígeinas “Cura da Terra” 2021

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Jueves 23 de septiembre 17hrs MX, conversatorio + estreno en línea del documental “Thelma Cabrera: curar el territorio”. Las mujeres indígenas que recuperamos las tierras robadas, somos alternativas vivas a la #CrisisClimática.

Rumbo al 2do Encuentro Global de Mujeres Indígenas #CuraDaTerra 2021. En vivo por facebook.com/crfger

radio
Radio Pozol

Mujeres zapatistas participan en concentración y marcha nocturna contra feminicidios en Austria

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Viena, 16 de septiembre 2021.

Un gran contingente de mujeres mayas zapatistas que llegaron a Europa Central hace dos días y medio se unió a las 18 hrs. a una concentración de protesta para exigir justicia para Shukri y Fadumo, dos mujeres de origen somalí, asesinadas hace dos días en Viena, pidiendo que no quede impune este doble feminicidio. Esta concentración fue convocada por la colectiva Ni una menos-Austria, la cual agradeció «a las compañeras zapatistas por su apoyo en nuestra reunión y marcha en este día tan triste».

Adelante de la iglesia monumental de Karlsplatz, las compañeras escucharon, aplaudieron y filmaron diferentes tomas de palabra de mujeres somalíes y de otros países de Europa y África que se expresaron en sus diferentes lenguas, en especial el somalí, el árabe, el español y el alemán austriaco. Cientos de jóvenes mujeres feministas e internacionalistas llevaban pancartas y mantas contra el patriarcado y el racismo. Estuvieron gritando consignas y cantaron una versión alemana de Vivir sin miedo de Vivir Quintana, antes de prender en silencio las luces de sus teléfonos celulares cuando cayó la noche. Después de escuchar los dolores en lenguas que tampoco medios libres de Slumil K’ajxemk’op pudieron entender, las compañeras de la Extemporánea siguieron el recorrido de la marcha de mujeres austriacas y migrantas que recorrieron calles anchas rodeadas de edificios imponentes que remontan al imperio austro-húngaro siglos atrás.

El campanazo de la iglesia de Karlsplatz no pudo callar a las voces altas ni los silencios de las mujeres expresando dolores que tal vez lograron captar los celulares de las compañeras zapatistas, así como la videocámara del compañero Tercio, encargado del registro audiovisual de la delegación aerotransportada del EZLN, quien fue el único varón zapatista presente en la concentración y la marcha nocturna. A lo mejor, la vibra antipatriarcal, antirracista e internacionalista de la primera marcha europea de la Sección Miliciana Ixchel-Ramona se nota en el llamado streaming (video en vivo) de medios libres desde Karslplatz en Viena, con comentarios en español de anfitriones de Zapalotta, en especial, el Comité de Solidaridad Mexiko-Salzburg, quienes explican el contexto y el sentido de las acciones de protesta contra los 21 feminicidios que lleva Austria en 2021.

Mucha emoción marcará sin duda la memoria de las compañeras milicianas, vestidas de playera rosa, pantalón de mezclilla y botas de piel, listas para caminar escuchando, intercambiar y aprender de las luchas de cientos de colectivas europeas insumisas que las invitan y exigen sin descanso “¡Ni una menos!”, “¡Alerta feminista!” y “¡ Stoppt den femizid !”.

#LaGiraZapatistaVa #Travesiaporlavida #EZLN
#niunamenos #vivasnosqueremos #stopptfemizide

Fotos:

(Continuar leyendo…)

radio
Subcomandante Insurgente Galeano

After 17 (The Miliciana Ixchel-Ramona Division)

Source: Enlace Zapatista

After 17
(The Miliciana Ixchel-Ramona Division)

September 2021

La Extemporánea [1] includes a division of milicianas [female members of the Zapatista civilian militia or reserves]. Apart from being one of the “Listen and Share our Word” groups, they will be in charge of security during the flight and will play one or more soccer matches with women’s teams on the European continent.

One hundred ninety-six milicianas signed up to travel. About twenty were less than 18 years old, so they prepared for the later journeys to the continents of Asia, Oceania, Africa, and America, expecting to be of age by then and able to obtain a passport.

The difficulties with getting their papers (they’re all extemporaneous) and the never-ending runaround at the whim of the government “officials” forced many to abandon the effort. Some are single mothers who have to work to provide for their children. The majority work to support their mothers and younger siblings. Training was also a problem, because it turns out it wasn’t a walk in the park, but rather required preparation for “Listen and Share our Word” work. What was most difficult for them was learning to listen.

Thirty-seven remained. Plus two minors: Defensa (15 years old) and Esperanza (12). So in all there are 39 milicianas. They have been quartered at the Seedbed for three months, practicing, learning, rehearsing, and waiting for the chance to travel: a place to arrive to in Europe. All are of Mayan origin and speak Tzeltal, Tzotzil, Cho´ol, Tojolabal and Castilla [Spanish]. A few are over 25; the majority are between 18 and 21. Their soccer skills are a State secret, but their willingness to struggle is obvious.

No adult male could enter their barracks without permission. If some lost dude entered, he was immediately surrounded by a group of milicianas and “encouraged” to leave at once with solid arguments from batons and slingshots.

The first days of their preparation and adaptation were difficult. The days to follow were even harder. Far from their families, partners, and familiar foods of their villages, they had to endure uncertainty, hunger, sickness, a new climate, the confusion of living with others who are different, the surprise of learning new things, and the astonishment of seeing they could do things they didn’t know they could. For example: listening. And pardon me for insisting again and again about listening, but I look outside and hear the whole world trying to talk – or rather, shout – and find no one, or almost no one, with the willingness to listen.

These combatant compañeras have left behind their first 17 years of life, whether they marked that year on their calendar recently or long ago. There is no doubting their identity: they are ZAPATISTAS.

-*-

As It Turns Out, No

A miliciana speaks during the General Assembly of the Extemporánea, during the evaluation of what was and was not achieved during the “Listen and Share our Word” preparatory course:

I didn’t know about anything that you all have described. I thought that it had always been this way, that I could go to school, have a boyfriend without the obligation to get married, that I could get married if I wanted or not get married if I didn’t, that I could dress how I wanted, that I could participate, learn and teach. I thought it had always been like it is now, where we have rights and not just responsibilities. But now I’ve heard what the compañera said about what life was like in the time of the finqueros [plantation owners]. I heard what it took to prepare to struggle. I heard what it took to go to war. I heard how autonomy was built. So I think I have to get ready to defend what we have built so that those times never return. I thought that’s just how it was, that women were born into freedom. But it turns out that, no, they had to fight, they have to keep fighting. So there’s no rest.”

(Continuar leyendo…)

radio
Compas Arriba

(Español) Flotilla de mujeres y disidencias se encuentran con zapatistas.

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Catorce mujeres y disidencias con tres veleros tomaron el mar para visibilizar sus luchas. Navegaron para tomar su lugar en un mundo marítimo marcado por la dominación patriarcal y colonial. Las reciben cuatro mujeres y unoa otroa del #Escuadrón421 del #EZLN en la ciudad de Couëron cerca de Nantes, Francia, Slumil K’ajxemk’op.
#LaGiraZapatistaVa

Flotilla de mujeres y disidencias se encuentran con zapatistas. from Compas Arriba on Vimeo.

Página 8 de 54« Primera...678910...203040...Última »