Noticias:
image/svg+xml image/svg+xml
radio
Radio Zapatista

Ayotzinapa a tres años de la desaparición forzada de los 43

  • DSCN2191
  • DSCN2181
  • DSCN2177
  • DSCN2176
  • Copia de DSC03556
  • DSC03584
  • DSC03565
  • DSC03563
  • DSC03560
  • DSC03551
  • DSC03549
  • DSC03546
  • DSC03543
  • DSC03541
  • DSC03538
  • DSC03531
  • DSC03528
  • DSC03525
  • DSC03521
  • DSC03518

Tras 1095 días de resistir a las mentiras, a la represión y a la desaparición forzada de sus hijos, los padres y madres de Ayotzinapa antepusieron a su dolor la solidaridad con las víctimas y lxs afectadxs del terremoto del pasado 19 de septiembre. Esta nueva noche de 26 de septiembre, a la par de la organización y solidaridad colectiva de esta semana, los padres y madres persistieron en privilegiar la búsqueda de la vida como razón de ser de lxs de abajo, por lo que postergaron el anuncio sobre su marcha nacional y las próximas acciones de protesta a realizar: “Las madres y padres de los 43 y la normal de Ayotzinapa los abrazamos en estos momentos marcados por la tragedia. Sentimos muy hondo su clamor y nos hermanamos también en su búsqueda para que se remuevan los escombros de la injusticia y encontremos a las personas que amamos. Sabemos que el gobierno tratará de sacar ganancia política de su dolor. Recuerden que solo el pueblo ayuda al pueblo. Es el pueblo quien ha sostenido nuestra lucha y que en momentos difíciles nos ha ayudado a levantarnos”.

Bajo la lluvia y sobre la ciudad de nuevo derrumbada, de entre los escombros de la nación, quienés buscan a los 43 y a miles más aseguraron esta noche que si no nos hemos caído es porque somos nosotrxs -y más nadie- quienés nos levantamos a nosotrxs mismos.  Pese a todo y contra todo, seguimos  demostrándonos que en verdad no estamos solxs y que, como señaló Felipe de la Cruz, quizás cada día que pasa nos fortalecemos más:

(Descarga aquí)   El sismo de nuestra lucha por nuestros 43 hijos. Palabras del Comité de padres y madres de los 43.

(Descarga aquí)   Palabras de Felipe de la Cruz

(Descarga aquí)   Palabras de Vidulfo Rosales, abogado de los 43

(Descarga aquí)   Palabras de Mario César González, padre del normalista César González Navarrete

(Descarga aquí)   Palabras de Emiliano Navarrete, padre del normalista José Ángel Navarrete González

(Descarga aquí)   Palabras de Cristina Bautista, madre del normalista Benjamím Ascencio Bautista

(Descarga aquí)   Palabras del Comité Estudiantil de Ayotzinapa

 

radio
Medios-Frayba

[Medios-Frayba] Empresas mineras provocan división comunitaria en Chicomuselo

Chicomuselo, Chiapas. 26 de septiembre de 2017.

Boletín Informativo.
A las y los defensores de la Madre Tierra y el territorio
A los pueblos y colectivos organizados en defensa de la vida.
Al Congreso Nacional Indígena (CNI)
A los Centros de Derechos Humanos honestos e independientes nacionales e internacionales.
A los medios de comunicación independientes y alternativos nacionales e internacionales.
A la opinión pública.
CONTINUAN HOSTIGAMIENTO CONTRA EJIDATARIOS POR SU POSICIONAMIENTO CONTRA LA EXPLOTACION MINERA EN EL MUNICIPIO DE CHICOMUSELO, CHIAPAS.
El Comité para la Promoción y Defensa de la Vida “Samuel Ruiz”, manifiesta su preocupación ante la falta de atención por parte del Estado al conflicto interno en el ejido Ricardo Flores Magón en el municipio de Chicomuselo, Chiapas, derivado del posicionamiento que mantienen un grupo de ejidatarios de ese lugar de no permitir el paso de compañías mineras por esa comunidad, y es que desde la experiencia que vivieron en el año 2007 cuando permitieron el paso de la minera canadiense Blak Fire, fueron afectados con el ruido de los camiones, polvos que dejaban a su paso, deterioro de sus carreteras, además de daños a su salud, entre otros, hasta el día de hoy mantienen firme su decisión de no permitir el paso de compañías mineras.
Esta situación ha derivado que la Asamblea General, representado por su comisariado ejidal hayan acordado la destitución de un grupo de 10 ejidatarios de las Asambleas y no tomarlos en cuenta en los trabajos comunitarios, de igual manera fue destituido del cargo como Agente municipal de la comunidad el C. Rolando Hernández López, por los motivos antes expuestos.
El 14 de mayo del presente año cuando este grupo de ejidatarios participaba en labores de vigilancia para cuidar la entrada de mineros a sus territorios junto a otras personas de otras localidades fueron amenazados de muerte por una persona que responde a nombre de Isidro López Alvarado, vecino del mismo lugar quien portaba un arma de fuego. Hechos que fueron del conocimiento del Ministerio Publico de Chicomuselo por el cual se abrió el Registro de Atención Número 016-030-0605-2017, en el cual este sujeto reconoció los hechos y se comprometió a respetar la integridad de las personas, turnando el archivo como caso concluido por conveniencia de las partes.
Estos hechos nos recuerdan el caso de Mariano Abarca Roblero, asesinado en el año 2009 por oponerse a la explotacion minera en Chicomuselo, que operaba la empresa canadiense Blak Fire, quien fue amenazado de muerte y aunque denunció los hechos ante la Fiscalía del Ministerio Público quince días después fue asesinado, hechos que hasta el momento sigue sin esclarecerse.
Por otro lado manifestamos que la insistencia de compañías mineras por explotar minerales en distintas localidades del municipio de Chicomuelo, sigue provocando división del tejido social, toda vez que estas empresas se aprovechan de la pobreza de los habitantes para ofrecerles apoyos económicos para que acepten el proyecto minero, situación que provoca aumento de la conflictividad entre los que rechazan la actividad minera y de quienes están a favor.
Por información que proporcionan las comunidades tenemos conocimiento que la empresa MINERA BARITA DE CHIAPAS, representado por el Señor Alfonso Alarcón, supuesto propietario de las concesiones mineras en Chicomuselo, es la que se encuentra negociando el paso por el ejido Ricardo Flores Magón y en el ejido Grecia donde pretenden explotar los recursos minerales que hasta la fecha se mantiene suspendida.
Cabe mencionar que actualmente el municipio de Chicomuselo tiene 12 concesiones mineras con vigencia hasta el año 2059, mismas que fueron otorgadas a diversas compañías sin el consentimiento libre, previo e informado de sus habitantes tal y como se establece en instrumentos internacionales como el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo y la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas.
Por todo lo anterior este Comité de Derechos Humanos solicita al Estado Mexicano
en sus distintos niveles:
  • Cancelación definitiva de las concesiones mineras en el municipio de Chicomuselo, toda vez que es decisión de las comunidades que manifiestan su rechazo a los proyectos mineros.
  • Intervención urgente de la Procuraduría Agraria como órgano de apoyo por parte del estado para de defensa de los derechos de los ejidatarios quienes desde el mes de mayo no han sido atendidos pese al conocimiento de la mencionada dependencia.
  • Proteger y salvaguardar la integridad física de las personas defensoras de la tierra y el territorio en el municipio de Chicomuselo, Chiapas.
Por último queremos invitar a los pueblos, comunidades, ejidos, organizaciones de base, a los hombres y mujeres de este país para articular nuestras luchas en cualquier geografía contra este sistema capitalista y sistema de muerte. La tierra es una herencia de nuestros ancestros, y hay que cuidarla y defenderla. Nuestros pueblos y organizaciones han decidido firmemente defender la vida, el territorio y el medio ambiente, porque está en riesgo el futuro de nuestro país. Por tal motivo los y las invitamos para que participen a la mega peregrinación denominado “Movimiento contra la explotación minera y el despojo de la Tierra”, que estaremos realizando el día 2 de octubre partiendo desde la comunidad Ricardo Flores Magón a las 8:00 de la mañana y culminando en la cabecera municipal de Chicomuselo, Chiapas. 
chicomuselo3
Amenazas, hostigamientos y despojo a ejidatarios antimineros
Me llamo Silvestre Hernández Sánchez soy originario del Ejido Flores Magón del Municipio de Chicomuselo, Chiapas; integrado por 72 ejidatarios/as, del cual soy parte.
Soy PROMOTOR del Comité para la Promoción y Defensa de la Vida “Samuel Ruiz”, defensor de los derechos humanos y del medio ambiente.
Desde el 2003 la empresa Caracol empezó con la exploración y explotación de la Barita en la Mina la Revancha II del Barrio San Ramón del Ejido Grecia del municipio de Chicomuselo, Chiapas. en el 2005 transfiere las concesiones a la empresa minera canadiense denominada Black Fire Ltd, esta empresa por ser más grande redoblo horarios de trabajo y aumentaron más sus actividad de saqueo del mineral barita, es decir del diario pasaban de 20 camiones o más cargados de la barita, y en nuestro ejido vivimos muchos a la orilla de la carretera, todo el polvo que emitían al pasar los carros llegaban a nuestras casas y esto nos estaba enfermando los ojos, empezamos a padecer de conjuntivitis, mucha tos y enfermedades gastrointestinales por la contaminación del agua, hablamos en una de las asamblea que ya no se permitiera el paso a los camiones y se levantó un acta de acuerdo de ya no permitir el paso de la empresa, estuvimos de acuerdo y firmamos el acta, se mantuvo este acuerdo por mucho tiempo.
Lamentablemente con la entrada de la nueva autoridades ejidales, el presidente del Comisariado ejidal y su directiva, son pieza claves para obtener la anuencia de la comunidad, les compran su voluntad a las personas. Ya que estas empresas invierten en la compra y división de las comunidades. Reparten despensas y regalos, apoyan fiestas, pagan algunos gastos para mejoras de la comunidad y con esto les permite tener el apoyo de la comunidad. él comisariado ha manipulado a la asamblea para que se acepte este proyecto, y empieza la división del ejido.
El 30 de abril del 2016 un grupo de 12 ejidatarios en la asamblea manifestamos nuestra inconformidad y dijimos que no estábamos de acuerdo con lo que está haciendo el Sr. Cesar López Alvarado actual Presidente del comisariado y su directiva, ya que estos defienden los intereses de la empresa, y por este motivo han intimidado y condicionado a muchos que están inconformes: por ejemplo de quitarles el agua, de no firmarles oficios o documentos cuando lo necesiten. Prácticamente negarles todo servicio que necesite del ejido si no apoyan a este proyecto minero
Como defensor de los derechos humanos y en conjunto con otros compañeros/as nos han amenazado de muerte, nos han intimidado por defender la vida y la madre tierra ante estos proyectos mineros. En las asambleas ejidales hemos demostrado nuestra postura de No a la minería, si a la vida, sabemos bien que estos proyectos únicamente nos traen afectaciones, muerte y nada de desarrollo como la empresa minera lo dice. Me han acusado de que soy el alborotador en la comunidad y que me iban a destituir del ejido
El 30 abril 2017 en la asamblea ejidal al no aceptar firmar acta de acuerdo de paso de la maquinaria y los camiones de la empresa Minera Barita de Chiapas (MIVACHI), nos dijeron que para que asistimos a la reunión si no vamos a firmar los acuerdos que era mejor que ya no asistiéramos a las reuniones porque nada más les estorbamos y que no buscamos el bien del ejido.
Por lo tanto pido a las autoridades correspondientes que me restituyan mis derechos ejidales ya que mi única falta ha sido defender mis derechos, el derechos de todos/as y los derechos de la Madre Tierra ya que he cumplido con las cooperaciones económicas, trabajos y servicios en el ejido.
Se ha solicitado a la Procuraduria Agraria que hagan presencia en el ejido y aclaren cual es la función de cada uno de los representantes de autoridades del ejido y si el defender nuestros derechos nos deben de destituir del ejido.
Para nosotros los campesinos/as, La tierra y territorio son un elemento fundamental para la vida, es el sentido de nuestros pueblos y comunidades. Sin territorio no hay pueblo.
chicomuselo2
radio
Radio Zapatista

Momentos de las 72 horas de búsqueda en la fábrica colapsada durante el sismo del 19/9/17 en CDMX

La tarde del martes 19 de septiembre del 2017 ,  poco después de las 13 hrs. la fábrica ubicada en la calle de Bolívar esquina Chimalpopoca,  colonia Obrera, fue colapsada tras el sismo de 7.1 grados.

Durante las 72 horas posteriores, una multitud se volcó a la búsqueda de sobrevivientes.  Miles de personas acudieron al lugar , la mayoría de los presentes eran voluntarios-rescatistas improvisados- quienes desde el primer momento llegaron para  incorporarse al rescate;  pocas horas  después llego el   acopio, la comida preparada , los servicios  médicos,  psicológicos y las  largas filas de voluntarios quienes por turnos,  se rolaban el ingreso  a la “zona cero” con la esperanza de poder ayudar. Las largas filas de brigadistas se extendían sobre la calle de Fray Servando y sobre Chimalpopoca ; entre éstas, se encontraban estudiantes, amas  de casa , desempleados, jubilados y trabajadores, los cuales,  tenían que esperar hasta 4 horas formados para poder ingresar . En ocasiones lo lograban , en otras no les fue  posible , pues  los que lograban entrar no querían salir.

“ Lo lamento pero los que están adentro no quieren salir, ya se les nota  el cansancio, tienen entre  8 y 10 horas trabajando , se les doblan las patitas,  pero no quieren salir… son aferrados.”

Ese fue el espíritu de los dos primeros días de búsqueda, cientos de voluntarios ayudando, escuchando, hablando y coordinándose entre ellos; todos dispuestos, todos con un solo objetivo, encontrar vida entre los escombros .

Al cumplirse  el tercer día de rescate,  se restringió el ingreso de voluntarios y el lugar fue ocupado en su mayoría por militares y personal de  la CDMX;  solo permanecieron en la periferia de la “zona cero” , en las calles aledañas,  los comedores improvisados quienes seguían  repartiendo alimentos  a los presentes y algunos voluntarios-aferrados  que aún querían continuar. Justo a las 2:30 de la tarde del viernes 22 de Septiembre se dio por concluida la búsqueda, a pesar de que los cientos de  voluntarios ya no estuvieron presentes  en la clausura de la misma , en la “zona cero” quedo un testimonio de su hazaña.  La bandera de la escuela contigua  Simón Bolívar; bandera que los voluntarios recuperaron de la escuela junto a la fábrica colapsada y a la cual le grabaron  las leyendas .

“ No nos cansaremos …. Fuerza voluntarios … La banda.

Ésta bandera fue testigo hasta el último momento de lo que ahí sucedió. En presencia de este símbolo los militares rindieron homenaje,  cantaron el himno nacional,  clausuraron la búsqueda y con ella la esperanza. Al final de la ardua jornada fueron muchas las dudas -aun sin responder- que surgieron tras la clausura de la búsqueda: ¿Cuántas personas fallecidas?, ¿Cuántas rescatadas con vida?, ¿Cuántos desaparecidos?, ¿Cuáles eran las condiciones laborales de lxs que ahí trabajaban?,  ¿Por qué el ejército tomó el control?,  ¿Por qué portaba  armas largas?,  etc., etc.

Entre tantas dudas, solo había una certeza, en Chimalpopoca y Bolivar ,  “La  banda se la rifó”.

CDMX  26/9/17.   A tres años de la desaparición forzada  de 43 estudiantes Normalistas.

radio
CNI

Declaración del Congreso Nacional Indígena y del Concejo Indígena de Gobierno a 3 años de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa

A los padres y madres de los 43 compañeros estudiantes de Ayotzinapa desparecidos por el mal gobierno
Al pueblo de México
A los pueblos del mundo
A la Sexta Nacional e Internacional

Los que somos El Congreso Nacional Indígena, somos también el dolor, indignación y rabia que sigue y seguirá viva hasta traer de regreso a los compañeros estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, a tres años de que el Estado Mexicano, desapareciera 43 esperanzas. Encontrarlos con vida nos mantiene unidos a sus padres y compañeros.

Los  compañeros normalistas siguen desparecidos y el Estado no ha hecho mas que apostar al olvido y al desprecio a la memoria. En la destrucción está  su apuesta, y desde las ruinas nosotros, nosotras, reconstruimos la consciencia, la esperanza y un nuevo mundo.

Nuestro llamado es a reconstruir este país y para reconstruirnos con él necesitamos de regreso a nuestros compañeros estudiantes de la Escuela Normal Rural Raul Isidro Burgos, y a los miles de desaparecidos que el México de abajo no deja de buscar reconstruyendo  desde ahí la verdad y la justicia.

Por quienes no están, por quienes están y por quienes vendrán, reiteramos nuestra palabra. Estamos y estaremos con la lucha por la presentación de nuestros hermanos estudiantes de Ayotzinapa hasta el final. ¡vivos se los llevaron y vivos los queremos!

Convocamos a todas y todos los que somos el pueblo de México, de los pueblos, barrios, naciones y tribus originarias, a los pueblos no indígenas  que estamos en el campo y las ciudades, a no parar en la lucha por traerlos de regreso a casa y que los culpables sean castigados.

Llamamos a todas y todos a participar en las marchas y movilizaciones que convoquen las madres y padres de los 43 desaparecidos de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero a tres años de este crimen de estado.

A 26 de septiembre de 2017
Por la Reconstitución Integral de Nuestros Pueblos
Nunca Mas un México sin Nosotros
Congreso Nacional IndígenaConcejo Indígena de Gobierno

radio
Ké Huelga Radio

Testimonios de organización ante la crisis del terremoto

Ké Huelga Radio.-El día 23 de septiembre de 2017 participamos en la transmisión conjunta que se realizó con varias radios libres del país para dar una cobertura a la organización que ha surgido a raíz de los más recientes sismos que han sacudido al país.

Compartimos los enlaces que hicimos a varias partes de Morelos y Puebla; así como algunos testimonios de rescatistas y personas solidarias que han estado organizándose en Ciudad Monstruo. Agregamos una entrevista a una compañera quien nos narra la experiencia organizativa que surgió en Italia a raíz de un sismo hace unos años.

En los enlaces se narran las experiencias, se establecen los contactos para ayudar a las zonas devastadas por el temblor y se mencionan las necesidades que se requieren en los diversos sitios:

-Unas compañeras nos narran su experiencia en los lugares de derrumbe y centros de acopio en Ciudad Monstruo

-Un compa nos da su testimonio en el derrumbe de la fábrica textil de Chimalpopoca y Bolívar en Ciudad Monstruo

-Un reporte de cuatro pueblos devastados en Xochimilco en Ciudad Monstruo

-Información sobre el centro de acopio y el albergue que se estableció en el deportivo del SME en Ciudad Monstruo

-Unas compañeras nos hablan de la situación de Izúcar de Matamoros en Puebla

-Varios testimonios de la organización que se realiza en el Parque Juárez en Tehuacán, Puebla

-Una compañera hace un reporte desde el plantón de Palacio Municipal de Tepoztlán, Morelos

-Un compa nos habla de la situación de Totolapan, Morelos

-Tres audios de Tetela del Volcán, Morelos, en los que se hace un reporte de la situación en este lugar, se habla de las necesidades que tienen las comunidades y se hace un llamado a organizarse autónomamente para reconstruir el país.

-Entrevista con una compañera de Italia donde nos habla de la experiencia organizativa que surgió a partir de un terremoto que sacudió la ciudad de L’Aquila hace diez años

-Reporte del 21 de septiembre de 2017 donde se narra la manera como la población de Zacatepec estuvo organizándodse para repartir el acopio que se juntó para los damnificados del sismo del pasado 19 de septiembre.

(SIGUE ESTE LINK A LA PÁGINA DE LA KÉ HUELGA PARA ESCUCHAR LOS TESTIMONIOS)

radio
Noticias de Abajo ML/Somos el medio

Galería del memorial en honor a las costureras de la fábrica de Chimalpopoca

Noticias de abajo ML:

CDMX.- Ropas, lentes, muñecas y sobretodo gente llegaron el 25 de septiembre a las Calles Chimalpopoca y Bolívar. Se creó un memorial con el fin de que las costureras que fallecieron aún quedarán presentes, por esta razón, la Brigada Feminista convocó a dicha acción, a la que se sumaron colectivos y algunos vecinos


1-Objetos encontrados de la zona de derrumbe/ María Esparza


2-¡¡Si a la Vida!!/ Aurea Itandehui


3-Las mujeres vivas o muertas no somos un desecho/María Esparza


4-Verdad y Memoria/ Aurea Itandehui


5-Ni una más sepultada por la corrupción/ María Esparza

(Continuar leyendo…)

radio
Agencia SubVersiones

Resguardar la vida, frenar al Estado

Luego del sismo del 19 de septiembre, las fuerzas de seguridad del Estado intentaron controlar, de manera descoordinada, los sitios de derrumbe. La organización de vecinxs y voluntarixs ha logrado continuar las labores de rescate y mantenerlas hasta agotar todos los recursos:

radio
BrigadasAutónomas-Adherentes a la Sexta

Pronunciamiento de adherentes a la Sexta ante los sismos en México

Al pueblo de México

Al Concejo Indígena de Gobierno

Al Congreso Nacional Indígena

Al Ejército Zapatista de Liberación Nacional

A la Sexta Nacional e internacional

Somos colectivos e individuos adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, simpatizantes del EZLN y el CNI y personas de abajo y a la izquierda solidarios con el sufrimiento de nuestros hermanos víctimas de los recientes sismos y del sistema depredador que solo muerte es.

Como en 1985, los que dicen ser gobierno quedaron totalmente superados por la realidad. Hoy su país de las maravillas no lo ven ni ellos. Mientras tanto, somos los de abajo quienes sufrimos las consecuencias de estos desastres naturales y socio ambientales. Como hace 32 años, hoy el pueblo mexicano es el que sale a las calles y a los poblados a aportar su ayuda, quien entrega lo poco que tiene para socorrer al otro, al que sufre, al desconocido, al hermano. Algunos de los que tienen mucho, aportan mucho, entre quienes poco tienen, aportan lo que pueden, a veces todo lo que está en sus manos. Quienes nada tienen entregan su corazón y se prestan a servir en lo que sea requerido. Son quienes abarrotan las calles y se coordinan para juntar ayuda y distribuirla. Pequeños empresarios apoyan dando alimento y bebida a quienes su tiempo y esfuerzo obsequian. La esperanza, real, surge de esas sonrisas y esas miradas solidarias.

Ante esta respuesta común, creativa, creadora, autogestiva, el mal gobierno responde de la única manera que conoce: con la violencia, llamando protección civil a la ocupación militar represiva. Lejos de hacer lo que es su obligación, socorrer a las víctimas, envía al ejército, a la marina y a las diferentes corporaciones policiacas, a ocupar la vida civil y evitar el encuentro entre los de abajo. En actos de bandidaje, sus agentes de la violencia roban la ayuda que el pueblo reúne, y las desvían para entregarlas condicionalmente y promoviendo a sus figuras, gobiernos, instituciones y partidos. En los lugares de desastre el Estado se interpone entre quienes trabajan para evitar siquiera que se comuniquen y coordinen. Por estos días hemos visto cómo se implementa una versión del Plan DN-III, nombrada Plan-MX. Según apreciamos, el ejército acude a los lugares de desastre, donde el pueblo lleva horas o días participando exitosamente salvando vidas, y de manera prepotente desplaza a los rescatistas para tomar el control del lugar y operar de manera por demás inútil, incrementando el riesgo de muerte de quienes están atrapados en los derrumbes. En otros puntos, su acceso es amable y colaborativo frente a cámaras o con el sombrero ajeno de la solidaridad del pueblo, cambian de estrategia e impiden o entorpecen la continuidad de los trabajos de rescate. En cualquier caso, cuando se rescata a una víctima, se apresuran a montar una escena mediática en la cual aparecen como los héroes que arriesgan la vida por México. Podríamos decir que lo que ha montado el mal gobierno no es un operativo que tenga por prioridad el rescate de vidas, sino un montaje que busca revivir su propio cadáver, víctima de un derrumbe mucho mayor: el de su legitimidad. Llegado un momento detienen toda acción de rescate y no permiten a nadie acercarse siquiera, ni dan información, abandonando a quienes pudieran haber sido rescatados y dejándolos morir entre las ruinas de los edificios caídos. Eso sí lo hacen muy bien. Son expertos asesinando y desapareciendo al pueblo.

Para nosotros, hombres y mujeres de abajo y a la izquierda, lo que demuestran el mal gobierno y sus socios criminales, como las televisoras, es un profundo desprecio por la vida. Para ellos, solo se trata de un espectáculo macabro que viene muy bien a sus intereses de militarización de la vida cotidiana y para reconstruir la imagen social de un ejército que, lejos de defender al pueblo y la soberanía de lo que queda de nación, ha demostrado ser el principal protector de los intereses de los capitalistas trasnacionales y un implacable asesino del pueblo, especialmente de quienes resisten al despojo de sus territorios, sus aguas, su cultura, sus vidas comunitarias.

Advertimos también el intento de despojo y desplazamiento forzado de las víctimas (para esto los sismos les vinieron muy bien). Lo mismo en las comunidades rurales que en las ciudades afectadas, los desastres les  sirven de pretexto para limpiar de pobladores las zonas que interesan al gran capital. En las ciudades, principalmente en la de México, el sismo sirve para acelerar el proceso de gentrificación y entregarle nuevos terrenos a la mafia inmobiliaria asociada con los políticos de todos los colores, cuyas construcciones levantadas en años recientes, fueron las que más se dañaron, reflejando la laxitud en la aplicación de las leyes, cuando no la adaptación de estas para eliminar requisitos de seguridad en las construcciones.

Repudiamos el cobarde uso proselitista que politiqueros partidistas de los poblados y ciudades de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Puebla, Morelos, Estado de México y Ciudad de México, hacen de las ayudas que ellos no aportan y que en la distribución de la misma discriminen a quienes no son sus incondicionales o se someten a ellos. También el olvido intencional de las víctimas incómodas, las que no renuncian a su tierra para dejársela a los capitalistas que promueven proyectos de muerte, eólicas en Oaxaca, minas en Puebla, proyectos inmobiliarios en el Distrito Federal. Las inmobiliarias son en la ciudad los megaproyectos de muerte que colonizan el territorio nacional y que actúan con el auspicio y complicidad de las autoridades de los malos gobiernos.

Por si fuera poco, demuestran tener mucha prisa por volver a una aparente “normalidad”, aunque para ellos deban desaparecer a las personas que siguen atrapadas en los escombros, algunas vivas, otras no. Pretenden con esto ocultar la real magnitud de la tragedia y la enorme corrupción de quienes administran hoy, y lo hicieron ayer, los gobiernos de todos los niveles. Las vidas no importan, ni la dignidad de los muertos. Para ellos, un digno funeral no entra en sus cálculos monetarios ni políticos. Les importa que “no huela a muerto” y la cifra de víctimas, la oficial claro, no se incremente. Para nosotros, cualquier víctima, viva o muerta, que no se rescate representará un desaparecido forzoso, pues es el mal gobierno el que pretende desaparecerlos y tirarlos entre escombros, privando a sus deudos de la posibilidad de rescatarlos con vida, o siquiera darles una digna despedida.

Lamentamos mucho que al desprecio oficial se sume el de una clase media, a la cual se le está ayudando sin distingo alguno en estos momentos de zozobra. Nuestros hermanos otomíes que habitan diversos predios en las colonias Condesa y sus alrededores, sufren por el daño a sus viviendas, ante lo cual han decidido resistir permaneciendo enfrente de sus predios. A esta resistencia la atacan los gritos iracundos, discriminatorios y racistas de esa misma clase media que juega a la solidaridad selectiva, si acaso. No permitiremos que nuestros hermanos sean agredidos y forzados a desplazarse a los albergues que ellos rechazan. Los acompañamos en la lucha por conservar sus espacios, que tendrán que reconstruidos de manera autogestiva y con el apoyo desde abajo, pues para esos clasemedieros también existen víctimas de primera y de segunda.

De manera urgente, convocamos a la sociedad a rechazar el pretendido intento de finalizar la búsqueda de sobrevivientes y cuerpos. Esa es y debe seguir siendo la prioridad, y no la maquinaria o las telas de una fábrica textil, o la imagen bonita de una ciudad color de rosa. No permitamos un nuevo crimen de estado, ahora contra las víctimas de los sismos. No nos importan protocolos que ponen tiempo a la vida, nos importa la vida. Sabemos que en otros casos, se han recuperado con vida personas atrapadas por muchos días, semanas incluso. No deben entrar máquinas a remover escombros mientras falte una sola persona por ser rescatada.

Vamos a impulsar la reconstrucción autogestiva, que es reconstrucción no solo física sino del tejido social que ha destruido el mal gobierno.

Defendemos el desarrollo de las comunidades autónomas indígenas atacadas por la contrainsurgencia.

Defendemos el trabajo civil, constructor y defensor de vidas.

No vamos a ceder en el rescate de víctimas vivas y muertas.

No vamos a ceder territorios, autonomía y organización.

No vamos a dejar que el acopio popular sea monopolizado por el ejército, el Estado y las empresas capitalistas.

¡Ninguna sin rescatar!

¡Ni un solo desaparecido más!

¡No al desvío de los acopios!

¡Queremos rescatar a todos!

¡Fuera ejército y marina!

¡Viva la vida!

¡Viva la organización popular!

¡Vive México!

Brigadistas y solidarios adherentes y simpatizantes de La Sexta reunidos en el Café Zapata Vive el 21 de septiembre de 2017.

Próxima reunión de coordinación Sábado 23 de Septiembre 2017, 6 pm.

radio
Alma Karla Sandoval

Casi el epicentro. Crónica del terremoto en Jojutla, Morelos

Casi el epicentro

Por Alma Karla Sandoval

Los simulacros estaban listos. Miles de alumnos obedecieron, en cientos de escuelas, una efeméride aburrida, para ellos lejana. Así que se habían colocado en lugares seguros con la abulia de quien no sospecha que ese ensayo sería definitorio. Pocas horas después, el mundo iba a cambiar como en 1985: “Sentía que me iba a morir”, “pensé que ya no la contaba”, relataríamos con el pulso acelerado al recordar este 19 de septiembre.
“¿Dónde te tocó el temblor?, ¿qué estabas haciendo?”, se preguntaban los unos a los otros luego de los 7. 1, en la escala de Richter, gracias a los que supimos qué significa ser casi un epicentro: no sólo tierra que se abrió en Axochiapan, sino de pronto, con la furia de aquella sacudida, quedarnos a la merced del desastre, de la devastación, de los escombros en Jojutla, Zacatepec, Tlaltizapán, Tlaquiltenango y en casi todos los municipios o en cada ranchería de Morelos donde el universo saltó para derrumbar lo que éramos. “No vayas a Jojutla, ahí está bien feo, parece que cayó una bomba, todo el centro está destruido”, decían. “No, ni te acerques, ni vas a poder entrar, se levantó una nube de polvo horrible”.
Tierra adentro, después de la una con catorce minutos, hora del terremoto, tierra adentro, llegando a Zacatepec, la chimenea emblemática del Ingenio Emiliano Zapata, apareció rota, como mordida por un dios salvaje que la hubiera trozado con los dientes y escupido. Al caer esa mole, murieron varias personas. Avanzamos cruzando el lugar. Al dar la vuelta por una de las calles para llegar al cuartel militar y al Centro de Salud, la devastación como un venenoso aperitivo de la mirada con viviendas derruidas, techos a ras del suelo y piedra sobre piedra, viga sobre viga. “No, esto no es nada, espérese ahora que llegue a Jojutla, no se vaya a espantar”, recomendaron. “Aquí fueron unas cuantas construcciones. Allá, pues, hay más edificios”.

(Continuar leyendo…)

radio
Marcela Turati

El forcejeo entre “civiles” y militares

Dos puños en alto: la orden para guardar silencio. La seña hace enmudecer a cientos de personas que rodean el edificio de siete pisos convertido en cascajo; apagan las motosierras y detienen el motor del trascabo. Desde la cima de ese monte de piedras y varillas, en una esquina de la colonia Condesa, un militar grita mirando hacia los escombros:

–¡Norma, Consuelo o María, si me escuchan golpeen o griten!

 La instrucción le enchina la piel a varios, sólo de imaginar que bajo esas rebanadas de concreto sin ventilación pueden estar atrapadas tres mujeres.

Los oídos de todos se agudizan esperando escuchar un grito, un quejido, algún ruidito. Hasta los ritmos cardiacos parecen disminuir con tal de escuchar “el milagro”.

 –¡Norma, Consuelo o María, si me escuchan golpeen o griten!, repite inútilmente el de la voz de mando.

A metros de distancia, detrás de la cinta amarilla con la que los militares limitan el acceso “a los civiles”, un hombre que se resiste al peso del cansancio y que pasó como topo arrastrándose entre los escombros del edificio, buscando sobrevivientes, se lamenta: “Así no se hacen las cosas. Esos que están al mando no saben”.

Vestido con estampado de camuflaje, casco rojo y credencial que lo identifica como funcionario federal, el hombre, experto en rescates y espeleología, explica: “El protocolo que siguen está mal. Ellos pretenden sacar primero todo desde arriba, pero eso tarda y no permite que haya un avance.”

La montaña de cascajo supera las copas de los árboles que embellecen la avenida Ámsterdam (donde tenían privilegiada vista los departamentos pulverizados).

Es el mediodía del miércoles 20: han trascurrido 23 horas desde que ocurrió el sismo, y el monte de cascajo sigue a la altura de las copas de los árboles.

La cima ha sido conquistada por soldados, marinos, personal con chalecos de Protección Civil y algunos albañiles de brazos macizos, quienes por horas han retirado, capa por capa, los trozos de concreto que se encuentran en la punta y que a veces tiran a los costados, cuando no directo a la hilera de brazos de voluntarios, “civiles”, la mayoría, que se coordinan hasta colocarlos en un camión de basura.

“En el sismo del 85 nos metíamos entre los pisos, hacíamos túneles y llegábamos a los que estaban atrapados, encontrábamos gente viva o los cuerpos –prosigue el rescatista frustrado–. Pero con este procedimiento de quitar primero todo desde arriba, de estar levantando, no se avanza, se pierde tiempo y no dejan avanzar”.

(Continuar leyendo…)

Página 7 de 164« Primera...56789...203040...Última »