Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Fuente: Avispa Midia

Texto y fotos por Karen Castillo

Los días 23 y 24 de marzo se llevó a cabo la cuarta Asamblea por el Agua y por la Vida en el territorio de La Magdalena Tlatelulco, en el estado de Tlaxcala, asistiendo más de 500 personas de 300 pueblos originarios, comunidades, colectivos y organizaciones de distintas geografías del territorio mexicano, así como de otros países de Latinoamérica y Europa.

La consigna principal de esta Asamblea fue “No es sequía, es saqueo”, haciendo referencia a que “el agua, un elemento esencial para la vida, es disponible sólo para unos cuantos millonarios”, y denunciando que el Estado mexicano privilegia a empresas e industrias transnacionales que obtienen millones de litros de agua en concesiones.

Las comunidades ofrecieron cifras sobre la extracción de agua que el Estado mexicano permite a las grandes industrias, mencionando a la Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma, que extrae 143.7 mil millones de litros al año, a la Coca-Cola que extrae 55 mil millones de litros al agua y a la Compañía Industrial Minera, con la extracción de agua de 8 mil millones de litros al año. Otras empresas mencionadas como grandes explotadoras del agua en México fueron Danone, Nestlé, Bimbo, Bachoco, Walmart, así como empresas inmobiliarias y complejos turísticos.

Te puede interesar – Gobierno de México desconoce cantidad de agua utilizada por minería

Los participantes de esta Asamblea reconocieron que las dinámicas de despojo y saqueo son complejas y que además se entrelazan y se relacionan a otras formas de explotación.

Algunas de las problemáticas más mencionadas por las comunidades fueron el crimen organizado y el aumento de consumo de drogas como el cristal, sobre todo en las juventudes; la gentrificación de pueblos, barrios, colonias y el aumento del turismo desmedido; leyes y programas de ordenamiento territorial y de privatización del agua y otros recursos; la militarización y el incremento de represión en contra de comunidades originarias.

Debido a la complejidad de las dinámicas de despojo, las comunidades también reconocieron la necesidad de responder a la crisis provocada por el sistema capitalista y patriarcal desde distintos frentes como lo es la educación, la salud comunitaria, las movilizaciones, detener leyes de privatización, el fortalecimiento de los sistemas normativos tradicionales de las comunidades indígenas, la comunicación comunitaria y otras formas de resistencia.

Te puede interesar – “No es sequía es saqueo”: Asamblea por el agua y la vida encara a Conagua

El consenso de las comunidades es que toda propuesta debe partir desde y hacia la autonomía plena de sus territorios.

Tlaxcala sí existe y está luchando por defender el territorio

El equipo de este reportaje acompañó a la Asamblea y entrevistó a seis mujeres de la comunidad de La Magdalena Tlatelulco, Tlaxcala, que forman parte del Colectivo en Defensa de Tlaltelulco. El colectivo se dedica a la defensa del territorio, la cultura y a la organización comunitaria. Hace parte de los Colectivos por la defensa de la identidad y territorio de Tlaxcala, que estuvieron a cargo de la organización y logística de la cuarta Asamblea.

“Las mujeres somos la fuerza de estos movimientos y de la defensa de este territorio. Nosotras trabajamos con mujeres ejidatarias que por muchas dinámicas que se nos han asignado los trabajos en reproducción en las sociedades, siempre están aquí y han defendido el territorio incluso con el cuerpo”, mencionan.

Todas las presentes expresaron sentimientos similares: felicidad y alegría por los aprendizajes, experiencias y vivencias compartidas previo, durante y al cierre de la cuarta Asamblea por el Agua y la Vida y, al mismo tiempo, cansancio por el esfuerzo realizado durante seis meses de planeación y organización de esta Asamblea Nacional.

“Nunca había vivido una experiencia tan enriquecedora, hay muchas problemáticas en los territorios, no es un problema nacional es internacional que se pierde la identidad y la cultura. Fue muy bonito ver a muchos jóvenes involucrados”, dijo una joven integrante de Colectivo en Defensa de Tlaltelulco.

Las mujeres mencionaron como una de las problemáticas principales la expansión de las urbes a sus territorios transformando el paisaje, la cultura, la identidad e incrementando la demanda de recursos como el agua y la tierra.

Otra joven menciona el despojo de los bosques y la tala ilegal de cientos de árboles como una situación crítica en este Estado.

El Colectivo en Defensa de Tlaltelulco se encuentra a las faldas del volcán conocido como “La Malinche” y también participa en la defensa y cuidado del mismo. De acuerdo con el Centro Tlaxcala de Biología de la Conducta de la Universidad Autónoma de Tlaxcala, la tala ilegal, los incendios forestales, muchas veces provocados, y el cambio de uso de suelo para uso agrícola y de asentamientos urbanos, son las principales causas del deterioro del ecosistema de la Malinche.

El mismo centro reconoce que la destrucción de los bosques de esta Área Natural Protegida “compromete la captación, filtración y disponibilidad de agua, así como la fertilidad del suelo, secuestro de carbono y regulación del clima y aire”.

Las mujeres parte del Colectivo en Defensa de Tlaltelulco también mencionaron que la industrialización es una de las problemáticas más importantes en su territorio. La comunidad de Magdalena Tlaltelulco poco a poco se ha convertido en parte de un corredor industrial que une a la Ciudad de México, Puebla y Tlaxcala. Las industrias que llegan, sostienen ellas, no están reguladas y, en cambio, el gobierno les da todas las facilidades para establecerse sin un plan para mitigar los impactos sociales, económicos y ambientales que generan en los territorios.

“Llega mucha gente que no se integra a la comunidad, no participa, entonces también rompen el tejido comunitario, y aquí hay sistemas normativos propios de la comunidad que son muy importantes, y eso también se va perdiendo con la llegada de todas estas industrias”, señala una joven.

Mencionan, además, cómo la industrialización genera problemas de salud, que pasan desapercibidos para la población. De acuerdo con instituciones de salud del gobierno mexicano, en 2020 Tlaxcala era el tercer Estado del país con mayor incidencia de enfermedades renales y mostraba cifras alarmantes de incrementos de este tipo de enfermedades sobre todo entre jóvenes y niños/niñas.

Exigencias y denuncias

Durante la Asamblea se llevaron a cabo mesas de trabajo con el fin de identificar las principales problemáticas que las comunidades enfrentan, así como soluciones y formas de hacer frente al despojo desde la organización autónoma.

Estas son algunas de las acciones coordinadas que la cuarta Asamblea Nacional por el Agua y la Vida acordó realizar con el fin de defender los territorios y el agua y, con ello, la vida de miles de personas en el país.

  • Realizar memoria colectiva y documentar los saberes ancestrales de las comunidades.
  • Fortalecer el trabajo de formación con niños y jóvenes durante las asambleas desde el enfoque de escuelas autónomas.
  • Sumarse a las movilizaciones para acuerpar la lucha de madres buscadoras, padres y madres de Ayotzinapa y en contra de la guerra en contra de las comunidades zapatistas.
  • Exigir la presentación de los defensores del territorio Antonio Díaz y Ricardo Lagunes desaparecidos en 2023.
  • Organizar campañas de no consumo de productos de Coca-Cola, Bonafont–Danone, así como de todas las empresas refresqueras, embotelladoras y cerveceras.
  • Denunciar y realizar boicot a empresas que apoyan el genocidio en Palestina.
  • Realizar baños secos en nuestras comunidades para evitar contaminar nuestros ríos.
  • Campañas contra los Planes de Ordenamiento Territorial que se buscan aprobar en estados como la Ciudad de México, Querétaro, Puebla, Tlaxcala.
  • Movilización nacional e internacional dislocada, en el marco del 105 aniversario luctuoso por el asesinato del General Emiliano Zapata el 10 de abril.
  • Campaña en contra de la militarización, por el derecho al agua y por la libertad de presos políticos, del 26 de abril al 26 de septiembre en todos los espacios posibles.
  • Jornada por la liberación de Saúl Rosales a partir del próximo 14 de julio.

Finalmente se acordó llevar a cabo la quinta Asamblea Nacional por el Agua y por la Vida, en la Casa de los Pueblos y Comunidades Indígenas “Samir Flores Soberanes”, con la Comunidad Indígena Otomí residente en la Ciudad de México, los días 17 y 18 de agosto del 2024.