Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

A nuestrxs compañerxs del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.
A nuestrxs compañerxs adherentes a la Sexta en México y el Mundo.
A los Pueblos del Mundo que resisten contra el Sistema Capitalista y Patriarcal.
A los medios libres, independientes, alternativos o como se llamen.

Se cumple un año de la ausencia del compañero Álvaro Sebastián Ramírez, indígena zapoteco, originario de la comunidad de Llano Maguey, municipio de San Agustín Loxicha, Pochutla, Oaxaca, ex preso político y de conciencia, asesinado por motivos políticos. Hoy, su familia, compañeras y compañeros que lo acompañamos en diferentes momentos de su lucha, lo nombramos y queremos decir que su recuerdo está presente en nuestra memoria y seguiremos gritando ¡VERDAD Y JUSTICIA PARA ÁLVARO SEBASTIÁN RAMÍREZ!

Para Álvaro, la vida fue su lucha y su lucha era parte de su vida, fue consecuente con su pensamiento y creía firmemente que otro mundo es posible. Por eso, se hace necesario recordar el trabajo organizativo que hizo antes, durante y después de estar privado de su libertad. En los años setenta y ochenta fue maestro bilingüe, también ocupó el cargo de regidor de educación en el Honorable Ayuntamiento Constitucional del municipio de San Agustín Loxicha. Vivió en carne propia la miseria y la pobreza extrema, sintió las injusticias que se cometían en contra de sus iguales. Ante ese contexto, Álvaro decía que “era necesario organizarse”, por eso, caminó durante años junto a su pueblo, desde abajo, para construir libertad, justicia y democracia.

Él, como otros disidentes políticos, fue desaparecido y torturado durante 11 días en una cárcel clandestina, fue encarcelado en diferentes penales de máxima seguridad del país y asesinado por sus ideas políticas contrarias al régimen y por haberse organizado con su pueblo para luchar y resistir frente al despojo, la explotación, al desprecio y la represión.

En los 19 años y 7 meses que estuvo injusta e ilegalmente preso, siguió resistiendo y rebelándose en contra del poder. Fue un compañero que, a pesar del aislamiento, las restricciones, la incomunicación y el hostigamiento permanente, no claudico. Durante ese tiempo, decidió no callar, tejió redes de apoyo dentro y fuera del penal, se solidarizó con otros presos y presas, compañeros y compañeras de lucha en otras geografías. Estando en prisión, Álvaro leyó, comprendió y suscribió la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, así también, fue integrante de la Red Contra la Represión y por la Solidaridad y del Congreso Nacional Indígena, tejimos a su lado el Colectivo la Voz de los Zapotecos Xiches en Prisión. Lxs compañerxs que se atrevieron a entrar al penal para escuchar y conocer a Álvaro, hicieron eco de su lucha desde sus espacios organizativos. Así, la voz de Álvaro se oyó en cada foro, en cada encuentro, en cada reunión, su rostro e historia fueron conocidas en diferentes rincones del país y de otras latitudes. Todxs lxs que sentimos en nuestro corazón la injusticia, alzamos la voz junto a su familia para exigir la libertad de Álvaro y de los demás presos Xiches.

Así pues, dentro y fuera de la prisión, la actividad política de Álvaro era interminable. Para quienes lo acompañamos desde fuera, su palabra era nuestra fuerza y una fuente de esperanza, nos enseñó a no tener miedo, a no permanecer inmóviles y a no callar, algo que caracterizaba al compañero Álvaro. Como muestra de ello, denunció constantemente las vejaciones, los tratos inhumanos y degradantes en contra de lxs presxs, cometidas por las autoridades penitenciarias; politizó a lxs presxs que estaban ahí por delitos comunes, les compartió lecturas, documentales y materiales para la formación política; fue traductor y acompañó el proceso jurídico de algunxs presxs que eran monolingües. Así mismo, ocupo algunos cargos en el interior del penal, fue encargado de la carpintería y de la celda en donde permanecían los últimos 7 presos loxichas. Siempre siguiendo y poniendo en práctica los siete principios zapatistas.

Después de obtener su libertad, siendo un compañero consecuente, regresó a la región y encontró que muchas de las injusticias por las que luchó seguían presentes. Como siempre lo hizo, no se quedó callado y denunció la corrupción, el abuso de poder, y la impunidad en la región. Continúo organizándose de forma civil y pacífica con su pueblo, sembrando, desde abajo, poniendo su esfuerzo y su trabajo en tareas colectivas. Cinco años después de lograr su libertad, Álvaro fue asesinado cobardemente el 19 de julio de 2022. No bastó que le fuera arrebatada 20 años de su vida en prisión, privarlo de seguir caminando con su pueblo, no bastó separarlo 20 años de su familia, no bastó privarlo de ver por último momento a su esposa agonizando; no fue suficiente, tenían que callar esa voz y apagar el latir de su corazón. Queda claro que, quién decida atreverse a luchar con honestidad hasta las últimas consecuencias, pagará con su vida. Reafirmamos siempre que de arriba solo vendrá la muerte, acompañada de cobardía e impunidad.

A un año de haberlo sembrado entre la tristeza y la rabia, hoy evocamos su memoria, honramos su caminar y decimos que no olvidamos y no perdonamos. No esperamos la justicia de arriba, llamamos a la memoria colectiva de abajo, de quienes mantenemos la llama de su resistencia y rebeldía, quienes lenombramos y le llevamos en nuestros pasos para seguir construyendo ese otro mundo posible. Recordamos a Álvaro con cariño, evocamos su palabra que fue semilla y esperanza, algo que necesitamos urgentemente. En el contexto de guerra que vivimos, nos acompañan a cada paso su historia y su memoria, su espíritu rebelde que nunca se apagó, su fuerza y valentía, y nos inspiran a seguir luchando.


¡Verdad y Justicia para Alvaro Sebastián Ramírez!
¡Viva el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional!
¡Viva el Congreso Nacional Indígena!
¡Viva la Red Contra la Represión y por la Solidaridad!
¡Viva la Sexta en México y el mundo!

ATENTAMENTE

COMISIÓN DE COORDINACIÓN Y SEGUIMIENTO DEL CONGRESO NACIONAL INDÍGENA.
CONSEJO INDÍGENA DE GOBIERNO.
Por la Reconstitución Integral de Nuestros Pueblos
Nunca más un México sin Nosotrxs.
CONGRESO NACIONAL INDÍGENA (CNI).
Contra el despojo y la represión: ¡la solidaridad!
RED CONTRA LA REPRESIÓN Y POR LA SOLIDARIDAD (RvsR).
FAMILIARES, COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS DE LUCHA.