Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Las condiciones en el deportivo Benito Juárez, en la ciudad de Tijuana, donde se albergan unos 6 mil migrantes centroamericanos, se volvieron insoportables tras el frío y la fuerte lluvia que azotó a la ciudad el día de ayer, 29 de noviembre. La lluvia cayó torrencial durante casi todo el día, inundando casi por completo el campamento: un espacio a cielo abierto y con piso de tierra que, en la tarde, se había convertido en un lodazal donde chapoteaban hombres, mujeres y más de mil niños empapados y expuestos a un frío inclemente. El área donde se encuentran los baños químicos era ya un chapoteadero de orina y suciedad, contribuyendo para agravar las condiciones de por sí ya deterioradas de salud. Se reporta mucha gente enferma con problemas de las vías respiratorias y otras aflicciones, e incluso posibles casos de tuberculosis.

Es importante notar que, hasta las 7 de la tarde, no se encontraba en el campamento ningún miembro de instituciones públicas, ni siquiera de salud, con la excepción de la Marina, que repartía alimentos que observadores de derechos humanos han reportado insuficientes.

Aproximadamente a las 7 pm llegaron a las instalaciones cinco o seis autobuses con la intención de trasladar a algunos migrantes a un nuevo espacio, al parecer rentado esa misma mañana: el Deportivo Barretal, un inmueble techado en la colonia Mariano Matamoros. Sin embargo, quienes condujeron el operativo de traslado fue la Policía Federal, incluyendo a algunos antimotines, y agentes del Instituto Nacional de Migración, por lo que muchos migrantes se rehusaron a abordar, temiendo ser deportados. Ningún miembro de dichas instituciones ni de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que estaba presente junto a los autobuses, ingresó al deportivo para informar a los migrantes sobre el traslado. A pesar de eso, se reporta que hacia las 10 de la noche unas 700 personas ya habían sido trasladadas.

Desconocemos aún las condiciones en el nuevo local. El número exacto de las personas que hasta ahora han sido trasladadas son aproximadamente 800. Seguiremos informando.

Con información e imagen de Jo Morales y Marcela L. ( Colaboradoras)