News:

image/svg+xml image/svg+xml
radio
Josema de Miguel

(Español) BIENVENIDAS A VALÈNCIA, COMPAÑERAS ZAPATISTAS

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

JOSEMA DE MIGUEL, periodista

“Yo crucé el mar. Cuando me dijeron que las mujeres zapatistas veníais cruzando el mar, se me olvidaron mis penas. Sois valientes. Bienvenidas”, dijo un chico africano que llegó hace unos años en patera a España. Con otros migrantes formaron la comunidad Baye Fall, única rama del Islam de origen indígena en Senegal. Él fue uno de los que quiso tomar la voz en el acto de bienvenida a las compañeras zapatistas que se había organizado en Valencia.

No fue el único. Diferentes luchas se dieron cita en la Plaza de la Virgen para defender una vida digna, la justicia social, el territorio, la tierra, el agua, la misma lucha que mantienen Ecollaures, la Comissió Ciutat-Port, No a la Ampliació del By-Pass, Entre Barris, Frenem la contaminació al Grau. También el Colectivo de Les Moles de Paterna, que anunció su reciente victoria sobre la empresa que pretendía hacer de este paraje natural un enorme centro comercial. Todos reconocieron orgullosos el ejemplo de lucha zapatista que inspira estas luchas del pueblo, de David contra Goliat.

Todos querían dar la bienvenida a las compañeras del escuadrón 421 del EZLN en su Gira por la vida que las llevará a diferentes ciudades europeas. El 5 de julio en Valencia era solo el principio de esta travesía. 4 mujeres con huipil (Lupita, una joven tzotzil de 19 años; Carolina, una tzotzil de 26 años, Ximena, una cho’ol de 25 años, y Yuli, de 37 años, originaria tojolabal y ahora tzeltal de la selva Lacandona), dos hombres y Marijose, una compañera trans, forman el Escuadrón 421. Llegaron a la plaza de la Virgen tras un cordón sanitario formado por voluntarios de la Xarxa solidaritat que organizaba el acto. Ni el cordón, ni las mascarillas ni el calor insoportable pudieron con la emoción, los aplausos y los gritos de 100% zapatista con que Valencia quiso dar la bienvenida.

Hablaron en sus lenguas: tzotzil, tzeltal, cho’ol, tojolabal y también en “castilla”. Lupita fue la primera en hablar en su lengua, y pese a que no entendimos mucho, el cuerpo se estremeció de emoción. Después la rapera Tesa agarró el micro para cantar en valenciano, y de nuevo la emoción puso la piel de gallina a todos. También a Lupita quien, pese a que no debió entender nada, grababa con el móvil visiblemente emocionada. Ambas compartían la importancia de mantener la identidad de su cultura y de su lengua materna.

Muchas asociaciones como Obrint Fronteras, el colectivo Voces, Mujeres y Resistencias, o las compañeras del movimiento #RegularizaciónYa, tomaron la voz, para saludarles, para darles las gracias por su visita, “Todo nuestro respeto por la lucha de tantos años. Seguimos su paso sereno, como ustedes nos enseñaron”, dijeron para transmitirles la emoción de tenerlas en este lado del mundo. Yo también la sentí.

Recuerdo cuando de jovencita llegué por primera vez a México y Chiapas. El 1 de enero, cuando todos dormían la resaca de Nochevieja, un grupo de mujeres y hombres ataviados con pasamontañas entraban uniformados por las calles de san Cristóbal de las Casas, símbolo de la lucha indígena durante más de 500 años. Exigían con humildad, pero con fortaleza, el buen gobierno y los autogobiernos en sus comunidades. El Subcomandante Marcos lideraba intelectualmente aquella lucha de David contra Goliat, que rápidamente se extendió y caló en los idealistas europeos. Yo ni siquiera conocía su lucha hasta que unos meses después del levantamiento llegué ingenua de mi pueblo valenciano a Chiapas. Y me identifiqué con las radios comunitarias que se formaban como semillas de esta lucha silenciada durante años. Pusieron en jaque al gobierno federal y las conciencias de todo el establishment de “los coletos” de San Cristóbal.

Años después, casi también por casualidad, estaba en Chiapas en el entierro de Samuel Ruiz, el obispo de los pobres, que denunció la situación de esclavitud que aun vivían los indígenas en los cafetales y las comunidades. Samuel aprendió su lengua y fue la voz que denunció su situación. Cuando en 2011 murió, sus restos fueron trasladados a la Catedral de San Cristóbal, donde él quiso descansar al lado de su gente. El día del entierro, de todas las aldeas zapatistas, incluso de Guatemala, llegaron indígenas caminando, tal como papa Tatik había hecho años antes, a despedir y honrar al obispo, o tan solo a su papa “el caminante”.

Yo creí que, aquel día en la catedral de San Cristóbal, con Samuel se enterraba también el movimiento zapatista. Sin embargo, esta cita en Valencia ha hecho despertar de la inacción, de la siesta que dormíamos apelmazados por nuestros quehaceres cotidianos para sobrevivir en el sistema neoliberal del bienestar.

Ahora, miembros de esas comunidades, de aquel ejército zapatista, estaban delante de otra catedral, la de mi ciudad, Valencia. Pero aquel caminar sereno para mejorar el mundo, la justicia social, el buen gobierno, estaban tan presentes este 2021 como me hicieron sentir de jovencita. La Travesía por la Vida les había traído a la vieja Europa pandémica para recordar que aquella lucha continua, para darnos ánimos, para compartir experiencias y luchas.

Las presentaciones se fueron acelerando porque el tiempo se agotaba y eran muchas las que querían presentarse y dar la bienvenida al Escuadrón 421. Colectivos de barrio como el Parke Alcosa y el CSOA L’Horta, CEDSALA, Entre Pobles PV, Pau i Solidaritat. Grupos feministas o internacionalistas como la Intersindical de Dones o Perifèries del Mòn, que cerró este acto de bienvenida.

Tal vez ni Lupita, la joven tzotzil, ni Tesa, la rapera valenciana, ni la mayoría de las jóvenes europeas que estaban en la plaza de Valencia habían nacido cuando aquel uno de enero de 1994 se alzó esta lucha. Pero en sus sonrisas, en sus puños en alto llenos de humildad y contundencia, en sus rostros y en sus mentes, estaba la semilla que plantaron aquellos días hace ya más de 27 años en la sierra madre de Chiapas.

La travesía por la vida ha comenzado, después de Valencia viene Barcelona, Paris… El viejo Tatik Samuel y los compañeros que caminaron y lucharon aquellos días estarían orgullosos de ver a estos jóvenes que mantienen con vida esta lucha y la de todas las luchas que se unieron en la Plaza de mi ciudad.

Valencia fue 100% Zapatista.

 

radio
Radio Pozol

(Español) «¡Hasta la vida siempre!» Festejan la llegada del Escuadrón zapatista en su primera etapa en Francia

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Toulouse, 8 de julio de 2021. Cientos de personas dieron la bienvenida a la primera delegación de la Gira por la Vida en la plaza del barrio popular Arnaud Bernard en la capital regional de Occitania en el suroeste de Francia. Después de cruzar los Pirineos catalanes, la ciudad llamada Tolosa en occitano, conocida como la ville rose (ciudad rosa) por sus construcciones de cantera rosa, ha acogido calurosamente a la comitiva zapatista hoy por la tarde, con palabras combativas y amorosas, música y cantos, así como mantas pintadas y consignas de apoyo a las luchas de los pueblos en resistencia.

Un miembro de la comisión anfitriona se dirigió al Escuadrón 421 con las siguientes palabras: «cuando vuelvan a nuestra región, conversaremos acerca de unos temas tan urgentes como el derecho de las personas indocumentadas y de los refugiados, los feminismos, la contracultura, la educación, la defensa ambiental, las luchas sociales, el movimiento de los chalecos amarillos (gilets jaunes), las luchas contra las violencias y el racismo de Estado. Nuevamente sean muy bienvenidos en Toulouse y en Europa. ¡Qué vivan las luchas anticapitalistas, antirracistas y antipatriarcales!»

Una integrante de la asociación France Amérique Latine declaró: «estamos felices de esta invasión y deseamos que este tipo de invasiones se multipliquen al infinito. Apoyamos la campaña que se está desarrollando actualmente para pedir la autorización de la entrada en el territorio francés de la delegación zapatista que estaría llegando a mitad del mes de julio. Por el momento, no tienen la autorización para entrar».

Marijosé dirigió unas palabras de despedida: «Hermanos, hermanas, a nombre de los compañeros y compañeras del Escuadrón 421, les damos las gracias por haber estado en estos momentos reunidos, y a todos los colectivos que están haciendo todo lo posible para hacer de esta gira lo mejor. A todos los colectivos que están dando su granito de arena para que esta gira sea posible. Estamos muy contentos y agradecidos que nos hayan recibido acá en estos momentos. Y pues, de parte de todos los pueblos zapatistas estamos muy contentos». «¡Nosotros también!» reaccionó una persona de manera espontánea. «Gracias. El enemigo quiso enterrarnos vivos y se olvidó que somos semillas y aquí estamos para germinar y surcar nuevos surcos, vamos por la vida, compañeros y compañeras. ¡Hasta la vida siempre!». Se escucharon enseguida al unísono las letras «E.Z.L.N.» y «¡El pueblo unido jamás será vencido!».

(Continuar leyendo…)

radio
Subcomandante Insurgente Galeano

VOLANTEM EST ALIO MODO GRADIENDI. (What are we waiting for?)

VOLANTEM EST ALIO MODO GRADIENDI[i]
(What are we waiting for?)

Any day, any month of any year.

Droughts. Floods. Earthquakes. Volcanic eruptions. Pollution. Current and future pandemics. Assassinations of leaders of originary peoples, human rights defenders and guardians of the earth. Gender violence rising to the level of genocide against women (the foolish suicide of humanity). Racism poorly hidden behind handouts. The criminalization and persecution of difference. The irreparable oblivion of forced disappearance. Repression as a response to legitimate demands. Exploitation of the many by the few. Massive initiatives for the destruction of territories. Desolate villages. The displacement of millions concealed as “migration.” Species at risk of extinction or already just a name on the list of “prehistoric animals.” Enormous profits for the richest of the world’s rich. Extreme misery for the poorest of the world’s poor. The tyranny of money. Virtual reality as a false escape from real reality. Dying nation-states. Each individual a strange enemy. Lies as government policy. Frivolity and superficiality as ideals to aspire to. Cynicism as a new religion. Death as a daily routine. War, always war.

The storm wiping out everything, whispering, advising, screaming:

Give up!

Give up!

Give up!

And nevertheless…

Out there, near and far from our lands and skies, there is someone. A woman, a man, an other [unoa otroa], a group, a collective, an organization, a movement, an originary people, a neighborhood, a street, a town, a house, a room. In the smallest, most forgotten and most distant corner there is someone who says “NO”. Someone who says it quietly, almost inaudibly: who screams it and lives and dies by it. And who rebels and resists. Someone: we must look for them. We must find them. We must listen to them. We must learn from them.

Even if we have to fly to embrace them.

Because, after all, flying is just another way of walking. And walking is our way of fighting, of living.

So, on the Journey for Life, what are we hoping for? We hope to see your heart. We hope that it’s not too late. We hope.. for everything.

I testify.
SupGaleano.
Planet Earth.. or what’s left of it.


«On lâche rien» in French, Spanish, Catalán, Basque, Galician. Interpreted by: HK et les SALTIMBANKS with LA PULQUERIA, TXARANGO, LA TROBA KUNG-FÙ, FERMIN MUGURUZA et DAKIDARRIA.

[i] Flying is another form of walking

radio
Radio Zapatista

(Español) Una montaña para “artellarnos” – Diálogo con miembros de Xira pola Vida, Galiza

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Una charla con Fernando y Denis de XirapolaVida, Galiza

Junio, 2021

Por Colectivo Radio Zapatista

Vives donde comienza y termina tu continente, donde amanece y oscurece al final. Luchas desde la zona templada a la que abrazan una zona frígida y una tórrida. Habitas aquella región que se pensó la Finisterre. Mientras contemplas el ocaso en el poniente oceánico, tu mirada apunta allende el mar para imaginar que vislumbras, a más de siete mil kilómetros, esa gigantesca isla continental de la que ha zarpado una “Montaña” en travesía por la vida. Antes, un poco más cerca, a unos doscientos kilómetros, tu memoria se nubla con el horror del hundimiento del buque petrolero Prestige, con su marea de chapopote que bañó de muerte dos mil kilómetros de costas atlánticas y cantábricas hace dos décadas. Pero estás en Galiza y sabes de resistencia. También recuerdas a la marea humana que se organizó para lavar miles de toneladas de petróleo y empapar de vida las playas turbias. Hoy que la gente ha llegado al puerto de Vigo desde muchos lugares para recibir al Escuadrón 421 que agrupa a Lupita, Carolina, Ximena, Yuli, Bernal, Felipe y Marijose, lees una manta provocadora que les llama a despertar y les apresta a levar anclas para zarpar hacia una travesía colectiva en su propia tierra, articulando experiencias tan diversas como olas. Así que es posible que veas la llegada de la “Montaña” como un reto “hermoso, grande y necesario” que nos anima a “artellarnos (articularnos, unirnos) territorialmente”, como lo plantean Fernando y Dennis, “artellados” en decenas de Colectivos de la Coordinadora Galega da Xira Zapatista pola Vida.

La comunidad autónoma de Galicia es una de las 17 que existen en el Estado Español. Las ahora cuatro provincias galegas (Pontevedra, Ourense, Lugo y A Coruña) se distribuyen en una cartografía que históricamente fue reduciéndose pero que aún abarca una gran extensión de tierra y territorios costeros, mareños y numerosas aldeas, además de centros urbanos, que albergan narraciones que dan sentido a su pasado común. Desde ahí cuidan su cultura, sus tradiciones, su lengua, su vida. Desde aquí se organizaron para recibir al zapatismo en el puerto de la ciudad de Vigo.

Fernando y Dennis nos comparten sus experiencias de lucha, organización y resistencia.

Fernando: Trabajo en varios colectivos, casi todos de una forma u otra ligados a la defensa del territorio. Con Dennis coincidí en las brigadas deseucaliptizadoras en Froxán (Galiza). Esto porque Galicia tiene un problema importante con el eucalipto como una especie invasora plantada cada vez más masivamente por los intereses de la industria papelera, de la celulosa. Y hay una iniciativa de las brigadas deseucaliptizadoras que nacieron del Monte Vecinal de Froxán y de la Asociación Ecologista de VerdeGaia (http://verdegaia.org/brigadas/) que es como un voluntariado ambiental para apoyar a los Montes Vecinales, que es una propiedad comunal de los pueblos, y a particulares que quieran eliminar el eucalipto de sus tierras y poner especies autóctonas. Porque el eucalipto empobrece el suelo, favorece los incendios, chupa mucha agua. Es un problema medioambiental. Igualmente me vinculo con la lucha de los Montes Vecinales en Mancomún. En Galicia permanece esta figura legal de propiedad de los montes que son del colectivo, de la comunidad, no se pueden vender ni partir. Es algo previo a la lógica capitalista. Las vecinas y vecinos, simplemente por el hecho de vivir en el sitio, tienen derechos de uso pero no de propiedad mercantil. Entonces es una forma muy extendida que ocupa una cuarta parte de Galicia. Este problema en Galicia en las últimas décadas, desde hace unos 50 años, se ha acrecentado sobretodo con la entrada en la Unión Europea, ha habido políticas capitalistas que se han ido imponiendo y que fomentan el abandono rural. Políticas que buscan romper las comunidades labregas, la autosuficiencia, la cultura campesina, e ir ‘vaciando el campo’, para dejarlo en manos de los intereses de las grandes empresas. De hecho, relacionado con el eucalipto, también hay un serio problema de acaparamiento de tierras en Galiza por empresas de la celulosa y del papel, o bien, directamente, hay acaparamiento del uso, aunque la propiedad siga siendo de particulares. Sobre los Montes Comunales, y debido al abandono, el mal gobierno está planeando leyes para poder obligar a una cesión de gestión a empresas privadas. Pero hay otros lugares en donde si se mantiene una comunidad viva, que quiere gestionar el territorio y defenderlo hay proyectos muy interesantes como el de las brigadas de Froxán. Donde yo vivo, estamos luchando por un monte donde aún tenemos que recuperar la titularidad de los vecinos. El ayuntamiento lo usurpó en los años sesenta, en tiempos de (Francisco) Franco. Ahí estamos en esa lucha, y estamos también enfrentándonos a una ola tremenda en este último año de proyectos eólicos que arrasarían una gran parte de los montes gallegos, por no decir todos. En Galiza hay 4,000 eólicos instalados en los montes de compañías eléctricas privadas, algunas de ellas que están operando en el Istmo de Oaxaca (México, como Naturgy, Fenosa, Endesa o Iberdrola).

Nos identificamos con los problemas del extractivismo:
(Descarga aquí)  

Denis: Yo estoy trabajando en construir Bravos Foundry (Ferrería de Bravos, http://bravosfoundry.com/es/), un proyecto con una aldea abandonada, pero yo no soy gallego (viene de Berlín, Alemania), es una lucha menos local. El objetivo principal de Foundry es crear espacios, o liberar espacios del neoliberalismo, crear espacios afuera del ámbito de estado y capital. Soy académico y no me gusta trabajar en una universidad, pero me gusta investigar y quería crear un espacio donde se pueda hacer de otra manera. Llegando a Galicia ‘el campo te come’. Ya no haces tanto trabajo académico. Estás con el monte, estás con la tierra. Yo no veo una contradicción ahí. Creo que liberar estos espacios del neoliberalismo se trata de construir una infraestructura que funcione fuera de este ámbito. Y la autonomía comienza con la tierra, con la autosuficiencia, con la defensa de la tierra. Lo que yo defiendo tal vez es menos concreto que las luchas que dibuja Fernando ahora pero es parte. Tal vez sea más una “tierra mental” o algo así, pero el neoliberalismo también nos coloniza mentalmente. Para liberarse de eso hay que tener espacios liberados y tejer redes entre ellos. Y trabajar para construir infraestructuras afuera del capitalismo que nos destruye. También estoy involucrado en un proyecto que se llama freeingspace.com (https://freeingspace.com/) que es un mapa sin ánimo lucro, sin estados, sin discriminación, proyecto manejado de manera democrática. Creo que lo más importante es tejer redes entre ese tipo de espacios para crear otro tipo de mundo, como suelen decir los zapatistas, “un mundo en que quepan muchos mundos”, no sé si lo digo bien.

Construir espacios liberados y tejer redes entre ellos:
(Descarga aquí)  

RZ: Pues vemos muchas similitudes con los múltiples rostros del despojo. Nos gustaría conocer más a profundidad qué tipo de acciones, qué personas están involucradas en crear estos espacios y tejer estas redes como un movimiento hacia la Xira.

Fernando: ¿Cómo hacemos aquí en Galiza con la Xira? Cada uno aportando lo que podemos y lo que sabemos. La vemos como una oportunidad de reconectarnos, de reconocernos, de aprender de las otras luchas (…) Es muy interesante que estamos gente ligada a movimientos rurales contra megaproyectos, colectivos feministas, LGTB, organizaciones obreras, anarcosindicalistas, colectivos antifascistas, organizaciones por la recuperación de la memoria histórica (que vivieron la represión tras la guerra civil), proyectos autogestivos de educación. Es la muestra de un mundo donde quepan muchos mundos.

Las reconexiones y cómo nos organizamos:
(Descarga aquí)  

Denis: Aquí vivo en la aldea y hay ese sentido de apoyo mutuo, toda la gente se conoce y la gente se apoya en enfrentar cosas muy concretas que trascienden las divisiones partidarias. El sentido de proyecto de Montes Comunales es para las generaciones que vienen. Y ese sentido es súper importante. La gente siente la necesidad de construir eso. (La delegación zapatista) va a llamar a Europa La Tierra Insurgente, pero aún no existe, está por construir, la gente lo quiere. Estamos en un camino de muerte y destrucción mundial. Y hay que construir esta tierra comunal. La Xira trata de trabajar para esto. Esta red se trata no sólo de mostrar solidaridad con los zapatistas sino de hacer las redes.

Los Montes Comunales son para las generaciones que vienen:
(Descarga aquí)  

Es a partir de esa necesidad de construir redes que los colectivos organizados en torno de la llegada zapatista a Europa se identifican con el mensaje y la práctica cotidiana de las comunidades indígenas rebeldes. Dennis agrega que “los proyectos de estos movimientos y colectivos parten de cosas muy concretas”, como por ejemplo la lucha contra los eólicos, el trabajar junto con los vecinos. “Eso nos junta, poco a poco podemos construir burbujas de autonomía para poder autogestionar nuestros territorios, nuestros barrios, nuestras vidas, nuestros cuidados”, agrega Fernando.

La importancia de reconstruir la comunidad local:
(Descarga aquí)  

RZ: ¿Qué tanto se ha logrado la vinculación? ¿Cuáles son los desafíos?

Denis: Un desafío es entender que lo que enfrentamos globalmente -la hidra y sus cabezas y sus manifestaciones, con su poder de metamorfosis y sus bichos expansivos- siempre quiere más, junto con el Estado que es expansivo y quiere poder. El desafío es fomentar una conciencia de que en varias luchas estamos afrontando el mismo bicho, pero al fin es un bicho. ¿Cómo hacerlo? Conectándonos, no sé, haciendo mesas redondas. Es muy difícil. El enemigo es global, eso es cierto, la lucha es global. Hace cien años había un internacionalismo. Hoy es otra cosa, la globalización de hoy es la del capital, es la de Facebook, es otra cosa, de hecho nació un nacionalismo nuevo. No tengo una respuesta buena.

Fernando: El reto que afrontamos es muy grande ahora mismo, estamos ante la gran tormenta y la definen muy bien los compas. Llevamos doscientos años de combustibles fósiles que han permitido la expansión del capitalismo para llegar a esta destrucción y ahora se acaban y el sistema va hacia un colapso. Y tiene una capacidad de mutar para conseguir el beneficio, el poder y la explotación. Yo veo que la excusa de la pandemia, en Europa, se usa como doctrina del shock. La gente está preocupada. Si es para tanto o no es discutible. Pero se está usando para incrementar el control sobre la población. Hay medidas represivas y empobrecimiento de sectores populares (por desvío recursos hacia grandes empresas). Vamos hacia otra fase del capitalismo. Los compas lo están viendo claro. ¿Cómo reaccionar ante esto? Acá es difícil por lo desestructurado de las comunidades. En las aldeas a veces por el despoblamiento se deja de celebrar la fiesta, pero hay que intentar de múltiples maneras. Debe haber múltiples respuestas porque son múltiples las realidades. La izquierda convencional, partidista, está totalmente perdida, no quiere ver cuál es la situación histórica a la que nos enfrentamos. Se sueña con los tiempos del estado bienestar, ferramenta inútil, y si se dice (lo que ocurre) no hay votos.

El reto es grande, hermoso y necesario:
(Descarga aquí)  

Aquí agrega Dennis que hay otro desafío, que es conectar todas las luchas. Parte del objetivo de la Xira por la Vida es eso y de hecho ya se está logrando. Nos cuenta que ya estaba anunciado y que, con la preparación para la llegada del escuadrón zapatista, comenzaron a conectarse, aunque el desafío no termina.

Crear comunidad haciendo cosas conjuntamente:
(Descarga aquí)  

RZ: En la preparación de la gira, más allá de lo local, ¿cómo lo ven en lo europeo?

Denis: Lo que ha llamado la atención ante el anuncio de la gira es la conformación de comités a nivel nacional y luego subcomités. Creo que hay mucho contacto entre colectivos que antes no lo tenían y eso es bueno. Yo conozco un montón de proyectos que no conocía y tienen más contacto que antes. Toda la gente está haciendo lo que puede.

Fernando: ¡Yo es que flipo!, cuando ves en la Escuelita (iniciativa zapatista de 2013) su capacidad organizativa y observas que tienen todo el rodaje de treinta años de organización. En Europa no lo tenemos. Llegan y nos hacen un reto muy hermoso pero nos muestran nuestras incapacidades. Yo no sé si estar muy de acuerdo con Dennis acerca de la burocracia en los comités. Nos falta mucho que aprender para ser operativos, pero nos falta porque no tenemos costumbre de trabajar colectivamente. Decía una compañera del sindicato labrego que no hay un espacio común de movimientos sociales en Europa, como mucho la Marcha Mundial de las Mujeres y la Vía Campesina. Pero no había cuando los compas lanzan esta maravillosa ‘proposta’ de la XirapolaVida, no hay ese espacio. Al principio desde Galiza estábamos esperando un poco qué es lo que se organiza desde Europa y tal. Y me acuerdo que nos decía un compa en una reunión: “es que no hay a quién dirigirse en Europa, tenemos que tejerlo nosotros con Europa”. El reto es muy grande, es muy hermoso y es muy necesario. Es difícil, no partimos de cero, partimos de menos diez y es muy necesario. Creo que los compas nos dan un ejemplo de abajo arriba y ellos lo hacen así, en asambleas en comunidades, los MAREZ (Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas), las Juntas de Buen Gobierno. Aquí en Galicia hemos intentado establecer grupos locales, comarcas, ciudades y artellarnos (articularnos) territorialmente. Aquí en el Estado Español se pretende un poco así, que a veces es poco operativo, farragoso, pero bueno, por lo menos vamos caminando e intentando mejorar.

RZ: Y para esta Gira por la Vida, ¿qué necesidades hay en cuestiones operativas, teniendo en cuenta que es el primer puerto?

Fernando: Hay un equipo de gente trabajando. En Vigo tenemos prevista la llegada, recibimiento, acto primero en el puerto. Antes de que llegue La Montaña llegarán las delegaciones europeas para recibirlos, tenemos espacios para alojamiento de la delegación zapatista pero también un espacio para el trabajo, el encuentro y para delegaciones europeas. Hay muchas comunidades de montes y algunas tienen instalaciones muy buenas y nos han ofrecido la de Taneiga, el Centro Sociocultural y Deportivo las Pedriñas (Caracol Base de la Europa Zapatista que se reúne para recibir a la Montaña) y otras más.

Los colectivos articulados en la Xirapolavida han organizado un equipo de comunicación y trabajan en la difusión por redes sociales, como Facebook, Twitter y un blog. Recogen las acciones en la calle, en mesas informativas, foros, seminarios, con acciones de recaudación de fondos. Desde el punto de vista más logístico, trabajan en comisiones y grupos de trabajo, con una comisión legal, una de logística, de finanzas, de alimentación para la llegada y el recibimiento para la delegación zapatista, así como para las delegaciones europeas y del Estado Español.

Fernando: Habrá fiesta y acto político, porque van juntas, quien quiera acercarse puede poner sus necesidades de alojamiento, alimentación, etcétera, y lo que se puede aportar, actos, actividades, menaje de cocina, para que el equipo logístico sepa lo que se necesita y lo que se cuenta. Aquí tenemos una lengua, hermana del portugués, hay diferentes lenguas y pueblos en el Estado Español como en Catalunya o Euskadi. Los enlaces estarán en galego.

Para cerrar la charla, Fernando narra la que recuerda como “una de las cosas más bonitas” que alguien le ha dicho en la vida. Fue algo que escuchó en uno de sus viajes a México. Ocurrió en la Escuela Normal de Cherán (municipio autónomo en el estado de Michoacán) cuando él estaba hablando de la realidad de Galicia, cuando contó que eran un pueblo que estaba perdiendo su lengua por la fuerza del castellano, cuando contó que eran un pueblo campesino, marinero. Uno de los niños le respondió “¡Es que no sabíamos que en Europa hubiera pueblos indígenas!” Fernando comenta que “el 99.9 por ciento de los gallegos no se identificarían con esa definición de indígena” y propone “buscar en esa raíz común indígena que creo que todos los pueblos tenemos de conexión con la tierra” mucho más viva en Latinoamérica que en Europa, quizá, nos dice, porque “ustedes llevan quinientos años de represión, pero nosotros llevamos dos mil, por lo que ese pozo de raíz indígena aquí está mucho más borrado”.

Denis, para despedir la conversación, nos cuenta que se está preparando una exhibición “Samir Vive”, a más de dos años del fallecimiento del defensor de la tierra y del agua Samir Flores Soberanes, comunicador asesinado en la puerta de su casa en Morelos, México, en febrero de 2019.

Hay muchas historias por contar sobre las tormentas que han sorteado estas tierras en su empeño antifascista y republicano. El legado de los núcleos de resistencia de mujeres libertarias que se “artellaron” en A Coruña en 1936 está por cumplir un siglo. Ese legado es lucha que continúa, incluso al interior de las organizaciones anticapitalistas. La migración, el arraigo inadvertido, el dolor de la invisibilidad que excluye a personas migrantes y racializadas son heridas abiertas, también al interior de las organizaciones anticapitalistas, como sueños pendientes.

Hace 528 años que Cristóbal Colón, los hermanos Pinzón y sus marineros volvieron a Europa de su primer viaje al Caribe. Mientras Martín Pinzón tocó puerto en Bayona con La Pinta, Colón regresó por Lisboa. Llevaba en La Niña a un grupo de diez pobladores taínos capturados en La Española (hoy Haití y República Dominicana), aunque sólo cuatro sobrevivieron la travesía. Siguiendo una ruta similar, el capitán Ludwig y su tripulación, en medio de una pandemia, han llevado a buen puerto en Vigo a la delegación marítima zapatista “Escuadrón 421”, gente libre que se embarcó en la Isla Mujeres, la Finisterre del sureste mexicano.

Siete compas que navegaron por miles llevan la fuerza de las batallas comunitarias libradas dignamente. Acaban de renombrar un continente (Slumil K’ajxemk’op, Tierra Insumisa, la que no se resigna) tras desplegar un mensaje que se ancló en Vigo en pleno solsticio de verano: “DESPERTAD”. Pisaron este nuevo continente en plenilunio. Con la profundidad histórica que “artella” la conexión de Galiza con la vida, la lengua, la tierra y el trabajo, si vives o luchas o habitas en colectivo este confín, el pronóstico anuncia que volverás a sortear el barlovento.

Fotografías: Xira pola Vida

 

radio
Sup Galeano | EZLN

The Journey for Life: To What End?

The Journey for Life: To What End?

June 2021

A clarification: often when we say “los Zapatistas,” we are not referring to men, but to the Zapatista villages [pueblos]. And when we say “las Zapatistas,” we’re not describing women, but the Zapatista communities [comunidades]. That’s why you’ll notice this ‘gender-hopping’ in our wording. When we refer to gender we always use “otroa” to mark the existence and struggle of those who are neither men nor women (our ignorance on the subject prevents us from going to details—but soon we will learn to name all of the differences).

-*-

  That said, the first thing that you should know or understand about the Zapatistas is that when we are going to do something, we prepare first for the worst. We start with a disastrous ending and prepare in reverse to confront it, or ideally to avoid it.

For example, we imagine being attacked: the usual massacres, genocide disguised as modern civilization, total extermination—and we prepare for those possibilities. On January 1, 1994, we did not imagine defeat: we assumed it as a certainty.

Maybe that helps you understand our initial shock, hesitation, and any puzzling improvisation on our part when, after so much time, effort, and preparation for ruin, we discovered that…we live.

So it is out of that skepticism that we develop our initiatives: some smaller, some larger, all outrageous. Our calls are always directed at “the other,” that which is beyond our daily horizon but which we recognize as necessary in the struggle for life, which is to say in the struggle for humanity.

In the maritime version of this initiative-gamble-delirium-folly, we prepared for the Kraken, a storm, or a stray white whale to wreck the vessel. That’s why we carved canoes and sent them with the 421st Squadron on La Montaña all the way to Vigo, Galicia, Spanish State, Europe.

We also knew that we might not be welcomed, so we sought in advance consensus for the invasion—that is, the visit… Actually, we’re still not sure whether we’re exactly “welcome”. For more than one man, woman, or other [una, uno, unoa], our presence is annoying, if not frankly disruptive. And we get it: it could be that after a year or more of lockdown, some might find it inconvenient that a group of indigenous Mayans, mere producers and consumers of commodities (electoral or otherwise), would try to talk in person. In person! (Do you remember how that used to be a part of daily life?) And worse, that they would make it their principal mission to listen to you, to pepper you with questions, to share nightmares and, of course, dreams.

(Continuar leyendo…)

radio
EZLN

The Landing

The Landing

«El desembarco» by León Gieco performed by León Gieco (Vocals and Harmonica), Jairo (Vocals and Djembe), Silvina Moreno (Vocals), Sandra Corizzo (Vocals), Diego Boris (Harmonica), Antonio Druetta (Mandolin), Pablo Elizondo (Guitar), Luciana Elizondo (Viola da gamba). 2021.

The Landing

From the Other Europe.

Individuals, Groups, Collectives, Organizations and European movements – in collaboration with the 421st Squadron.

June 2021.

P.S. – There is a song by León Gieco[i] called «El Desembarco» [The Landing]. I had it archived in a “pending” folder for years, wondering when and in which video to use it. In the end, I thought that when the time came, I would know.

I thought, as I watched Marijose set foot on Galician soil, not about the song, but about the invisible web that brought music together with a buccaneer boot, worn on a native Mayan foot, stepping onto Iberian soil.

I did a little research and it turns out that the song was released in 2011 on an album of the same name. That was 10 years ago … or more. When was this song born in the heart of León Gieco, our unwitting brother – or sworn brother like Juan Villoro[ii] – who we hold within the great embrace that is Latin America? Months or years before?

Did León dream what the lyrics say?

Is it the same dream had by Marijose when, in April’s fiery embrace, it was decided that Marijose [elloa] would be the first to disembark? Is it the same dream that the late SupMarcos had when he wrote «Sailor on the Mountain» years before the uprising? The same one that kept Don Durito[iii] of the Lacandón Jungle awake when he imagined (or made—we’ll never know) his journey through European lands? Did Comandanta Ramona, the first to leave Zapatista territory and from whose path the National Indigenous Congress was born, dream that dream?  Is it the same one dreamed by then Lieutenant Colonel Insurgente Moisés when – in 2010, on the outskirts of a hut in the mountains of the Mexican southeast – he received the rank of Subcomandante? The one that Señor Ik, SubPedro, and 45 other Zapatistas had moments before falling in combat in January 1994? The one that, collectively, the indigenous Sami people – in the northernmost north of Europe – put forward in their Declaration for Life? Was it the dream of Gonzalo Guerrero[iv] over 500 years ago when he made the path and destiny of the Mayan people his own? Is it that dream that unsettled Jacinto Canek[v]?

Did this dream alleviate to some extent the passing of Comandante Ismael, Dr. Paulina Fernández C., Oscar Chávez, Jaime Montejo, Jean Robert, Paul Leduc, Vicente Rojo, Mario Molina, Ernesto Cardenal and so many family members – all brothers and sisters without knowing it – that we have lost in recent months?

Is it the dream that inspired Europe from below to organize such a terrible and marvelous reception in Vigo?

The one that now travels through the streets, neighborhoods, countryside, and coasts of Europe repeating «Will July rain on Paris»?

Is it the dream that inspired the voices that found echo in the emblematic reflections on the beaches of Vigo and crossed the Atlantic to now take nest in the Zapatista communities?

Because the 421st Squadron descends not from a ship, but from La Montaña, «without weapons, and for life.»

Is this what humanity is? That which weaves the long and hidden thread that unites different and distant geographies and links calendars near and far?

I do not know. But I would recommend to those whose curse is art: Give expression to that dream. Whichever it is, let it be yours.

Because you never know when and where another gaze, another ear, other hands, another step, another heart in another calendar and another geography, will need to take it down from the great shelf of hopes and dreams, open its entrails and plant it, like a seed, in painful reality.

I bear witness,

SupGaleano.
June 2021.

[i] Argentine folk rock performer, composer and interpreter.

[ii] Juan Villoro is a Mexican writer and journalist and the son of philosopher Luis Villoro.

[iii] Don Durito’s adventures across Europe in 1999: https://enlacezapatista.ezln.org.mx/1999/10/13/la-hora-de-los-pequenos-durito-carta-4a/

[iv] Gonzalo Guerrero was a sailor from Palos, Andalucia, Spain who was shipwrecked along the Yucatán Peninsula and taken prisoner by the local Maya. Over time he took on Mayan culture as his own, became a Mayan chief, and died fighting alongside the Maya against Spanish conquistadors in defense of Mayan territory.

[v] Jacinto Canek – 18th-century Maya revolutionary who fought against the Spanish in the Yucatán Peninsula of New Spain.

 

radio
Radio Zapatista

(Español) Cartas náuticas III: Desembarca el Escuadrón 421 en Galicia

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

A nombre de todas las mujeres, niños, hombres, ancianos y, claro, otroas zapatistas, declaro que el nombre de esta tierra, a la que sus naturales llaman ahora Europa, de aquí en adelante se llamará “Slumil K’ajxemk’op”, que quiere decir “Tierra insumisa”, tierra que no se resigna, que no desmaya. Y así será conocida por propios y extraños mientras haya alguien aquí que no se rinda, que no se venda y que no claudique.

Con esas palabras Marijose, otroa zapatista del Escuadrón 421, rebautizó el “viejo continente” este martes 22 de junio de 2021 en la ciudad de Vigo, Galicia.


Foto: Juana Machetes

Quinientos veintiocho años después de que la carabela La Pinta arribara a estas costas tras el primer y fatídico “encuentro” entre el continente europeo y el que poco después sería nombrado América, llegó a Galiza el navío La Montaña, tras 50 días de navegación desde Isla Mujeres en el Caribe mexicano.

A bordo trajo a siete zapatistas, el Escuadrón 421 –cuatro mujeres, dos hombres, unoa otroa–. A bordo trajo cinco siglos de resistencia y 38 años de lucha zapatista. A bordo trajo oídos y miradas atentas y corazones abiertos, para encontrarse con quienes resisten y luchan contra el sistema enloquecido que atenta contra la humanidad. A bordo trajo la utopía de un verdadero Encuentro que no sea de muerte sino de vida, de lucha, de resistencia y rebeldía.

Desde hace días, empezaron a llegar a Galiza delegaciones de muchos rincones de Slumil K’ajxemk’op y de otros países, para darle la bienvenida al Escuadrón 421, la avanzada de una “invasión zapatista” a la que se sumarán muchos y muchas más que llegarán por vía aérea, incluyendo a niñas y niños. No muy lejos del local del desembarque, el Centro Social das Pedriñas, renombrado “Caracol Base de la Europa Zapatista”, se acondicionó para recibir  a lxs delegadxs que llegaron de las muchas geografías.

(Continuar leyendo…)

radio
Xira pola Vida

(Español) Ceremonia de bienvenida al Escuadrón 421 en Vigo, Galicia

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

  • La bienvenida a La Montaña se llevará a cabo a las 17:00 (10:00 hora de México) en la playa de Carril, en Alcabre (Vigo). Incluirá saludo, intervenciones y música tradicional gallega.
  • La Gira por la Vida confía en la colaboración de las personas que acudan al acto para garantizar las medidas de seguridad.

Galicia (SLUMIL K´AJXEMK´OP), 22 de junio de 2021. La recepción de La Montaña se llevará a cabo HOY, martes 22 de junio a las 17:00 en la playa viguesa de Carril, en Alcabre.

La delegación de La Montaña será traslada a tierra, donde dará inicio una ceremonia de recibimiento que incluirá saludo, acompañamiento a un escenario situado en las inmediaciones y bienvenida de la asamblea gallega de la Xira pola Vida. A continuación se le cederá la palabra al Escuadrón 421. La música tradicional gallega arropará este momento histórico.

La Asamblea Gallega de la Gira por la Vida confiamos en la colaboración y responsabilidad de las personas que participarán en esta bienvida para mantener las medidas de protección requeridas por el protocolo COVID-19 (máscaras, distancia). También para garantizar el satisfactorio desarrollo de la ceremonia de bienvenida en sí misma, así como el bienestar de las personas presentes, en especial de la tripulación de La Montaña, que vienen de navegar casi dos meses.

Para facilitar la cobertura de los medios de comunicación, se habilitará una zona de prensa. Las solicitudes de entrevista empezarán a gestionarse a partir de mañana, miércoles 23 de junio.

Sabemos que el tiempo estará bravo, epseramos que los vientos amainen y que el Escuadrón 421 y la tripulación de La Montaña puedan desembarcar con seguridad. Pero como dice el Capitán Ludwig: el viento manda. Y una vez con los pies en la tierra, iniciaremos el baile.

Muchas gracias por su atención y difusión.

Contactos: Edi (+34 649 26 66 19) y Ana (+34 659 394 387)

xirapolavida.org · @xirapolavida

xirapolavida@riseup.net

¡¡A Xira pola Vida vai!!

¡¡EUROPA, DESPIERTA!!

radio
Radio Zapatista

(Español) ‘Soñar y vibrar por un mundo diferente’. Jornada Internacional Solidaria en Vigo

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

La jornada de convivencia comenzó con un mitin en el Puerto de Vigo, para posteriormente trasladarse al Centro Social y Cultural As Pedriñas. Las delegaciones internacionales y la asamblea gallega llaman a la acción para fortalecer la lucha y caminar juntas y juntos hacia la construcción de otro mundo.

Voceras

Galicia (SLUMIL K´AJXEMK´OP), 20 de junio de 2021. Esta mañana llegaron delegaciones desde Suiza, Alemania, Francia, Suecia, Italia, Portugal, Grecia, Marruecos, Brasil, Suecia, Colombia, República Checa, Irán, Cataluña, País Vasco, País Valenciá, Andalucía, Murcia, Cantabria, Asturias, Madrid y Castilla y León. Se unieron a la asamblea gallega de Xira pola Vida en el Puerto de Vigo para dar inicio a la jornada de convivencia y de solidaridad internacional en el rebautizado ‘Caracol Zapatista As Pedriñas’, lugar de recepción para las personas que lleguen a Galicia para participar en la Travesía por la Vida.

La asamblea gallega aprovechó esta oportunidad para reiterar su agradecimiento y dar la bienvenida a las personas desplazadas hasta Vigo para participar en la recepción del Escuadrón 421:

“Llevamos muchos meses trabajando, con mucho entusiasmo, en una agenda común. Sobre todo este último mes,  por la noticia que llegaría el Escuadrón 421 al Puerto de Vigo. Este regalo nos hizo soñar y nos dio el impulso para seguir fortaleciendo la lucha, la unidad y para gritar que hay que construir un mundo diferente. Para esto contamos con la energía de este mar que nos une a todos y todas”.

“Esperamos que la llegada de los compañeros zapatistas funcione como un impulso de energía que nos permita fortalecernos, avanzar en las luchas sociales y en la construcción de otro mundo, un mundo solidario donde quepan muchos mundos”, enfatizaron delegadxs internacionales ahí presentes. “Lxs compañerxs zapatistas nos dan el regalo de venir a visitarnos a nuestras tierras. Ellas y ellos nos enseñaron un camino, ahora depende de nosotros y nosotras encontrar el nuestro. Nos hace falta, pero el viaje ya ha comenzado”.

Xira pola Vida agradece la difusión y el apoyo en la organización colectiva del acto de bienvenida. Igualmente comunicarán a la brevedad sobre el evento de bienvenida-acto-festejo al Escuadrón junto con el resto de delegaciones.

Fuente: Comisión Comunicación Xira pola Vida (Galiza)


radio
Subcomandante Insurgente Galeano

We Arrived

We Arrived

June 20, 2021

It was 06:59am—Mexico time—on June 20, 2021, when, hazy on the horizon, the Iberian Peninsula became visible from La Montaña. At 09:14:45am, the ship anchored in the Baiona or Bayona Bay, Galicia, Spanish State, Europe. From there, the geography of Portugal is just a stone’s throw away, and a bit to the northeast Vigo is visible. Everyone is healthy. Due to paperwork and other matters, La Montaña and the 421st Squadron will remain here until their tentative disembarkation on Tuesday the 22nd at 17:00—Vigo time and date. The Spanish Civil Guard boarded the ship, took down the crew’s and passenger’s information, checked passports, and carried out a routine check. All is well. Weather conditions: cloudy, light but frequent rain, 15 degrees Celsius.

Shortly after, several sailboats carrying compas from rebellious Europe approached to welcome the ship… or to check if the rumors that run through barrios, mountains, and countryside across the world were true: “the Zapatistas have invaded Europe.”

On land, at the foot of what looks like a lighthouse, another group was shouting something like, “We surrender!”… Nah, just kidding. They were shouting “Long Live Zapata,” “Welcome!” and… well that one is hard to hear. They hold banners and posters. As far as the ship’s passengers can see, there are no obscene signs, which might indicate that we have not been disowned… yet. Some poor disoriented soul carries a sign that reads: “The Rebellious Popcorn Diner. Galician Stew, Idem and Sardine Empanadas. Special discounts for invaders, beetles and cat-dogs” Another sign reads, “Get me out of here!” The most prudent ones use their banners as umbrellas.

The European sky cries, moved. Its tears can’t be distinguished from the ones that moisten the cheeks—weathered by sun, sea, anguish and adrenaline—of the intrepid 421st Squadron. In their step, their gaze, and their heartbeats, the Mayan people—the legend will say—crossed the Atlantic in 50 days and nights, in their long and turbulent journey for life.

It’s cold outside, but inside, in the geography of the heart, something warms the soul. In the mountains of the Mexican southeast, the sun smiles and the first notes of a cumbia emerge joyfully from the sound system.

Of course, the disembarkation, the arrival of the aerial delegation, the organization of the agenda, the meetings, and the celebration of the word are still to be done.

In other words, we’ve only just begun.

SupGaleano
June, 2021


Music: La Cumbia del Sapito – Alfredo y sus Teclados

Página 7 de 64« Primera...56789...203040...Última »