News:

Ayotzinapa

image/svg+xml image/svg+xml
radio
Enlace Urbano de Dignidad

A quienes escuchen en este México de sangre y de dolor.

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

¿Cómo se puede empezar a escribir una carta pensando en Ayotzinapa sin formular muchas preguntas? El terror y la falta de palabras para describir el sentimiento tan profundo y terrible provocan muchas dudas, inquietudes, corajes y desgarrados pensamientos.

¿Qué nos están diciendo?

Las normales rurales siempre han representado al sector estudiantil comprometido, consciente y pobre en México. Estos centros de estudio durante décadas y décadas han sido cuna de un sinnúmero de personas valientes que aprovechan al máximo la oportunidad de estudiar y de servir al pueblo, de vivir el dolor del pueblo y de luchar junto al pueblo. Son símbolo de rebeldía juvenil, tal vez es por eso que a ellos los agarran, los matan, los queman, los mutilan, los torturan, les hacen todo lo que estos años en México se ha hecho a “criminales”, jóvenes, migrantes, indígenas, mujeres, niños, a miles y miles de personas. Parece que esta MASACRE está representando un quiebre, un punto y aparte, un mensaje que dice: “Así les va a ir a todos los que no se dejen, a los que tengan dignidad”. Parece que el crimen ahora es no ser criminal, porque ser criminal es exactamente lo mismo que ser político, presidente, gobernador, presidente municipal, sicario, policía o militar. El modo en que se hizo esta brutal agresión pone a otro nivel la guerra en México. Es muy corto hablar en este momento de “criminalización de la protesta social”, ahora estamos ante el exterminio del descontento, ante el genocidio de la esperanza. Ese es el mensaje. Eso está detrás.

En días previos a estos hechos de sangre el movimiento estudiantil tomaba fuerza (la sigue tomando), con el 2 de octubre en el aire, con los politécnicos en las calles, con muchas rabias por todo el país. Iguala no llega así porque sí, por problemas municipales, por el narco haciendo de las suyas. Estamos viendo un tipo de “limpieza ejemplar”, ya no castigo, ya no represión, es como si ciertas fuerzas políticas se decidieran a terminar con los rebeldes, los incómodos, los irreverentes, los rojos, de un modo atroz, sin recato alguno, porque hace tiempo que la sensatez y la famosa “legalidad” desaparecieron, como las miles de vidas que han ido quedando “ausentes” en estos años. No estamos ante una crisis de un Estado democrático, estamos ante el auge de un Estado delincuente, que opera con sicarios, con paramilitares mientras se logran terminar de legalizar las injusticias. Entre la masacre de los normalistas en Iguala y su diálogo-espectáculo con los politécnicos en Bucareli, el gobierno de Enrique Peña Nieto y el de Ángel Aguirre, y con los suyos los de todos los gobernantes de este país, de todos los partidos políticos, nos están demostrando su forma de poner “orden”, su forma de ser “respetuosos de los derechos humanos”.

Ayotzinapa nos está doliendo de un modo que aún no podemos describir, nos pone a pensar en una respuesta que aún no está clara, como que en estos diez días el silencio en muchos lugares y personas, el dolor contenido, la impotencia ácida y profunda, la rabia filosa y el terror en los labios, en los corazones, en nuestras mentes nos estuviera poniendo una prueba, una enorme prueba: cómo hacer algo que no sea absurdo, cómo no quedarse mirando, cómo pararlo, cómo decir algo más que NO, que BASTA, que JUSTICIA. De por sí estos últimos años en México como en muchos rincones del mundo se siente que algo falta, que la esperanza no se ve como antes, que no es suficiente, que el futuro no se ve y que la incertidumbre y el horror se vuelven constantes. Mientras que las agresiones del poder, donde sea y como sea son brutales, secuenciales, a niveles más cotidianos, que carcomen y orillan a un aparente “sin sentido y sin rumbo”. De por sí en estos días aunque crece y crece esa indignación, no está bastando la náusea que no sabemos si puede convertirse en impulso. Por eso Ayotzinapa, sus normalistas, nos están doliendo, nos están poniendo de cabeza.

Enrique Peña Nieto y quienes detrás de él operan con el viejo estilo de las dictaduras y con el nuevo discurso de las “democracias”, es decir, con el mejor y más acabado estilo de la perversidad política mexicana, están logrando construir un país en el que el crimen es una política de estado, es decir dónde todo está disponible por un precio adecuado, donde en la relación costo-beneficio cualquier vida es prescindible.  Vivimos bajo un sistema donde se externaliza el costo político, es decir que quien tiene el poder utiliza a otros personajes políticos para que asuman la responsabilidad del horror, y estos a su vez externalizan ese costo político y las consecuencias jurídicas a otros, hasta que al final, cuando toda la clase política se ha logrado deslindar de la masacre, cuando el sistema está a salvo, “llegar a las últimas consecuencias para hacer justicia” acaba significando que metan a unos cuantos de los policías-sicarios que dispararon a la cárcel (y eso en el mejor de los casos).  En Ayotzinapa, como en tantos otros lugares de México, los grupos de poder harán todo lo posible para que la responsabilidad sea de unas cuantas personas “sacrificables”, para  que el sistema de impunidad y de violencia pueda seguir su brutal camino. El sistema político de México no está corrupto, la corrupción es el sistema político de México.

Tenemos que resistirnos a la costumbre de tanta muerte, tenemos que detener esta inercia y tenemos que hacerlo sin caer en las viejas respuestas, sin olvidar la historia. Caminemos, gritemos, pensemos, preguntémonos y hagamos aprendiendo de un modo distinto y construyendo sabiduría colectiva para oponerse a esta barbarie.

Nuestra solidaridad está con los estudiantes de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”.

Ayotzinapa nos duele.

Enlace Urbano de Dignidad
Nodo de Derechos Humanos
Les trois passants
Comisión Takachiualis de Derechos Humanos
Proyecto de Animación y Desarrollo

radio
Radio Zapatista

Zapatistas, students and teachers march in Chiapas in support of Ayotzinapa

(Continuar leyendo…)

radio
Subcomandante Insurgente Moisés

The EZLN announces demonstration in support of students from Escuela Normal de Ayotzinapa

COMMUNIQUE FROM THE INDIGENOUS REVOLUTIONARY CLANDESTINE COMMITTEE—GENERAL COMMAND OF THE ZAPATISTA ARMY FOR NATIONAL LIBERATION.

October 2014:

To the students of the Escuela Normal[1] “Raúl Isidro Burgos” in Ayotzinapa, Guerrero, Mexico.
To the national and international Sixth:
To the people of Mexico and the world:

Sisters and Brothers:

Compañeras and Compañeros:

To the students of the Escuela Normal of Ayotzinapa, Guerrero, Mexico, and to your family members, classmates, teachers, and friends, we simply want to let you know that:

You are not alone.

Your pain is our pain.

Your dignified rage is ours also.

-*-

To the compañeras and compañeros of the Sixth in Mexico and the world, we call on you to mobilize, according to your means and ways, in support of the community of the Escuela Normal in Ayotzinapa, and in demand of true justice.

-*-

We as the EZLN will also mobilize, within our capacities, on October 8, 2014, in a silent march as a signal of pain and outrage, in San Cristobal de las Casas, Chiapas, at 1700 hours.

Democracy!
Liberty!
Justice!

From the mountains of the Mexican Southeast.

For the Indigenous Revolutionary Clandestine Committee—General Command of the Zapatista Army for National Liberation.

Subcomandante Insurgente Moisés.

Mexico, October 2014. In the twentieth year of the war against oblivion.


[1] The Escuelas Normales in Mexico are teaching colleges that principally train rural and indigenous young people to be teachers in their own communities.

Translated by El Kilombo

radio
Agencia Subversiones

Narcogobierno, incertidumbre e indignación en Guerrero

(Continuar leyendo…)

radio
Agencia Subversiones

Ataque armado a estudiantes de la Normal de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero

(Continuar leyendo…)

radio
CDH Tlachinollan

(Español) Consolida impunidad en Guerrero liberación de policías ministeriales acusados en caso Ayotzinapa

Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

– Decisión de jueces evidencia deficiencias en investigación conducida por Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero.

– Familiares de Jorge Alexis y Gabriel deberán acudir a instancias internacionales ante la falta de efectividad de la justicia en Guerrero.

– Recibirá Relator de la ONU información sobre impunidad en ejecuciones extrajudiciales de Normalistas de Ayotzinapa.


COMUNICADO DE PRENSA

Chilpancingo, Guerrero a 23 de abril de 2013.- El día de hoy fueron liberados los dos elementos de la Policía Ministerial de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero (PGJE) en contra de quienes se ejercitó acción penal por el homicidio de los estudiantes Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús, ejecutados extrajudicialmente el 12 de diciembre de 2011 en medio de un violento operativo policial con el que se respondió a una protesta estudiantil, en la ciudad de Chilpancingo, Guerrero.

La liberación de dichos servidores públicos se materializó después de que la Justicia Federal ordenara al Juez local a cargo del proceso que dictara un nuevo auto de formal prisión contra los elementos de la Policía Ministerial, por ser insuficientes las pruebas que en su momento presentó la Procuraduría guerrerense. Tras esta decisión, ningún servidor público estatal o federal enfrenta hoy un proceso penal por las graves violaciones a derechos humanos cometidas en contra de los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, ocurridos el 12 de diciembre de 2011.

Es preciso recordar, que por estos hechos la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ejercitó por primera vez su facultad para investigar mediante un procedimiento especial violaciones graves a derechos humanos. Precisamente, en la Recomendación 1 VG/2012 derivada de dicho procedimiento, el Ombudsman Nacional concluyó con base en su propio trabajo pericial que los proyectiles de arma de fuego que habían privado de su vida a los estudiantes habían sido disparados por elementos de la Policía Ministerial del Estado de Guerrero ubicados donde se encontraban quienes hoy fueron liberados;no obstante, la CNDH fue omisa en coadyuvar para que esas conclusiones fueran confirmadas en el ámbito penal.

La exoneración de los policías acusados del asesinato de Jorge Alexis y Gabriel comprueba que en Guerrero no hay justicia posible para las víctimas de graves violaciones a derechos humanos y que los órganos de procuración e impartición de justicia aseguran impunidad a quienes delinquen desde el poder.

La liberación de los policías imputados confirma los temores externados desde el inicio de las investigaciones por los organismos de derechos humanos y los familiares de las víctimas, en el sentido de que al haberse realizado las primeras diligencias por mandos involucrados en los hechos y por peritos carentes de independencia, a la postre los responsables se beneficiarían de la parcialidad de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero, encabezada sucesivamente por Alberto López Rosas, Juan Manuel Herrera Campos y actualmente por la Procuradora Martha Elba Garzón.

Es preciso recordar que la desconfianza ante la actuación de las autoridades estatales en los hechos, se vio agravada, dado que fue público y notorio que la propia Procuraduría deliberadamente obstaculizó el esclarecimiento de los hechos al intentar construir una versión falsa de los mismos mediante la fabricación de imputaciones contra los estudiantes, lo que incluyó la siembra de evidencia. Pese a que los familiares de Jorge Alexis y Gabriel, junto con los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa acudieron ante la justicia a aportar elementos para la sanción de los responsables, poniendo en riesgo su vida y la de sus representantes legales, hoy esos temores se ven confirmados y permiten constatar la quiebra absoluta del sistema de justicia guerrerense.

En ese sentido, como ocurre a menudo en Guerrero, sólo queda a los familiares de las víctimas acudir a las instancias internacionales para buscar la justicia que en nuestro país se niega a quienes son agraviados por agentes estatales. En ese sentido, la impunidad por la muerte de Jorge Alexis y Gabriel será denunciada los próximos días ante el Relator sobre Ejecuciones Extrajudiciales, Sumarias y Arbitrarias de la ONU, que visitará oficialmente el estado de Guerrero, y posteriormente ante el Sistema Interamericano.

En virtud de las recientes decisiones judiciales, las violaciones a derechos humanos cometidas el 12 de diciembre de 2011 en contra de los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero, se suman a la larga lista de violaciones de derechos humanos cometidas contra las y los guerrerenses que han sido encubiertas desde el poder, como ocurrió con los crímenes cometidos durante la Guerra Sucia o con las masacres de El Charco y Aguas Blancas. Hoy, ni la tortura, ni las ejecuciones extrajudiciales, ni los tratos crueles, ni las detenciones arbitrarias de los estudiantes son motivo suficiente para que existan procesos penales contra los responsables. Por ello, la impune represión del 12 de diciembre de 2011 marcará a perpetuidad al gobierno de Ángel Aguirre Rivero exhibiéndolo como continuador de los esquemas de ejercicio autoritario de poder que durante décadas han agraviado a la población guerrerense.

En un contexto estatal convulso, marcado por la desesperación ciudadana ante la inseguridad y por un conflicto magisterial que trasciende hacia un movimiento popular de indignación, la consolidación de la impunidad en el caso Ayotzinapa confirma y muestra el grave deterioro de las instituciones públicas guerrerenses y la complicidad del sistema de justicia con quienes abusan y delinquen desde el poder.

Considerando este degradado contexto y sabiendo que los familiares de Jorge Alexis y Gabriel no cejarán en su búsqueda de justicia, acompañados por Tlachinollan, la Red Guerrerense de Organismos Civiles de Derechos Humanos, el Centro José María Morelos y el Comité Estudiantil de la Normal Rural de Ayotzinapa, expresamos nuestra preocupación ante las represalias que pueden desencadenarse con la liberación de los policías ministeriales imputados y responsabilizamos al gobierno de Ángel Aguirre Rivero de cualquier agresión cometida en contra de los familiares de Jorge Alexis y Gabriel o en contra de sus representantes.

Página 20 de 20« Primera...10...1617181920