Sorry, this entry is only available in Mexican Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.


San Cristóbal de las Casas, Chiapas a 6 de diciembre del 2021.

 

Al Ejercito Zapatista de Liberación Nacional.

A la sociedad civil y nacional.

A la Sexta nacional e internacional.

Al Congreso Nacional Indígena.

Al Consejo Indígena de Gobierno.

A los medios de comunicación.

A lxs defensorxs de los derechos humanos.

Al Pueblo Creyente.

A las organizaciones independientes.

Al pueblo de México y del mundo.

 

Compañeras y compañeros que han asistido a esta conferencia de prensa o nos ven en cualquier lugar del mundo les queremos agradecer profundamente su escucha y su solidaridad.

Como Grupo de Trabajo No Estamos Todxs queremos contarles sobre la situación carcelaria en nuestro pequeño trabajo.

A lo largo de estos años de acompañamiento que estamos realizado a los presos en lucha hemos tenido la oportunidad de conocer a diferentes cárceles. Estos sitios de supuesta reinserción social no son más que centros de exterminio habitados por lxs seres humanos racializados, empobrecidos y disidentes. En estos lugares donde la vida y su integridad tiene un precio desde el momento del ingreso de una persona presa. Ahí todo se paga el lugar para dormir, la seguridad, una alimentación adecuada, la salud, el acceso a las vistas y un largo etcétera. Es un sitio donde no solamente se romper a la persona que esta adentro sino a todo su entorno familiar donde ellxs también son cristianizados y marginados, hemos visto familias que han vendido todo su patrimonio para poder pagar un abogado con la esperanza de poder ver libre a su familiar. Somos testigos de toda la corrupción que habita en las cárceles, como también de la falta de interés y de humanidad de defensores de oficio, jueces y demás funcionarios del Poder Judicial para hacer eso que mal llaman justicia.

Los casos de nuestros compañeros German, Abraham y Marcelino no son únicos ni aislados. A lo largo de estos años esas historias las hemos escuchado cientos de veces con diferentes rostros y voces, una y otra vez saber de la detención arbitraria, la tortura y la discriminación son los tres elementos para crear culpables. De ahí nuestro odio profundo a estas instituciones y a todo lo que representan, no por ello estamos diciendo que no se debe buscar la justicia de quien ha sido objeto de un delito o de un crimen. Sino todo lo contrario. Pues lo que sabemos sin temor a equivocarnos es que este sistema de justicia crea a más víctimas, donde mucha gente inocente habita las cárceles. De tal manera que la víctima de un delito o un crimen no encuentra la justicia y en el camino de buscar una persona culpable se crea a otra nueva víctima. Creemos profundamente en la justicia, pero una justicia que repare a la víctima, una justicia que busque la no repetición, una justicia donde como sociedad nos hagamos cargo del origen de esas faltas. Todo lo anterior nos deja en claro que las cárceles están llenas de lxs nadie, pues estas instituciones son un reflejo fiel del capitalismo. Donde lxs nadie pagan lo que el mismo sistema crea y les obliga a vivir marginación, pobreza, discriminación e injusticia.

Pero han sido también en las cárceles que hemos conocido la dignidad, la rebeldía y la incansable búsqueda de justicia. Una lucha encarnada en nuestros compañeros y sus familiares. Nuestros compas organizándose y alzando la voz de las violaciones de los derechos humanos que sufrieron en el momento de su detención y a lo largo de sus vida dentro de la cárcel. Pero no solo defendiendo su libertad y condiciones de vida más dignas para ellos, sino que también son portavoces y defensores de otros presos que viven circunstancia similares. Hemos conocido a sus familias que nos han mostrado esa digna rabia que nos inspira profundamente. Somos testigos del  desprecio y la humillación que ha realiza cotidianamente las autoridades cada vez que se los familiares exigen hacer justicia. Sin embargo su empeño es claro y su lucha esta dotada de una fuerza inconmensurable. Son nuestros compas presos y sus familias nuestra inspiración y fuerza para seguir con esta lucha por la libertad, la justicia y en contra de este sistema carcelario. No podemos más que agradecerles la oportunidad de acompañarles y seguir su gran ejemplo, mil gracias compas. No están solxs ni lo estarán nunca.

No dejaremos de luchar hasta que nuestros compas German, Abraham y Marcelino recuperen su libertad, por eso nos sumamos al grito profundo exigiendo su libertad inmediata.

 

 

Grupo de Trabajo No Estamos Todxs.     

 

Descarga la palabra del GT No Estamos Todxs en PDF