Noticias:

Noticias

image/svg+xml image/svg+xml
radio
Radio Pozol

Chiapas: Otorgan amparo a Pueblo Maya Tsotsil en Desplazamiento Forzado

 

_Omisiones de autoridades de gobierno incrementan el riesgo a población vulnerable en contexto de COVID 19.

El Juzgado Tercero de Distrito, con sede en Tuxtla Gutiérrez, otorgó el 28 de marzo del presente año, el amparo 340/2020 para proteger la vida, integridad y seguridad de comunidades del Pueblo Maya Tsotsil, en desplazamiento forzado, del municipio de Aldama, Chiapas, México.

El 27 de marzo de 2020, representantes de las comunidades del Pueblo Maya Tsotsil, en desplazamiento forzado, de Aldama, interpusieron solicitud de amparo y protección de la justicia federal para la: “suspensión definitiva de la violencia de grupos civiles armados de corte paramilitar quienes actúan con la aquiescencia y tolerancia de funcionarios del Estado”. Sin embargo hasta la fecha las autoridades responsables1 continúan la omisión en el cumplimiento de la resolución.

Por lo anterior, la violencia en la franja limítrofe con Chenalhó se intensificó en un contexto de alto riesgo para población vulnerable en medio de la emergencia sanitaria por COVID 19, las autoridades señaladas han sido omisas en el cumplimiento de la suspensión de plano otorgada por un Juez Federal, por lo que se promovió un incidente por defecto en el cumplimiento de la suspensión consistente en que: “se […]brinde la protección y seguridad que requieren los quejosos […] medidas necesarias que garanticen la vida, seguridad e integridad personal de la población del municipio de Aldama, quienes se encuentran sufriendo situaciones de violencia generalizada y de violaciones a los derechos humanos, derivado del conflicto armado a fin de garantizar la paz pública.”

Desde el pasado 24 de marzo, al día de hoy, el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) registró al menos 47 actos de agresión armada. Durante la última semana los ataques aumentaron y se realizaron de manera sistemática. Reportes de la Comisión Permanente de Comuneros y Desplazados de Aldama informan que los grupos armados de corte paramilitar procedentes de Chenalhó, utilizan las trincheras de Tok’oy, Pajaltoj, Oxch’om, Slumka, Tojtik, de la comunidad de Saclum, que se encuentran en territorio del municipio de Chenalhó para realizar disparos dirigidos hacia las casas de Xuxch’en, San Pedro kotsilnab, Koko’ y Tabak, en Aldama. El día de ayer, la Comisión Permanente de Comuneros y Desplazados de Aldama reportó nuevos ataques armados, que iniciaron durante la madrugada, hacia las comunidades de Ye’ton, Koko’, Tabak, Chivit, Xuxch’en y San Pedro kotsilnab. De acuerdo a testimonios hombres armados vestidos de negro están realizando disparos desde las trincheras de Tok’oy y de Pajaltoj, así como de Vale’tik, pertenecientes a Santa Marta, Chenalhó.

La entrada a la fase 3 de la emergencia sanitaria en México, pone en evidencia que las comunidades de Pueblos Originarios son altamente vulnerables, ya que su vida se encuentra en constante riesgo, ya sea por un ataque de armas de fuego o por contraer COVID 19 y no contar con garantías de atención médica adecuada.

Las Directrices Esenciales de las Naciones Unidas para Incorporar la Perspectiva de Derechos humanos en la Atención a la Pandemia por COVID 19, establecen la necesidad de proteger a la población más vulnerable como son las comunidades en desplazamiento forzado: “Los Estados deben aplicar medidas adicionales con el fin de abordar la repercusión desproporcionada que el COVID 19 puede tener sobre las minorías, a causa de las zonas remotas donde viven, en las que hay un acceso limitado a bienes y servicios esenciales”2.

Desde el inicio de las agresiones armadas en marzo de 2018, el Frayba realizó intervenciones a 30 autoridades de dos periodos de los gobiernos en los ámbitos federal y estatal, sin embargo se mantiene la impunidad en graves violaciones a derechos humanos como son: La Privación Arbitraria de la Vida, el Desplazamiento Forzado y la Privación Arbitraria de la Libertad al defensor comunitario Cristóbal Sántiz Jiménez3.

Por lo anterior urgimos a las autoridades responsables de los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador y de Rutilio Escandón Cadenas que cumplan con el mandato judicial del Tercer Juzgado de Distrito que otorgó el amparo 340/2020 para proteger la vida, integridad y seguridad de las comunidades del Pueblo Maya Tsotsil, en desplazamiento forzado, de Aldama. Entre las exigencias se encuentran:

Garantías de seguridad para proteger la vida de la población del Pueblo Maya Tsotsil del municipio de Aldama, en riesgo por hechos de agresiones armada que se intensificaron desde el 24 de marzo de 2020.

Cumplimiento de las Recomendación número 71/2019, emitida el 23 de septiembre de 2019, por la Comisión Nacional de Derechos Humanos4.

Investigación de las agresiones armadas, desde marzo del 2018, perpetradas por grupos civiles armados de corte paramilitar procedentes de Santa Martha, municipio de Chenalhó, que provocaron el desplazamiento forzado de las comunidades del Pueblo Maya Tsotsil de Aldama.

Atención humanitaria, vivienda, salud, alimentación adecuada y digna para las personas víctimas de desplazamiento forzado del Pueblo Maya Tsotsil de Aldama, Chiapas, en mayor vulnerabilidad durante la pandemia por COVID 19.

-*-

San Cristóbal de La Casas, Chiapas, México

28 de abril de 2020

https://frayba.org.mx/otorgan-amparo-a-comunidades-del-pueblo-maya-tsotsil-en-desplazamiento-forzado/?preview=true&_thumbnail_id=9199

Foto: Carlos Hogaz

radio
Concejo Indígena y Popular de Guerrero-Emiliano Zapata

Comunicado del Concejo Indígena y Popular de Guerrero-Emiliano Zapata a las madres y los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero

Guerrero México, 25 de Abril del 2020.

Al Ejército Zapatista de Liberación Nacional
Al Congreso Nacional Indígena
Al Concejo Indígena de Gobierno
A los pueblos de Guerrero
A los pueblos de México y del mundo
A la sexta nacional e internacional
A las redes de resistencia y rebeldía
A las redes de apoyo al CIG
A los medios de comunicación honestos, libres y autónomos

Para nosotros, los pueblos originarios que integramos el Concejo Indígenas y Popular de
Guerrero-Emiliano Zapata sentimos dolor, rabia y coraje ante la injusticia de los tres niveles
de gobierno por dejar impune la investigación para dar con paradero de los 43 hermanos
estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, desaparecidos por narcoestado, con mucho amor les decimos que no están solos y que su lucha son nuestras, levantamos la voz para exigir la presentación con vida, además que sean esclarecidos está barbarie y pedimos que sean castigados los culpables relacionado con tales acontecimientos catastroficos.

Nosotros los pueblos originarios hemos visto cómo han transcurrido los años desde aquella trágica noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala Guerrero y nada han hechos las
autoridades sobre el caso, después de seis años de exigencia, lo único que han hecho es rondar la responsabilidad entre ellos y sin resolver los asuntos de las desapariciones, nos preocupa porque no han sido el único caso que no han resuelto, sino son cuantiosos casos de las desapariciones forzadas, así como las ejecuciones extrajudiciales a todos los luchadores sociales de la organización que sea.

Pese a ello, hasta la fecha no existen avances significativos en las investigaciones por parte de
las autoridades encargada, ni resultados específicos que den con el paradero de los hermanos
normalistas, ni el esclarecimiento de los hechos que identifique de manera eficaz y contundente a los autores materiales e intelectuales, lo que sin duda, coloca al Estado en una red de protección a los cómplices del crimen de lesa humanidad.

Hoy nos reivindicamos como pueblos originarios a seguir resistiendo juntamente con
ustedes, además de las mujeres violentadas, desaparecidas y asesinadas, y las demás convertida en mercancía, de la juventud criminalizada, del trabajo explotado, de la rebeldía perseguida por defender la naturaleza y la humanidad.

A los padres y las madres de los hermanos desaparecidos les decimos que no lo hemos olvidados y mantenemos en nuestra memoria la larga lucha que han mantenido durante todos
estos largo tiempo, seguiremos manteniendo nuestra articulación abrazandonos su dolor y angustia frente a este poder podrido que obedece a su patrón llamado capitalismo y que hoy nos hemos dado cuenta que ellos siempre han conducido la muerte a nuestros pueblos.

Por eso al igual que a ustedes exigimos justicia a los 43, hermanos estudiantes desaparecidos, y que asuman sus responsabilidades como jefe de Estado para reparar los daños a nuestros queridos que por algunas razones, no lo han quitados, bien lo sabemos nosotros los de abajos que lo desaparecieron por luchar por una vida digna.

Por eso, los 43, son las luces y la fuerza para seguir luchando por un mundo mejor, donde cada uno de nosotros nos toca la tarea de hacer y construir el proyecto autonómico de acuerdo a nuestro tiempo y nuestro espacio de donde habitamos y los muchos otros y otras que luchan y se organizan desde ahí a donde nosotros les llamamos los de bajo”.
Por eso, a este largo caminar hemos dicho y seguiremos manifestando que a través de la
mentira, la simulación y la impunidad, el mal gobierno suma los atropellos e injusticias contra quienes se han solidarizado y manifestado los apoyo a la lucha de los familiares y compañeros de los 43, para quien se indigna y protesta contra la injusticia, son golpeado a través de la represión y cárcel o persecución. entendemos que hay linchamiento mediático y un infinidad de opiniones falsas acusaciones
injusta, desprecio ideológico, guerra psicológico, obstáculo estatales y oido sordo de autoridades para atender los demandas a nuestros hermanos normalistas desaparecidos, pero
como pueblos originarios hijos de los pueblos mesoamericanos les venimos a decirles que caminaremos juntos a los espíritu de nuestros ancestros quienes nos cuidarán en todos los andares y fortalecer ese espíritu que nos heredaron desde la visión y vida comunitaria donde debe prevalecer desde el nosotros y después el yo.

Las huellas de nuestros desaparecidos, desaparecidas, nos han dejado cicatrices que la única
alternativas para el cambio más humano e íntegro y fraternidad está en nosotros desde cómo
vivimos, nos organizamos, mirándonos nuestros bosques, nuestra montaña sagrada y como
nosotros nos entendemos con ella, que para nosotros es un todos y nada es ajeno. Es este
conocimiento que lo de ayá arriba no entienden y nunca entenderán, porque primero está lo material y lo económico y despues la importancia y el valor de vida humana y naturaleza. Sabemos perfectamente que en este país hay peligrosas artimaña y red de cúpula y se hacen llamar Estado Mexicano, para ellos estorbamos los que luchamos y sembramos rebeldía los que vemos y sentimos la violencia día a día, los que sufrimos los ataques múltiples de todos tipos y que son provenida desde arriba, los que sabemos que en este país pasa algo malo y
cuando la ley se debe defender al más desprotegido, no lo hace, si no persigue con un fin, que es desmantelar a orillarnos, por ser pueblos originarios, utilizan todas los medios para lograr su objetivos a eso los llamamos nosotros una guerra y es contra todos. Una guerra que solamente nosotros los de abajo lo vivimos y lo sentimos en carne propia y se sufre en toda sus totalidades y esfera.

Hoy el Estado capitalista usa el terrorismo para fabricar dolor y miedo es su manera de gobernar, y así lo han demostrados durante varias décadas, a través de esta maña es como la gente de arriba obtiene ganancia, sin pensar lo que acontece los nosotros de abajo.

Pero también de abajo es la lucha por la verdad y la justicia por una emancipación que requiere nuestro país, aquí en esta siembra es la que temen los de arriba y se diferencia entre lo bueno y malo, aquí les decimos papás y mamás de los 43 hermanos normalista que abrazamos su dolor “por eso hoy les decimos a México y el mundo”.

Justicia y castigo a los culpables

Vivos se los llevaron, Vivos los queremos.
¡Vivan los 43!
Por la Reconstitución Integral de Nuestros Pueblos.
Nunca Más Un México sin Nosotros sin nosotras.

radio
Despojos, Territorios, Resistencias

[Video] Frente a la pandemia: cuidemos nuestros alimentos con abono orgánico

Este video fue creado colectivamente por un grupo de jóvenas y jóvenes del Gobierno Comunitario de Chilón en su Diplomado Agroecovisual para la Autonomía que cuenta con el apoyo de PVIFS, CEDIAC, Canan Lum y Misión de Bachajón.

El Covid-19, la pandemia que hoy recorre el mundo, se conoció en estos territorios de las montañas del Norte de Chiapas, cuando los y las jóvenas estaban ya abrazando la Madre Tierra a través de poner en acción prácticas agrícolas ancestrales y agroecológicas.

Que la juventud del Gobierno Comunitario de Chilón, sus autoridades y comunidades estén trabajando autónomamente la tierra y practicando formas propias de gobierno, a la par que exigen jurídicamente su derecho a la autonomía y la libre determinación, es un acto digno de conocerse, difundirse y apoyarse.

En tiempos de pandemia, la autonomía alimentaria, comer sano y cultivar nuestros propios alimentos sin agrotóxicos, es algo que estos pueblos y muchos otros en resistencia están realizando como alternativa real y concreta a lo que la industria capitalista del alimento nos “ofrece”. Ello va de la mano de hacer carne la autonomía política de facto.

Tseltal:

Ha in video ini ha’ pasbil yu’un jwohc’ ach’ix queremetic yu’un agroecología visual ta banti ya xcholbey sc’oblal bin ut’il xu’ ya jc’uxultaytic te jlum jqu’inaltic sok bats’il poxetic ta banti ho’otic nix ya jnoptic spasel. Haxan hich bin ut’il ya quiltic te yo’tic c’ax bayelix ta tuquinel te chopol poxetic te ya yuts’in te jlum jqu’inaltic soc hamaletic, ha’ yu’un la snop te jwohc ach’ix queremetic bin ut’il xu ya scanantayic te lum qu’inal soc swe’el yuch’elic ta jujun scomonalic.

Hich-a’ te jahch tsob sbahic soc ta syomel sc’opic bin ut’il ya sc’an canantayel te lum k’inal. Hich jahch yateltayic spasel te yawil jay chap ts’unubil itajetic soc bats’il poxetic yu’un te swe’el lum qu’inal. Soc smilojibal te jaiy chap xchanul ts’unub awaliletic. Yu’un ma’ba ya jtuquintiquix a’ te chopol poxetic te ya xchonic te jaiy chap niwac jc’ulejetic yu’un hich ya jtuqueltay jbatic ta ho’otic nix. Ha yu’un laj yich’ pasel ini video banti ya jtatic ta hilel bin ut’il ya sc’an a’teltayel te jqu’inaltic.

radio
Wambra

Guayaquil – ¿Dónde están los fallecidos por el COVID-19?

radio
Radios comunitarias

Cadenazo Radiofónico Salud para Todas y Todos. Sábado 25 Abril 2020

Quinto cadenazo radiofónico para conocer las realidades de otras geografias ante el capitalismo y su pandemia.

Desde las 10 am y hasta la media Noche. Escuchalo en las radios y medios participantes o en: espora.org:8000/saludparatodxs

radio
Red Mesoamericana de Radios Comunitarias

[Audios] Transmision conjunta desde los territorios en Honduras ante COVID-19

Las radios de la Red Mesoamericana se han dado a la tarea de mostrar la realidad desde los territorios, para dimensionar la situación mas allá de la información oficial , con una manera y un tratamiento diferente que revalora las voces y os testimonios desde la perspectiva de las comunidades indigenas y campesinas del país. La transmisión especial ” Como enfrentamos al COVID desde los territorios” fue toda una jornada de transmisión y organización viva que puede escucharse nuevamente en estos audios por segmentos.

Podran escuchar la manera en la que se estan organizando en Sambo Creek Atlantida las y los compañeros de OFRANEH. Como se reflexiona la pandemia con una perspectiva de genero desde la capital del país con la Red de Defensoras de los Derechos Humanos de Honduras. Tendrán una visión de los que sucede en el sur del país en la península de Zacate Grande donde el trabajo de ADEPZA es vital para la población. Directamente desde El Bajo Aguan, las y los compañeros de COPA nos narran como se viven allá los conflictos persistentes de criminalizaciones aun en esta contingencia. Podrán escuchar testimonios desde el territorio Lenca en el centro sur del país.

La información transmitida a través de la labor incansable de las radios comunitarias, es real, testimonial , de primera mano y reflexionada de sed la perspectiva de los de abajo, reiteradamente en estas transmisiones se hace también un análisis critico de la situación nacional a partir de las acciones del gobierno actual, que acumula amplias desconfianzas de la población por múltiples hechos de corrupción.

Escuche los audios del programa:

Inicio de la transmisión especial. Reporte de OFRANEH desde Sambo Creek Atlantida: (Descarga aquí)  

Transmisión de la Red de Defensoras de DH de Honduras desde Tegucigalpa: (Descarga aquí)  

Transmisión desde la península de Zacate Grande Con ADEPZA: (Descarga aquí)  

Transmisión de la Voz de COPA desde El Bajo Aguan: (Descarga aquí)  

La transmisor del COPINH desde la Esperanza Intibucá Honduras: (Descarga aquí)  

 

radio
In Lak’ech Acción Psicosocial Honduras

COVID-19: Recomendaciones con perspectiva psicosocial para pueblos originarios

Producida por In Lak’ech Acción Psicosocial Honduras, esta guía ofrece algunas sugerencias que pueden servir para manejar y acuerpar algunas reacciones emocionales, corporales y sociales que han surgido durante la emergencia de la Covid-19 y por las medidas determinadas por las autoridades que limitan la vida social. Esta es una guía que espera colaborar en el reforzamiento de los conocimientos ancestrales de los pueblos originarios y ayudar a fortalecer las redes de apoyo y cuidado que los pueblos tienen.

Lee y/o descarga en PDF.

 

radio
Combate Racismo Ambiental

El futuro posterior al coronavirus ya está en juego

Por Eliane Brum

¿Cómo podemos evitar que el capitalismo, que ya nos ha robado el presente, nos robe también el mañana?

Nosotros, que estamos vivos hoy, nunca enfrentamos una amenaza como el  nuevo coronavirus . Si tantos repiten que el mundo nunca será el mismo, ¿cuál es el mundo que queremos?

Nadie es engañado. Mientras se aborda la pandemia, esa respuesta ya se está disputando. Es ella quien determinará el futuro cercano. Luchar por la vida amenazada por el virus es un imperativo de emergencia. Sin embargo, es necesario hacer algo aún más difícil: luchar por el futuro posterior al virus. Si no lo hacemos, la reanudación de la “normalidad” será el regreso de la brutalidad diaria que es solo “normal” para unos pocos, una normalidad tomada de las vidas de muchos que diariamente tienen sus cuerpos agotados. La interrupción de la “normalidad”, causada por el virus, puede ser la oportunidad de diseñar una sociedad basada en otros principios, capaz de detener la  catástrofe climática  y promover la justicia social. Lo peor que nos puede pasar después de la pandemia será volver a la “normalidad”.

Las grandes corporaciones ya están comenzando a moverse para garantizar el control de lo que está por venir. La semana pasada, Donald Trump dio la bienvenida a las compañías petroleras   en la Casa Blanca. No discutieron cómo salvar a los más pobres de los efectos de la pandemia. En el Reino Unido, las compañías aéreas están presionando por subsidios gubernamentales y, por supuesto, por la desregulación. Tampoco vinieron a reunirse para tomar el té y discutir inversiones en el área social.

Ante el nuevo coronavirus, incluso las fortalezas de la prensa liberal, como  The Economist  y  Financial Times , ambas nacidas en la cuna del capitalismo, han anunciado que es necesario dar un paso atrás. La mayor intervención estatal  y políticas tales como  el ingreso mínimo  y la tributación de las fortunas, previamente consideradas “exóticas” por estos segmentos, se han incluido en el enfoque del nuevo contrato social en el mundo pospandémico. Otorgar un poco para garantizar que nada cambie esencialmente es un viejo truco.

Con el virus, descubrimos que quienes decían que era imposible dejar de producir, reducir el número de vuelos, aumentar las inversiones gubernamentales y cambiar radicalmente los hábitos simplemente mintieron. El mundo ha cambiado en menos de tres meses  en nombre de la vida. También es en nombre de la vida que necesitamos mantener las buenas prácticas que surgieron de este período y presionar como nunca antes por otro tipo de sociedad, tejida con otros hilos.

La tarea es urgente. Si no lo hacemos, el mundo posterior al coronavirus será aún más brutal y el colapso climático se profundizará. Para el exterminio de la naturaleza no hay y nunca habrá una vacuna. Nuestro futuro depende de enterrar el  sistema capitalista que agotó el planeta  y nos trajo de vuelta al tiempo de las pandemias. Tampoco es el comunismo que explotó, destruyó vidas, erosionó la naturaleza y los cuerpos oprimidos, con ese propósito. Necesitamos encontrar otras formas. Es rápido. Muchos dicen que es ingenuo. Otros dicen que es imposible. Lo ingenuo es sentarse en la silla de uñas que se ha convertido en el presente y esperar los efectos de la sobreexplotación brutal de la naturaleza (para terminar de deformar la faz del planeta). Es imposible seguir viviendo como nosotros.

La solución física  tiene que usarse para producir pensamiento social y actuar colectivamente, en una red. Este artículo, dividido en dos partes, es una colaboración para el debate del futuro que debe combatirse en el presente. Ahora

1) En Brasil, todos los caminos conducen al neoliberalismo.

El presente, en Brasil, es una trampa. Tenemos un anti-presidente, y la anti-  presidencia es un concepto creado por el bolsonarismo  , que se opone a su propio gobierno. La técnica ha sido clara desde el comienzo del mandato, pero obtuvo contornos dramáticos en la pandemia, cuando  Jair Bolsonaro abrió la guerra a su propio ministro de salud . La negación de la realidad, como método para mantener el poder, tiene varios efectos en la población. Una es ocupar las noticias y secuestrar el debate.

En lugar de debatir la amenaza más urgente, estamos librando el falso debate lanzado contra los brasileños por  Bolsonaro : aislamiento o no aislamiento, o  salud versus economía . Esto es lo que sucede cuando se elige a un hombre que, en el pasado, planeaba hacer estallar bombas en los cuarteles para impulsar aumentos salariales. Las bombas de Bolsonaro hoy son de desinformación, apuntan al caos y también pueden matar.

El problema es aún mayor porque la negación de la realidad también produce realidad. En este caso, no solo el de poner en riesgo a la población, sino también el de hacer creer a la gente que existe una oposición real. Esta ilusión que crece en Brasil, incluso por desesperación, puede comprometer el futuro de manera irreversible.

Si Jair Bolsonaro (sin un partido) renuncia, lo que parece muy poco probable en este momento, o si se lo impide, lo que también parece distante, el vicepresidente se hace cargo. Hamilton Mourão  es un general de reserva de cuatro estrellas que hasta las elecciones fue considerado un golpe de estado, debido a varias declaraciones públicas. Aún en la campaña, llegó a decir, en una entrevista con GloboNews, que en “caso de anarquía” un presidente puede “auto-atacarse” con “el uso de las fuerzas armadas”. En comparación con Bolsonaro, incluso un pitbull se vuelve “moderado”. Esto es lo que ha estado sucediendo con Mourão,  como escribí hace más de un año.

El tercero en la jerarquía es  Rodrigo Maia  (DEM). Además de ser acusado por la Policía Federal de corrupción, el presidente de la Cámara de Diputados está plenamente identificado con el neoliberalismo que nos llevó a la situación actual y con las fuerzas más conservadoras del país, con la excepción (por el momento) de los evangélicos de resultados. Lo que hizo de Maia un ejemplo de moderación y competencia para lo que llaman “mercado” fue llevar a cabo una reforma de la seguridad social, que, si era necesario, claramente el modelo aprobado no era ni el mejor ni el más justo para los trabajadores, que tenían sus vidas. Aún más precario. Maia, quien hasta la llegada del bolsonanorismo, la mayoría de los brasileños prefería ver a sus espaldas (o en la cárcel), se convirtió en una especie de oráculo de sentido común, que muestra el nivel del abismo en el que se encuentra Brasil.

Y luego tenemos los nuevos candidatos para estadistas, en la figura de los gobernadores de São Paulo y Río de Janeiro. João Doria  (PSDB) y  Wilson Witzel  (PSC). Doria, el gerente de privatizaciones, y Witzel, un defensor de la violencia policial en los barrios bajos. Hasta ayer, ambos eran uñas y carne con Bolsonaro. O vocal y consonante,  en el caso de Doria , quien fue elegido como “Bolsodoria”. Para contener la pandemia, solo siguen las pautas internacionales de salud en sus estados, pero como lo obvio es hacer lo contrario de lo que Bolsonaro predica, emergen como defensores de la gente contra el virus del bolso. Sus ojos están fijos en las elecciones presidenciales de 2022.

Bolsonaro ofrece un gran servicio a los ex mejores amigos. En São Paulo, en particular, libera a Doria de explicar la baja inversión en la red de salud pública de su partido, que ha estado al mando del estado durante más de 25 años. Al final, es esta falta de inversión en  el Sistema Único de Salud  (SUS) lo que provocará la muerte por coronavirus.

En todo el país, el debate falso eclipsa el debate real. La pandemia hizo explícita la importancia del estado de salud pública. Y reveló toda la monstruosidad de PEC-95,  la del techo del gasto público del gobierno de Michel Temer  (MDB), una política neoliberal típica de estado mínimo que sacó miles de millones de la salud. Gran parte de esta factura se paga ahora. Con vidas

En el certificado de defunción, las víctimas tendrán “muerte por coronavirus”. Pero en parte de los casos, lo que los ha matado es la precariedad de la salud pública, el aumento de la desigualdad y la miseria en los últimos años, la falta de inversión en saneamiento y vivienda digna. Y finalmente, el hecho de que hay una parte de la población que todavía está expuesta al virus  porque no se les permite dejar de trabajar .

La imagen de la trampa en la que se inserta Brasil es la del Ministro de Salud,  Luiz Henrique Mandetta . Frente al jefe y dando pasos obvios en la pandemia , Mandetta se convirtió en el nuevo héroe nacional. Todos los errores, como tomarse demasiado tiempo para proporcionar pruebas, máscaras y otros equipos de protección, son perdonados. El principal oponente de su ministro, Bolsonaro también le hace un gran servicio. Y a su propio gobierno, ya que, sea cual sea el resultado, puede atribuirse o distanciarse del gobierno. Esa es la inteligencia para abrazar la situación y la oposición.

Veamos quién es el nuevo héroe nacional, hoy adulado y apoyado por todos los campos ideológicos. Mandetta, una conocida defensora de los ruralistas, en salud habló en contra del programa  Mais Médicos y militaba contra el aborto. También ha lamentado la fragmentación de las familias causada por la Ley de Divorcio. Dilma Rousseff demarcó tierras mucho menos indígenas que sus predecesoras, una de las razones por las que recibe severas críticas de activistas indígenas y ambientalistas. Aún así, Mandetta pensó que el presidente estaba exagerando. “La presidenta está dirigiendo su ira hacia los productores rurales, poniendo toda su mala voluntad en Brasil en agronegocios”, habló en el plenario en 2016. Al año siguiente, fue una feroz crítica de Carne Fraca, una operación de la Policía Federal que investigó irregularidades en refrigeradores.

El nuevo héroe brasileño señala dónde está Brasil. Cada uno concluye. La oposición real, como ya se ha hecho explícito, es débil. Y no muestra cuál es su gran diferencia, mucho menos convencer a la población de que es diferente. Acurrucado con Lula y el PT, o luchando con Lula y el PT,  la izquierda dejó de competir por el país . Crees que estás en una disputa, por supuesto, pero a nadie le importa. La actuación más sólida es la de Psol, pero la fiesta solo se hace eco de un pequeño número de brasileños.

Esto no quiere decir que la izquierda sea una solución, ya que una parte importante de la izquierda brasileña permanece cementada en el siglo XX, totalmente alienada de los grandes problemas actuales, como la crisis climática y la destrucción de la vida natural en el planeta. Los que realmente se opusieron, en la pre-pandemia de Brasil en los últimos años, fueron grupos de identidad: mujeres, jóvenes, negros e indígenas. La oposición es política, pero no tiene partidos políticos como protagonistas. Y aún es necesario tener partidos políticos para disputar el futuro.

Por lo tanto, en el período posterior a la pandemia, o incluso durante la pandemia, dado que no se sabe si termina, todos los caminos conducen a la derecha neoliberal. Este es el hoyo frente a Brasil. También es el agujero en muchos países, una gran parte de ellos sumidos en la crisis de las democracias occidentales, algunos de ellos con déspotas elegidos.

Brasil, por lo tanto, tiene dos desafíos gigantescos. El primero es evitar que el virus mate a miles de brasileños. No hay duda de que serán los más pobres quienes morirán más . Los que no tienen casas compatibles con el aislamiento; aquellos que han sido forzados por los empleadores a trabajar; los que fueron despedidos ; aquellos que viven en picos, en la informalidad, y ya no pueden trabajar. Aquellos que no podrán alimentarse con los 600 reales que ofrece el gobierno. Los que no tienen alcantarillado, no tienen agua y pronto tampoco tendrán alimentos. Aquellos que se enferman y no encuentran vacantes en el sistema de salud pública, saboteados en los últimos años en nombre de la privatización y el lobby de los planes de salud privados.

La  ayuda de emergencia de 600 reales para los informales  es otra prueba del paradójicamente grande y al mismo tiempo claustrofóbico agujero en el que se inserta el país. En vista de los 200 reales propuestos inicialmente por el ministro de Economía, Paulo Guedes, de repente 600 reales comenzaron a sonar con notas de decencia. El valor, sin embargo, es totalmente indecente. Nadie vive en Brasil con una dignidad mínima de 600 reales. Para la otra mitad de los trabajadores, que tienen un contrato formal,  el gobierno permitió recortes en las horas de trabajo y los salarios.

Para aquellos que quedan atrapados en el significado de neoliberal, eso es todo. Vale la pena investigar para encontrar definiciones más sofisticadas y completas. En un párrafo, lo que se puede decir es que los neoliberales creen que el estado debería interferir lo menos posible y que el mercado se autorregula. Para esto, es esencial debilitar las representaciones de los trabajadores y la palabra para todo es “flexibilización”. Privatizar, desregular, flexibilizar: estos son los verbos favoritos del neoliberalismo. Comprenda que cada vez que “flexibilizaron” algo en Brasil, fueron los trabajadores urbanos y rurales, los pueblos indígenas, la naturaleza y otras especies los que se arruinaron. Al trabajador precario con cada vez menos derechos se le dio el hermoso y moderno nombre de “emprendedor”. Libre y autónomo para morir trabajando. Y, si no pudo “emprender”, Los motivos del fracaso también le pertenecen. Ahora nos vemos, que son “empresarios”, en qué situación se encuentra. Y mira si eso es lo que quieres seguir siendo.

En la etapa neoliberal del capitalismo, todas las relaciones son, al mismo tiempo, reducidas al consumo y sometidas al consumo. Lo que define a cada “individuo” es su capacidad de consumo. Sus opciones se reducen a elegir entre productos, marcas, precios, colores, formatos; su libertad es consumir lo que le permiten sus ingresos y desear agotarse más para tener más dinero para consumir. Toda la vida está mediada por bienes y, sobre todas las demás identidades, usted es un consumidor.

Es en este sistema que se consumió el planeta, supuestamente disponible para los consumidores; que especies enteras fueron destruidas y otras sometidas para que sus cuerpos fueran consumidos en la producción industrial. Así es como naces, consumiendo tu cuerpo y tu tiempo, consumiéndote a ti mismo. Y así es como los humanos se convirtieron, a partir de la revolución industrial, que inició un proceso cada vez más rápido de emisión de CO2 al quemar combustibles fósiles (carbón, petróleo, etc.), una fuerza para la destrucción del planeta.

Bajo la presión del colapso de la naturaleza que provocaron y la evidencia de que habrá más pandemias, las grandes corporaciones que controlan el mundo y las que se benefician de ellas ahora están tratando de reinventar el sistema de destrucción, como lo han hecho en el pasado, para mantener el control. Tienen buenas posibilidades de tener éxito.

En Brasil, Bolsonaro hizo el trabajo de extender los límites tanto que hizo aceptables todas las fuerzas conservadoras a su alrededor. No sé cuánto se da cuenta de que este es su papel principal. El hecho es que funciona de manera brillante. Cada vez que se comporta como un maníaco, hace cifras que hasta ayer causarían escalofríos como estadistas. Antes de él, un Mourão en la presidencia era inimaginable después de más de 20 años de dictadura militar. Antes que él, Rodrigo Maia era solo otro representante muy tradicional de un Congreso marcado por la corrupción y la fisiología. Antes que él, Doria y Witzel, cada uno con su propio estilo, nunca recibirían aplausos de la izquierda o los abrazos de Lula. Antes que él, Mandetta era un político preocupado por apoyar proyectos corporativos del sector de la salud y presionar a los ruralistas.

¿Es así como será, entonces?

Brasil tiene dos confrontaciones urgentes que enfrentar: la disputa por el presente, que es el nuevo coronavirus, y la disputa por el futuro, que también ocurre ahora, en el presente.

Enfrentarse a una pandemia en un país donde la desigualdad y la pobreza extrema han aumentado en los últimos años a través de políticas neoliberales es un desafío inmenso. Pero quizás el desafío de imaginar un futuro que no sea el retorno de una normalidad que solo era normal para los privilegiados es aún mayor. En la trampa en que se ha convertido el país, todos los caminos conducen al mismo lugar. Los personajes que disputan el presente y el futuro dentro de la estructura del Estado son básicamente todos iguales, o al menos muy similares.

¿Cómo podemos aprender del coronavirus para crear un futuro que ya no sea la aniquilación?

Parece casi imposible cuando todas las salidas están bloqueadas por tropas neoliberales. Ya se están organizando para azotar a la población después de la pandemia, con el imperativo de producir para superar la recesión y reanudar el dogma del crecimiento. Ya hemos tenido indicios de que el coronavirus se utilizará para imponer pérdidas de derechos y libertades. China, con su comunismo capitalista (sí, eso es posible), ha ampliado aún más su vigilancia despótica sobre la población. Es solo una señal de lo que está por venir.

Pronto, puedes apostar, los gobiernos pedirán el sacrificio de todos, que nunca es de todos, pero es lo mismo de siempre. Preste atención al significado que se le dará a la palabra “reanudado” y piense en lo que se reanudará. La pandemia es nueva. Los métodos de quienes trajeron el planeta a este estado de cosas, no.

Parece imposible disputar el futuro en estas condiciones. Pero todo lo que tenemos es encontrar una manera de socavar a la criatura llamada capitalismo, que en nuestro tiempo se expresa por el neoliberalismo, y evitar que se regenere. Más que nunca, hoy luchamos por la vida.

2) Tenemos que detener a los señores del mundo antes de que puedan dar el golpe (de nuevo)

Los pensadores occidentales han estado menos preocupados por interpretar un momento. Tiene mucho sentido Nada es, o fue, mayor que esta pandemia como una amenaza global capaz de cambiar todo en un segundo. Incluso la mirada de los humanos sobre sí mismos, al descubrir la especie, que siempre se ha considerado dueño del planeta, amenazada por un ser microscópico. Ya hay al menos un libro con una colección de artículos de filósofos sobre el coronavirus y sus efectos. Sin embargo, hay una diferencia. Hay pensadores que han entendido la crisis climática y hay quienes continúan luchando con los dilemas del siglo XX, como una gran parte del mundo que queda, y que no se vieron afectados por las ansiedades de la actualidad.

Entre los pensadores relacionados con la aparición del clima, el francés Bruno Latour es el autor de una de las mejores contribuciones para pensar el momento como una acción. El  texto ha sido traducido por la filósofa brasileña Déborah Danowski, otra pensadora relevante sobre el contexto actual. En su análisis, Latour define la lección planteada por el nuevo coronavirus: “La primera lección del coronavirus también es la más sorprendente. De hecho, se ha demostrado que es posible, en cuestión de semanas, suspender, en todo el mundo y al mismo tiempo, un sistema económico que hasta ahora se nos ha dicho que es imposible desacelerar o redirigir. A todos los argumentos presentados por los ecologistas sobre la necesidad de cambiar nuestro estilo de vida, siempre se opuso el argumento de la fuerza irreversible del ‘tren del progreso’, que nada fue capaz de sacar de la vía, ‘en virtud’, se dijo: de ‘globalización’ ”.

Y señala el riesgo: “Cualquier conductor sabe que, para tener alguna posibilidad de salvarse haciendo una maniobra rápida en el volante, sin salir de la carretera, es mejor reducir la velocidad … Desafortunadamente, no son solo los ecologistas quienes ven esta pausa repentina en el La producción globalizada es una gran oportunidad para avanzar en su programa de aterrizaje. Los entusiastas de la globalización, aquellos que, a mediados del siglo XX, inventaron la idea de escapar de las restricciones planetarias, también la ven como una excelente oportunidad para liberarse aún más radicalmente que los obstáculos restantes para escapar del mundo. Para ellos, esta es una oportunidad demasiado buena para deshacerse del resto del estado de bienestar, la red de seguridad de los más pobres, lo que queda de las regulaciones de contaminación y, aún más cínicamente, para deshacerse de todas esas personas que sobran en el planeta. (…) Los adeptos de la globalización son peligrosos porque saben que han perdido, saben que la negación del cambio climático no puede continuar indefinidamente, que ya no hay ninguna posibilidad de conciliar su “desarrollo” con los diversos “sobres” del planeta con los que La economía tendrá que estar allí tarde o temprano. Esto es lo que los hace dispuestos a intentar cualquier cosa para aprovechar (¿excepcional?) Una vez más las condiciones excepcionales, para poder durar un poco más y protegerse a sí mismos y a sus hijos “. que ya no hay ninguna posibilidad de conciliar su “desarrollo” con los diversos “sobres” del planeta con los que la economía tendrá que tener tarde o temprano. Esto es lo que los hace dispuestos a intentar cualquier cosa para aprovechar (¿excepcional?) Una vez más las condiciones excepcionales, para poder durar un poco más y protegerse a sí mismos y a sus hijos “. que ya no hay ninguna posibilidad de conciliar su “desarrollo” con los diversos “sobres” del planeta con los que la economía tendrá que tener tarde o temprano. Esto es lo que los hace dispuestos a intentar cualquier cosa para aprovechar (¿excepcional?) Una vez más las condiciones excepcionales, para poder durar un poco más y protegerse a sí mismos y a sus hijos “.

Antes de que alguien eleve el listón para el desarrollo “sostenible” como la panacea capaz de volver a encauzar el capitalismo, vale la pena escuchar a otro pensador, este indígena. Autor de  Ideas para posponer el fin del mundo  (Companhia das Letras),  Ailton Krenak  provocó odio y rechinó los dientes hace mucho tiempo, al afirmar que “la sostenibilidad era vanidad personal”. Todas las corporaciones, incluidas las más destructivas, tienen hoy un gerente de sostenibilidad. Es parte de la capacidad del capitalismo para cooptar y adaptarse. Siempre un poco tonto.

En marzo, con la pandemia cruzando el mundo, Krenak explicó esto en la inauguración de la Exposición Internacional de Teatro de São Paulo, cuando habló sobre las perspectivas anticoloniales: “Vivimos precariamente en una relación de consumo de lo que nos brinda la Madre Naturaleza. Y siempre hemos utilizado lo que nuestra madre nos brinda de la manera más flexible posible. Hasta que un día nos convertimos en una constelación de personas tan grande que lo consume todo, que nuestra madre naturaleza dijo: espera, debes terminar con todo lo que pueda existir aquí, como equilibrio y como una posibilidad de lo que fluye ¿de la vida? ¿Vas a escanear la producción de vida y decidir cuántas piezas de vida puede obtener cada uno? Y, en esta escandalosa desigualdad, irás administrando agua, oxígeno, comida, el suelo? Y luego [la naturaleza] comenzó a poner límites a nuestra ambición.

Una forma en que los humanos hicieron para manejar esto fue creando la idea, por ejemplo, de que hay un ambiente y que este universo es algo que puedes manejar. Y dentro de este entorno, algunos flujos vitales se pueden medir, evaluar y habilitar, algunos incluso con sellos de sostenibilidad.

Si toma agua del acuífero guaraní, por ejemplo, agua de muy buena calidad, y si la embotella adecuadamente, es una empresa sostenible. Pero, ¿quién dijo que extraer agua del acuífero guaraní es sostenible? Practicas la violencia en la fuente y recibes un sello sostenible en el camino. Y así con la madera. Esto es una puta, no hay cultivos de agua sostenibles y no hay cultivos de madera sostenibles ”.

Luego dice la terrible verdad, que también es el punto de partida de cualquier propuesta de futuro que podamos esbozar: “Somos una civilización insostenible, somos insostenibles. ¿Cómo, entonces, vamos a producir algo en equilibrio? ”.

Este es el desafío.

Tan pronto como se rompa un nuevo coronavirus,  los profetas del neoliberalismo comenzarán su predicación : “¡Es necesario producir y crecer!”. No hay mayor dogma en la economía que el crecimiento. Miles de economistas perderán su trabajo en el campo de la astrología económica si se desenmascara el dogma del crecimiento. Crecer es el imperativo de todos los países. ¿Quién no recuerda “hacer crecer el pastel de la economía y luego compartir el pastel” que el ministro de la dictadura de Brasil y el mayor astrólogo económico, Delfim Netto, repitió en el régimen de excepción? Más tarde, con la expansión del neoliberalismo, ni siquiera eso. Para los más pobres era suficiente saber que, si el país crecía, algo pequeño podría quedar para ellos.

El dogma del crecimiento se basa en una mentira: la posibilidad de explorar infinitamente los recursos de un planeta con recursos finitos. Dos neuronas son suficientes para entender que no es posible. Y aquí viene el otro dogma, el de la sostenibilidad, como si fuera posible hacer sostenible lo que, en su estructura, es insostenible.

Lo que hace el dogma del crecimiento es proteger los privilegios de los muy ricos: el problema ya no es la distribución equitativa de la riqueza existente y se convierte en un crecimiento insuficiente, lo que no garantiza lo suficiente para todos. El imperativo de crecer se repite hasta el agotamiento para encubrir la injusticia estructural: la desigualdad en la distribución de la riqueza. Llevando su cuerpo exhausto, incluso los pobres llegan a creer que su miseria es causada por la falta de crecimiento. Sin darse cuenta de que en los momentos en que el pastel creció, las rebanadas se hicieron más grandes para aquellos que ya poseían el pastel y el pastel quedó, como máximo, con la harina.

En Brasil, el 1% más rico concentra casi un tercio de los ingresos (28,3%), lo que le da al país el título de vicecampeón mundial en desigualdad, según el último Informe de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas (ONU) ) Brasil solo pierde ante Qatar, y solo un 0,7%. Cinco multimillonarios brasileños concentran la misma riqueza que la mitad más pobre del país, según un estudio de la organización no gubernamental británica Oxfam, publicado en 2018. Cinco personas concentran los mismos ingresos que 100 millones de brasileños. Este es el problema No es por falta de explotación de la naturaleza que el país es tremendamente desigual. Al contrario. El agotamiento del soporte vital en el planeta es uno de los principales impulsores de la pobreza y la desigualdad.

El dogma de crecimiento, que da la vuelta al capitalismo, fue instrumental en la producción de la emergencia climática. Lo que la emergencia climática hace explícito es que ya no será posible “crecer”. Es necesario cambiar radicalmente la forma de vida porque, como dice la joven  Greta Thunberg , “nuestra casa está en llamas”. Ante el sobrecalentamiento global y la pérdida de ecosistemas vitales, es realmente imperativo distribuir la riqueza existente.

Es este contenido explosivo lo que hace que las grandes corporaciones que dominan el planeta apoyen a los negacionistas del clima como Donald Trump y Jair Bolsonaro. Con  estos déspotas electos que difunden mentiras y distraen al mundo con problemas falsos , ganan tiempo. Ya sabes que no puedes seguir más, pero harán lo imposible para ganar el máximo el mayor tiempo posible. Dadas las proporciones, es como la industria del cigarrillo: negó el daño durante décadas, contra toda investigación científica, y ganó dinero produciendo cáncer mientras daba. Incluso hoy, cuenta con cifras multimillonarias.

El desafío que enfrenta nuestra generación es inmenso. Y será difícil. Muy duro. A medida que la crisis climática se desarrolla en un momento diferente, el encuentro con la realidad siempre fue pospuesto por la mayoría, a pesar de los gritos de los científicos y los jóvenes. Los negadores fueron elegidos porque una gran parte de la población mundial quiere seguir negando lo innegable junto con ellos. Entonces el virus se abre a la realidad. No es posible escapar de él, ya que escapar es morir.

Lo que tenemos hoy es una ventana de realidad, el momento en que todos, absolutamente todos, se ven obligados a conocer la verdad. Por eso Bolsonaro se volvió aún más pirotécnico. Para mantener el poder, debe falsificar la realidad. Estaba teniendo éxito, y el virus eliminó esa posibilidad. Luego dice que “el virus no es todo lo que dicen”. Porque, aterrorizado, sabe que el virus es mucho más. Ante la verdad de la muerte, no se pueden encontrar mentiras.

Bruno Latour anuncia el estancamiento  de la ventana abierta por el coronavirus: “Si la oportunidad es para ellos, también lo es para nosotros. Si todo se detiene, todo se puede volver a cuestionar, inflexionar, seleccionar, ordenar, detener por completo o, por el contrario, acelerar. Ahora es el momento de hacer balance del fin de año. A la demanda del sentido común: “Volvamos a la producción lo antes posible”, tenemos que responder con un grito: “¡De ninguna manera!”. Lo último que debería hacer sería volver a hacer todo lo que hicimos antes ”.

Para que podamos seguir este debate, reproduzco aquí las preguntas que plantea para cada uno y para el colectivo:

“Aprovechemos la suspensión forzada de la mayoría de las actividades para hacer un inventario de las que nos gustaría no reanudar y las que, por el contrario, nos gustaría ver expandidas. Responda las siguientes preguntas, primero individualmente y luego colectivamente:

1) ¿Qué actividades están ahora suspendidas que le gustaría no reanudar?

2) Describa por qué esta actividad parece dañina / superflua / peligrosa / sin sentido y cómo su desaparición / suspensión / sustitución haría que otras actividades que prefiera sean más fáciles / pertinentes. (Haga un párrafo separado para cada una de las respuestas enumeradas en la pregunta 1).

3) ¿Qué medidas sugiere para facilitar la transición a otras actividades de aquellos trabajadores / empleados / agentes / empresarios que ya no podrán continuar en las actividades que está suprimiendo?

4) ¿Qué actividades ahora están suspendidas que le gustaría expandir / reanudar o incluso crear desde cero?

5) Describa por qué esta actividad le parece positiva y cómo hace que otras actividades que prefiera sean más fáciles / más armoniosas / pertinentes y ayude a combatir aquellas que considere desfavorables. (Haga un párrafo separado para cada una de las respuestas enumeradas en la pregunta 4).

6) ¿Qué medidas sugiere para ayudar a los trabajadores / empleados / agentes / empresarios a adquirir las habilidades / medios / ingresos / instrumentos para reanudar / desarrollar / crear esta actividad?

Agrego mi pregunta a la lista. No hay nada que las grandes corporaciones que controlan el planeta, así como los políticos neoliberales que los representan en las diversas instancias del Estado, teman más que la desobediencia civil. En Brasil, las limosnas que otorgan para que los más pobres sobrevivan a la pandemia apuntan a detener la posibilidad de “caos social” o “agitación social”. En otras palabras: la gente en las calles y sin nada que perder.

Desde finales de 2018, el movimiento que más sacudió la “normalidad” que los señores del mundo aprecian tanto fue la desobediencia civil de los adolescentes,  que se negaron a ir a la escuela todos los viernes . En el acto de la huelga escolar, denunciaron que los adultos les robaron el futuro al no hacer lo necesario para contener el colapso climático. Sin futuro, ¿por qué estudiar? Como son niños y adolescentes, esta fue la desobediencia civil disponible. Y cómo funcionó.

Entonces mi pregunta es, ¿cuál podría ser la mejor acción de desobediencia civil en este momento?

En el Brasil de Bolsonaro, sabemos que nuestra principal desobediencia civil es sobrevivir. Pero, además de seguir con vida, ¿cómo podemos desobedecer a los productores de muerte para crear un futuro donde podamos existir con todos los demás?

Concluyo con Ailton Krenak, porque creo que las mejores ideas vendrán de pensadores indígenas, de aquellos que saben vivir sin agotar el planeta y sin producir inequidades. Él dice: “La misma declaración de algo que vendrá más tarde anima nuestro sentido de la vida. Es la idea de posponer el fin del mundo. Posponemos el fin de cada mundo, cada día, creando exactamente un deseo real de encontrarnos mañana, al final del día, el próximo año. Estos mundos encapsulados entre sí que nos desafían a pensar en una posible reunión de nuestras existencias, es un desafío maravilloso ”.

¿Nos vamos?

radio
Frayba Comunicación

Ta jk’anot kutik li’ ta jnatike. Te queremos aquí en esta casa nuestra.

K’ucha’al, kucha’al, k’ucha’al-un Tot, k’ucha’al-un Me’! Porqué, porqué, porqué Tot, porqué Me’! Reclama una anciana a sus deidades ancestrales, mientras solloza y ve los pies de su hijo que no volverá a caminar las tierras que le vieron nacer. Luego proclama “Ta jk’anot kutik li’ ta jnatike” que traducido literalmente al castellano sería: “Te queremos aquí en esta casa nuestra”.

 

En estos tiempos, en estos días y momentos que dicen que hay que estar en casa para resguardarse. En estos días en que los medianos y pequeños líderes orquestan el mensaje de “Quédate en casa” y establecer sana distancia entre las personas. Entendemos y comprendemos que es compromiso tanto del gobierno, la sociedad y organizaciones civiles de velar por los derechos humanos en esta contingencia.

 

Como Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, ocupados en seguir acompañando a los Pueblos Originarios en su caminar y búsqueda de de Justicia Digna, lanzamos la compaña: “LES QUEREMOS EN CASA” que estará vigente por lo menos un mes, del 15 de abril al 15 de mayo de 2020, con distintas acciones hasta que las mujeres, de todas las edades, hombres y personas de otras identidades de género, vuelvan a sus casas. Que puedan estar tranquilas protegiendo su vida que está en grave peligro. Como nos han reportado a diario las autoridades del municipio de Aldama, los disparos de armas de fuego por parte de habitantes de las comunidades del municipio de Chenalhó que colindan con los parajes de Aldama, no han cesado.

 

Al parecer, las personas que nacen y habitan las comunidades del municipio de Aldama que colindan con la localidad Santa Marta y otras que pertenecen al municipio de Chenalhó, Chiapas, pareciera que nacen definidas o predestinadas a vivir constantemente en el miedo y la zozobra tanto por parte del Estado como del contexto de violencia que padecen desde los años 70’s. La esperanza que tienen de que algún día el conflicto agrario que existe entre los municipios de Chenalhó y Aldama tenga fin, se pierde en el horizonte de sus miradas. Las autoridades agrarias de antaño no asumieron y menos ahora, su responsabilidad de que hicieron mal su trabajo por hacer los trazos de colindancia entre un municipio y otro en el escritorio.

 

El conflicto agrario perpetrado por el Estado mexicano hace casi medio siglo rebasó el ámbito jurídico. Las acciones del Estado como la colocación de elementos de seguridad que luego salieron huyendo de la zona por los constantes disparos hasta ”El Banderazo de la Paz”, efectuado los días 22 y 23 de junio de 2019, por parte de los tres niveles de gobierno no han surtido efecto. Este “acto político” pondría fin al conflicto agrario que dio inicio a principios de la década de 1970 entre los dos municipios. Con “El Banderazo de la Paz” comenzaría un proceso de pacificación y reconciliación entre los habitantes de estos dos municipios que en historia, lengua, cultura y tradiciones religiosas se hermanaron por décadas pero que esos lazos y sentimientos de hermandad, al parecer se han roto.

 

La esperanza de la gente de las comunidades de Aldama yace en las manos de algunas personas ancianas responsables de cuidar la vida. Pero, mientras dicen sus plegarias, delante de sus ojos se apaga el fuego de las velas arrebatadas por alguna munición proveniente de comunidades de Chenalhó. El corazón tiembla, ya no sólo de las balas que cotidianamente les disparan, ahora, ese temor es alimentado por la contingencia. Cuidar la salud en casa, no ha sido ni será posible, pues tienen que salir huyendo de sus casas para resguardarse en otros lugares que no cumplen las condiciones de cuidado máximo ante la contingencia de COVID-19.

 

LES QUEREMOS EN CASA solicita tu mirada para que con tus ojos y con tu corazón abracemos a mujeres ancianas, mujeres jóvenes y niñas; que podamos acompañar a hombres ancianos, hombres jóvenes y niños a que puedan estar en su casa y a unirnos en su reclamo. Que podamos decir junto con ellas y ellos “Te queremos aquí en esta casa nuestra”.

 

Juan López Intzín,

 

Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas.

 

Jobel, a 15 de abril del 2020.

radio
Mujeres y la Sexta

Invitación de «Mujeres y la Sexta» a todas las que luchamos contra el patriarcado y el capitalismo a la Reunión virtual del sábado 18 de abril a las 10:00 am

Saludos sororarios compañeras
las invitamos a reunirnos virtualmente
el sábado 18 de abril a las 10:00 am
para echar palabra y saber cómo estamos.

Tenemos una propuesta para apoyarnos mútuamente durante la contingencia
y seguir luchando contra el patriarcado y el capitalismo.

Y queremos escuchar sus propuestas para entretejerlas y darnos luz entre todas.

Bajen la aplicación jitsi y luego entren al enlace siguiente.

https://meet.jit.si/My6vspatriarcado

Porque no estamos solas, nos tenemos todas!
Mujeres y la Sexta
Abajo y a la Izquierda con todo el corazón

mujeresyla6a@yahoo.com.mx

Página 2 de 25312345...102030...Última »