Noticias:

Mujeres

image/svg+xml image/svg+xml
radio
Radio Zapatista

Mujeres y capitalismo. Una reflexión a tres “erres”.

Eugenia Gutiérrez. Colectivo Radio Zapatista. México, agosto de 2015.

A la memoria de Nadia Dominique, Olivia Alejandra,
Yesenia Atziry y Milé Virginia.
A la entereza de Mirtha Luz.

Nuestras distintas miradas

El pensador y artista británico John Berger lo dibuja con enorme claridad. En sus estudios sobre las formas en que nos miramos como personas, particularmente en Ways of Seeing (Formas de ver), Berger ha observado que, en nuestras sociedades contemporáneas, no es lo mismo mirar a un hombre que mirar a una mujer. Si un hombre aparece, miramos en él lo que nos puede hacer o lo que nos puede dar. Si una mujer aparece, miramos en ella lo que podemos o lo que no podemos hacerle (Berger, 1990: 45-46). En nuestra interpretación de lo dicho por Berger, calculamos, medimos, hacemos cuentas y nos acomodamos para sobrevivir. Si se trata de un hombre, tendrá nuestro miedo, nuestro respeto en función de lo que él tenga. Si se trata de una mujer, no tendrá nada. Pensaremos o sentiremos lo que tenemos para ella y haremos cálculos sobre qué tanto puede permitirnos hacerle. Si el hombre no tiene nada y no puede lastimarnos ni beneficiarnos, decidiremos si lo despreciamos o lo ignoramos. A la mujer la despreciaremos o la ignoraremos en automático. El miedo o el respeto que ella nos infunda dependerá de lo que diga o haga… tal vez.

(Continuar leyendo…)

radio
Medios libres

Carta de medios libres a la familia de Nadia Dominique Vera Pérez

San Cristóbal de Las Casas, 11 de agosto 2015

A la familia de Nadia Dominique Vera Pérez
A Mirtha Luz, su madre

Este lunes, mientras se realizaba la conferencia de prensa sobre Nuestra Nadia, un grupo de colectivos de medios libres estábamos reunidos en un encuentro de dos días en San Cristóbal de Las Casas. Sus palabras, doña Mirtha, nos tocaron profundamente. “¿Qué se dice cuando te han arrebatado el corazón? Las palabras se rompen, se dispersan.” Algo similar nos sucede. ¿Existen las palabras para expresar el dolor, la rabia, la indignación? Y sin embargo quisimos escribirles a ustedes, a la familia de nuestra Nadia, estas líneas, para expresarles lo quizás inexpresable.

Queremos decirles que, aunque nosotrxs no conocimos a Nadia, ella también es “nuestra”: nuestra compañera. Sabemos de su lucha y de su compromiso en defensa de este nuestro país desangrado. Sabemos de su labor no sólo en resistencia contra los atropellos del sistema —su lucha contra las alzas del transporte, contra la burla que son las elecciones, contra las reformas estructurales, contra el horror cometido por el narcoestado en Ayotzinapa, contra el despojo del petróleo y nuestros recursos naturales—, sino también por la construcción de otro mundo posible a través del arte, la cultura, el sueño colectivo hecho vida ante la destrucción y la muerte impuestas por los de arriba. Sabemos también de su compromiso con el derecho a la libertad de expresión y a la comunicación digna y verdadera en este nuestro país de desinformación y mentira sistemáticas.

Sabemos, compañerxs, que fue esa lucha por la vida, la justicia y la dignidad lo que le costó la vida a nuestra Nadia. Sabemos cuánto ofende y atemoriza la vida rebelde y creativa a los que nos imponen muerte y terror en aras de su propio beneficio. Tenemos también plena conciencia de las mentiras y los atropellos que el gobierno, a través de la Procuraduría de Justicia del DF, de la PGR y de los medios masivos de comunicación, cometen y seguirán cometiendo para garantizar la impunidad y la injusticia, y cómo esto constituye una nueva ofensa a la vida y la memoria de Nadia.

Pero queremos decirles también que hoy Nadia es ejemplo e inspiración, para nosotrxs como para tantos y tantas otras, para seguir luchando, para seguir creyendo en un país y un mundo distintos. Muchxs de nosotrxs también somos madres y padres de personas extraordinarias, y por ellas luchamos. Ante la destrucción y la muerte que vivimos, mantener la esperanza es tarea revolucionaria. Y el ejemplo de Nadia es esperanza, como lo es también su fortaleza, doña Mirtha, su dignidad.

Finalmente queremos decirles que nosotrxs, como medios libres de comunicación y luchadores, nos comprometemos a seguir acompañándolxs en presencia y con nuestro trabajo. Decirles que no están solxs, y que la memoria de Nadia está y seguirá viva en nuestros corazones.

En solidaridad,

COMPPA (Comunicadorxs Populares por la Autonomía)
Frecuencia Libre 99.1
Kolectivo Zero
Koman Ilel
Latitudes Latinas
Promedios de Comunicación Comunitaria
Radio Pozol
Radio Zapatista
SubVersiones

radio
Radio Pozol Radio Zapatista

Nuestra Nadia, en defensa de la memoria

“Nuestra Nadia, en defensa de la memoria”
Conferencia de Prensa de los familiares de
Nadia Dominique Vera Pérez

Su solidaridad es lo que nos mantiene ante tanto dolor.

[showtime]

Presentación – Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, en voz de Víctor Hugo López:
(Descarga aquí)  

Pronunciamiento de la familia de Nadia Dominique Vera Pérez, “Nuestra Nadia, en defensa de la memoria”, leído por su madre, Mirtha Luz Pérez Robledo (lee aquí):
(Descarga aquí)  

Poema “Canción balada de una niña citadina”, de Mirtha Luz Pérez Robledo, con música de Roel Osorio:
(Descarga aquí)  

Palabras de agradecimiento de la familia de Nadia:
(Descarga aquí)  

(Continuar leyendo…)

radio
Más de 131

Poesía para una niña de azúcar

Poesía para una niña de azúcar

Por Gisela Martínez

México, D.F, a 5 de agosto de 2015.-  Una zona residencial, donde aún predominan las casas sobre los edificios. La calle es de las más transitadas, coches, vecinos entran y salen; el trajín cotidiano no se detiene o no para todos. El número 1909 de la calle Luz Saviñón está rodeado de un centenar de personas, en su mayoría jóvenes. El saludo se ha transformado en abrazos, algunos andan llorosos. El ánimo es de tristeza, se leen poemas, se dan ánimos.

(Continuar leyendo…)

radio
Comité Estudiantil de Lucha

Te vimos bailar, ayudar y construir.- Carta del Comité Estudiantil de Lucha a Nadia Vera

¿Quién era Nadia Vera?

“Lo decimos hoy y lo diremos siempre. No olvidamos. No perdonamos. Fue el Estado. Javier Duarte: fuiste tú”.

A Nadia, a nuestra Nadia

¿Quién era Nadia Vera?

Desde el sábado 1 de agosto, los noticieros nacionales e internacionales reportaron que los cuerpos sin vida de un fotoperiodista y cuatro mujeres fueron hallados en un departamento de la colonia Narvarte, en el D.F. Lloramos de rabia e impotencia por el asesinato de Rubén, compañero de lucha, amigo, maestro, colega… Ruben, uno de los nuestros.

En las primeras imágenes, Nadia, reconocimos tu casa, rogamos que no estuvieras ahí. Te llamamos hasta el cansancio, llenamos de mensajes tu facebook, vimos cómo las horas devoraban nuestras esperanzas hasta que fue confirmado por nuestros propios amigos. Eras tú, estabas ahí, y también fuiste torturada y asesinada.

Quizá en unos días algún político farsante nos va a presentar una de sus famosas “verdades históricas”. Nos va decir que el móvil fue el robo, o un crimen pasional. O que se equivocaron de casa o que todos eran miembros del crimen organizado. Quizá incluso encuentren un chivo expiatorio que “confesará” bajo tortura. Quizá termine en la cárcel por muchos años. Y entonces van a cerrar el caso y pretenderán que lo olvidemos. Y nos van a amenazar con reprimirnos si seguimos exigiendo justicia en un caso supuestamente resuelto. Esas son las promesas que el gobierno sí cumple.

Pero en la calles nos veremos. En cada esquina vamos a gritar que no les creemos. Vamos a decirles que no tenemos miedo y que si vienen por todos y cada uno de nosotros, entonces los estaremos esperando. Pero no nos van a encontrar callados, ni rendidos, ni doblegados.

En estos momentos de tristeza y furia no podemos dejar de recordar cómo en estos años que te tuvimos cerca recibiste todo tipo de agresiones por parte del mismo estado que en esta ocasión decidió silenciarte para siempre.

En Xalapa, tú Xalapa, te vamos a recordar como la estudiante universitaria que participó activamente en las movilizaciones en contra del alza al transporte. Con tu voz firme y tus pies pequeños que dejaron huellas que muchos comenzamos a seguir poco después.

Te vamos a recordar como la activista que la tarde del 1 de septiembre del 2012, tras los fraudulentos comicios electorales, entró junto con nosotros a tomar el palacio municipal de Xalapa, desde el que elevamos nuestras enérgicas protestas en contra de la farsa electoral. Inmediatamente después, cuando aún sonaba el eco de esas marchas multitudinarias organizadas por 63 días desde la Acampada Lerdo, recuperamos y activamos junto contigo el espacio que todos conocimos como “Casa Magnolia”.

Ahí te vimos reír, te vimos gritar, dormir, bailar, discutir, aprender, enseñar, ayudar y construir eso que era nuestro proyecto colectivo más ambicioso, nuestro centro cultural autogestinado.

Ahí te acompañamos en los talleres, en las conferencias, en los eventos culturales, en las fiestas y en los bailes. Fue durante ese periodo que nuestras protestas comenzaron a recibir una escalada de violencia, ordenada, como siempre, desde las oficinas de gobierno.

Recordamos, por ejemplo, que el 15 de septiembre del 2012, fuimos golpeados y tres de nosotros “levantados” torturados y amenazados por policías estatales, obligados a recitar las últimas palabras con una pistola en la nuca –para después de sembrado el terror– ser abandonados en las cercanías de la central de abastos.

El 2 de octubre de ese año, después de la protesta en que recordamos a los compañeros asesinados en el 68, sujetos desconocidos allanaron tu casa. Revisaron tus cosas y se fueron sin robar nada. Tiempo después, nos dijiste con ese sarcasmo tan tuyo, “Tenía yo tanto desmadre en la casa, que para que yo me diera cuenta de que se habían metido, hasta tuvieron que limpiar y ordenar un poco… sólo por eso lo noté. Después vi que hasta se habían bañado…”

Valiente y necia, te resististe a mudarte de ese departamento por meses.

Recordaremos la tarde del 20 de noviembre de ese mismo año, cuando nuevamente fuimos reprimidos y encarcelados por mostrar una enorme pancarta que expresaba lo que hoy es incluso más válido que entonces: “Javier Duarte, te tenemos en la mira. El pueblo no olvida ni perdona”.

Ese 20 de noviembre, fuiste sometida por mujeres policía que te arrastraron por la calle y te dejaron visiblemente golpeada. Desde entonces siempre lo dijiste: “las policías pueden ser más cabronas que los hombres”. No lo olvidamos cuando las vemos caminar por las calles, estrenando sus uniformes de la fuerza civil.

Después de ese día, Nadia, nos contaste que te sentías amenazada. Que te estaban siguiendo constantemente, que te vigilaban, que afuera de tu casa reconociste más de una vez a una de las mujeres que te detuvieron en aquella ocasión y sólo entonces te convencimos y te convenciste de mudarte de casa.

Aún así nos acompañaste por las calles de la ciudad mientras expresábamos nuestro repudio a las reformas estructurales. Usando tu cuerpo de pancarta, protestaste con nosotros contra la reforma energética que entregó PEMEX al mejor postor. Siempre sabia, siempre con palabras fuertes para los que no tomábamos las medidas de seguridad adecuadas, viste crecer a nuestro lado el hostigamiento, la persecución, la vigilancia constante de nuestros pasos. La represión.

En 2013 te vimos marchando al lado de miles de maestros que rechazaban la reforma educativa. Como Rubén, viviste en carne propia la brutal represión de aquel 14 de septiembre, cuando fuimos desalojados con violencia de la ahora llamada Plaza Regina por las fuerzas policiacas del estado, esas que no dejaban de golpearnos con sus bastones eléctricos a estudiantes, maestros, periodistas…

Estuviste ahí en los largos y aburridos tiempos de espera en la Comisión Estatal de Derechos Humanos, mientras levantábamos nuestras quejas. Tú lo sabías, nosotros lo sabíamos, era un ejercicio casi inútil, pero un precedente más para evidenciar la violencia del estado.

El año pasado, en 2014, participaste activamente en las marchas para exigir la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa, pero de nuevo sentiste el acoso de la gente del gobierno y decidise por fin alejarte de Xalapa, autoexiliarte al DF, y trabajar en lo que te hacía sentir feliz: la Gestión, Producción y Promoción Cultural.

Desde allà apoyaste nuestros pasos, las denuncias, la difusión, el monitoreo, la acción solidaria ante el aumento de la violencia que creció más y más hasta llegar a ese 5 de junio, hace apenas dos meses, en el que 8 de nuestros compañeros de lucha fueron brutalmente atacados por un grupo parapolicial, con machetes, palos, bates y armas de fuego. La agresión más brutal y más directa que vivimos… hasta entonces.

Nadia, el sábado supimos la trágica noticia. No lo queríamos creer. Aún no lo podemos aceptar.

Ultimaron a una mujer de 32 años, originaria de Chiapas, dijeron en sus declaraciones oficiales. Para nosotros, tus amigos, no eres una… eres Nadia, nuestra Nadia, eres tu voz ronca y tus regaños, tus carcajadas, tus fiestas; eres cada uno de nuestros recuerdos, de nuestros debates políticos, de la pláticas cotidanas. Eres también la productora de arte escénico, la organizadora de muestras internacionales de cine. Eres iniciativa, eres camino, resistencia y fuerza, eres lucha, voz, arrojo, denuncia. Eres eso que somos, Nadia, eso que se queda, aunque te hayan asesinado.

Hoy es lunes y no sabemos quién va a cuidar a tus perros. No sabemos quién nos va a cuidar a nosotros. Llenaríamos mares de lágrimas con todo lo que no sabemos. Pero hay cosas que tenemos claras. Hay cosas que sí sabemos.

Tu cuerpo fue mancillado pero tu lucha y tus ideales se mantienen intactos. No sabemos quién jaló del gatillo pero sí sabemos quién dio la orden. Lo sabemos y lo gritamos. Conocemos su nombre y su apellido. Sabemos también que sus acciones son desesperadas, igual que las de un perro acorralado.

Lo decimos hoy y lo diremos siempre. No olvidamos. No perdonamos. Fue el Estado. Javier Duarte: fuiste tú.

Xalapa, Veracruz, 3 de agosto de 2015.
Comité Universitario de Lucha

radio
Compañera escucha Selena

Compañera escucha Selena – 6 de mayo de 2015

Escucha aquí: (Descarga aquí)  

Buenas noches, compañeros y compañeras de La Sexta.
Buenas noches, hermanos y hermanas.
Buenas noches a todos en general.

El tema que voy a explicarles, o sea que les voy a leer, es el mismo tema que estaba leyendo la compañera pero dice más de los jóvenes como zapatistas y no zapatistas.

Pero también nosotros como jóvenes zapatistas estamos enfrentando la guerra de la baja intensidad que nos hace el mal gobierno y los malos capitalistas. Nos meten ideas de la modernidad, como los celulares, la ropa, los zapatos, nos meten ideas malas a través de la televisión, como las novelas, los partidos de futbol y también en los comerciales, para que como jóvenes estemos distraídos y no pensar cómo organizar en nuestra lucha.

(Continuar leyendo…)

radio
Compañera base de apoyo Lizbeth

Compañera base de apoyo Lizbeth – 6 de mayo de 2015

Escucha aquí: (Descarga aquí)  

Buenas noches, compañeros y compañeras, hermanos y hermanas.

Nosotros vamos a explicar un poco cómo hemos venido viviendo y haciendo los trabajos en la autonomía después del levantamiento armado de 1994.

Nosotras como jóvenas y jóvenes zapatistas de ahora, ya no conocimos cómo es un capataz, cómo es un terrateniente o patrón, mucho menos conocemos cómo es El Amate, ni sabemos cómo llegar con los presidentes de los municipios oficiales para que nos resuelvan nuestros problemas. Porque gracias a la organización del EZLN ya tenemos nuestras autoridades en cada pueblo, ya tenemos nuestras autoridades municipales y nuestra junta de buen gobierno para que resuelvan cualquier tipo de problema que pasa en cada compañera y en cada compañero, zapatistas y no zapatistas, en cada pueblo.

(Continuar leyendo…)

radio
Comandanta Dalia

Comandanta Dalia – 6 de mayo de 2015

Escucha aquí: (Descarga aquí)  

Buenas noches, compañeros y compañeras, hermanos y hermanas.

Les voy a explicar un poco lo que dijo la compañera Comandanta Rosalinda.

Así como explicó, ahora me toca explicar para ser una candidata, que desde 1994 supimos que tenemos el derecho como mujer, donde nos despertamos, así fuimos entendiendo poco a poco los trabajos de las compañeras.

En los pueblos, en las regiones, empezamos con la práctica de cómo organizarnos para una lucha por el bien del pueblo sin que tengamos estudio.

(Continuar leyendo…)

radio
Comandanta Rosalinda

Comandanta Rosalinda – 6 de mayo de 2015

Escucha aquí: (Descarga aquí)  

Buenas noches, compañeros y compañeras, hermanos y hermanas.

Así como acaba de explicar la compañera Comandanta Miriam es todo cierto. Fuimos maltratadas, humilladas, despreciadas, porque nosotras nunca sabíamos si tenemos derecho de organizarse, de participarse, de hacer todos tipos de trabajo, porque nadie nos daba la explicación cómo podemos organizarnos para salir en esa explotación.

Porque en esos tiempos estábamos todas en la oscuridad porque no sabíamos nada, pero desde la clandestinidad llegó un día en que algunas compañeras fueron reclutadas, y esas reclutadas fue reclutando a otras compañeras pueblo por pueblo.

(Continuar leyendo…)

radio
Comandanta Miriam

Comandanta Miriam – 6 de mayo de 2015

Escucha aquí: (Descarga aquí)  

Mayo 7 de 2015

Buenas noches, compañeras y compañeros.

Yo también me toca platicarles un poco cómo es la situación de las mujeres antes de 1994.

Desde la llegada de los conquistadores sufrimos la triste situación de las mujeres. Nos despojaron nuestras tierras, nos quitaron nuestra lengua, nuestra cultura. Es así donde entró la dominación del caciquismo, terratenientes, entra la triple explotación, humillación, discriminación, marginación, maltrato, desigualdad.

(Continuar leyendo…)

Página 15 de 17« Primera...10...1314151617